Especiales patrocinados

¿Por qué contratar a mamás profesionistas?

El trabajo flexible podría cambiar la tendencia de menos contratación de mamás y aumentar la productividad del negocio.
¿Por qué contratar a mamás profesionistas?
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Si bien es cierto que en México la mujer sigue ganando terreno laboral, también es verdad que en el momento en que llega la decisión de vida de ser madres, las mujeres se enfrentan a la compleja decisión de seguir laborando y cuidar a sus hijos o tomar uno u otro camino, muchas veces también empujadas por la discriminación empresarial o la negativa de las empresas para contratar a madres.

De acuerdo con el Censo de Población y Vivienda 2010 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el 51.2% de la población mexicana son mujeres y en el plano laboral siguen siendo minoría, sólo cuatro de cada 10 mexicanas mayores de 14 años son económicamente activas.  

Ese dato ha ido cambiando, sin embargo, en la curva de crecimiento llega la maternidad y muchas optan por dejar sus empleos, tomar aquellos con menor sueldo pero más tiempo, iniciar sus propios negocios u optan por el trabajo independiente como freelance.

La maternidad no es un obstáculo y para que las empresas no pierdan a los talentos femeninos, el trabajo flexible se ha convertido en la gran alternativa que genera una serie de ventajas para mujeres y también para las empresas. No obstante, el reto es permear esta cultura del teletrabajo en las empresas.

Una encuesta realizada por Regus a más de 10,000 empresarios reveló que al 28% de los empresarios en México le preocupa contratar a madres trabajadoras por temor a que tengan un menor compromiso hacia su trabajo. El tema es preocupante porque el mismo estudio señala que 2010 a 2011 disminuyó el porcentaje de empresas que planeaba contratar a mamás profesionistas: de 54% a 37% de empresas dispuestas a contratar mamás.

"No nos sorprende ver que las actitudes prejuiciosas vuelven a escena con el ajuste económico y algunas empresas se sienten culpables de no ofrecer un sistema de trabajo flexible en la actualidad" afirma Mónica Cerda,  Directora de Regus México.

Mamá + trabajo flexible = Mayor compromiso

Está comprobado que los temores de los empresarios son un mito. Una mamá que tiene un trabajo flexible, que le permite tener una vida laboral, un ingreso, la posibilidad de seguir creciendo y estar cerca de sus hijos, hará todo lo posible por no perder esos beneficios y se compromete mucho más.

Jessica Collado es un ejemplo de ello. Trabajaba en una editorial como reportera cuando supo que estaba embarazada. La empresa le hizo saber que requerían a alguien en el puesto que estuviera al cien por ciento y decidió dejar su empleo.

Pasó por siete entrevistas y ninguna contratación. Dejó de trabajar por una temporada hasta que un vuelco en su vida le obligó a seguir buscando opciones hasta que sintió que se había sacado la lotería.

Finalmente la contrataron en la agencia de Relaciones Públicas López Rubio & Asociados con la gran ventaja de que podía hacer trabajo flexible, desde su casa o desde donde fuera bajo la premisa de que no importa dónde esté, siempre y cuando sus objetivos estén cubiertos.

Para el momento en el que dio la entrevista a este medio, acababa de enterarse que tenía bronquitis y días atrás su hija se cayó y permaneció en casa cuidándola. En ningún momento frenó su ritmo de trabajo.

“Pude atender todo al mismo tiempo y me siento muy agradecida de poder enfrentar la maternidad al tiempo que continúo con mi desarrollo profesional”, señala orgullosa.

Para Jessica Collado las mamás que tienen este tipo de trabajos “nos comprometemos más con la empresa que nos está apoyando” y las ventajas que los empresarios obtienen de ellas a cambio son:

1. Compromiso
2. Más horas de trabajo
3. Agradecimiento y engagement con la empresa
4. Gran motivación
5. Reducción de la rotación de personal

Así que empresarios, si quieren conseguir el talento femenino, vale la pena analizar seriamente la contratación de mamás con trabajo flexible. O ¿qué opinan? ¿Sería un riesgo que valdría la pena correr?  ¿Han tenido malas experiencias con mamás en oficinas? ¿Permitirían que trabajaran desde su casa?