Especiales patrocinados

Baja de peso en la oficina

¿No tienes tiempo para cocinar saludable y hacer ejercicio? Te damos recomendaciones para cuidar tu alimentación y tu cuerpo.
Baja de peso en la oficina
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Oficialmente, un empleado pasa el 33% de su tiempo en la oficina si se consideran las ocho horas oficiales. Sin embargo, la gran mayoría extiende sus horarios de trabajo, lo que conlleva a tener menos tiempo para prepararse comida saludable en casa, por lo que deben comer en la calle o consumir los alimentos en sus comedores, sin opción a elegir su propia dieta o diseñarla.

Para quienes hacen teletrabajo o home office pareciera que tienen mayor flexibilidad para preparar sus alimentos, pero, muchas veces la absorbente rutina diaria lleva a las personas a asumir la hora de la comida como una más de sus tareas, sin saber que su alimentación es básica para tener la energía suficiente para enfrentar el día.

El doctor Armando Cruz Tornez, director de la Asociación Mexicana de Medicina del Deporte señala que las nuevas generaciones pasan demasiado tiempo trabajando, por lo que la mala alimentación y una vida sedentaria están provocando enfermedades como el Síndrome X, que altera la glucosa, los triglicéridos y el azúcar en la sangre. En el corto plazo, la gente comienza a aumentar de peso y sentir cansancio conforme avanza la enfermedad.  

“Ésta es la nueva enfermedad de la era moderna y tiene que ver con que no le damos al cuerpo los nutrientes necesarios, tenemos un desgaste mental y físico muy alto y nos volvemos sedentarios”, señala el médico especialista.

¿Qué hacer para mantener un cuerpo saludable y productivo mientras estamos en la oficina?

Toda dieta exige un esfuerzo y en este caso se centrará en levantarte media hora antes para tener un desayuno saludable y equilibrado. El primer alimento es básico porque el cuerpo ha pasado entre 6 y 8 horas sin recibir nutrientes.

Como es la principal comida del día, debe contener entre un 20 a 25% del total de calorías que consumiremos en el día y que se irán quemando durante el resto de tus actividades. Este alimento debe contener las siguientes proporciones:

- 50 a 60 % de carbohidratos: cereales, panes integrales, frutas, galletas de arroz, tostadas.
- 15 % de proteínas: huevos, queso, leche, yogur o jamón. Mejor aún si son bajos en calorías, desnatados o desgrasados.
- 25 % de las calorías totales del desayuno serán grasas: presentes en huevos, leche, quesos, cereales o frutos secos  que aportan buenos ácidos grasos.

El porcentaje restante se completa con vitaminas y minerales: frutas frescas o jugos de frutas. Los mejores son naranja, mandarina, melón, sandía, manzana, fresa, plátano o piña.

Siempre que inicies una dieta es necesario ir con el médico, sin embargo, si logras mantener un equilibrio en todos los nutrientes, seguramente estarás abonando a una buena alimentación. Aquí te damos una opción:

Desayuno:
1 té verde con edulcorante
2-3 tostadas integrales
1 rebanada de queso panela
2 cucharadas de mermelada dietética
1 vaso de jugo de frutas.

Media mañana:

Un yogurt descremado con frutas troceadas con
Galletitas de salvado de trigo con o sin mermelada dietética
O dos barras de cereal sin azúcar
O una manzana

Para la cena:

Un puñado de frutas secas
Té verde
Yogur descremado
Café dietético con edulcorante
1 Barra de cereal

Dejamos la comida al final porque es la más complicada. La intención es equilibrar tu consumo de nutrientes para bajar de peso.
Sea a donde sea que vayas elige comidas sin pan, reduce tu consumo de tortillas a una diaria y procura comer carne roja o blanca, especialmente pescado, ensaladas y agua.

Esto deja fuera las hamburguesas, los tacos y los refrescos. Quitar harinas y gaseosas a tu alimentación diaria, te permitirá ver los resultados más rápidamente. Si te suena recurrente y de sentido común, te sorprenderá saber que el mayor porcentaje de gente con sobrepeso no puede dejar de consumir estos alimentos.

Ejercicio para complementar tu salud

El argumento es la falta de tiempo, pero, es preciso que te regales media hora diaria para hacer ejercicio. Si no te es posible todos lods día, al menos tres veces de la semana.

Los deportes que el doctor Cruz recomienda son: nadar y andar en bicicleta. Y si eso es imposible, subir y bajar escaleras de 10 a 15 minutos, o caminar como si tuvieras prisa a razón de 120 pasos por minuto, son excelentes actividades físicas para mantener tu salud, por la dosis de endorfinas que genera en el cuerpo.

Las endorfinas son las hormonas que dan esta sensación de felicidad y bienestar, por lo que disminuirán notablemente tus niveles de estrés y por supuesto, tu peso.