My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Emprendedores

El humor como terapia empresarial

Conoce a Anímate, una empresa de clownching que supo usar la risa como un medio para aumentar la productividad.
El humor como terapia empresarial
Crédito: Depositphotos.com
3 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Los programas de desarrollo organizacional a veces pueden ser aburridos y, al final, no lograr su objetivo principal: provocar cambios positivos entre los directivos y empleados de una empresa, tanto en su forma de actuar como de comunicarse. Ante este reto, Anímate (www.animate.org.mx) apostó por el humor y desarrolló no sólo un nuevo sistema de capacitación en recursos humanos, sino una oportunidad de negocios: el clownching.

“Se trata de una fusión de la técnica del clown y del tradicional coaching empresarial”, explica Fernando Córdova, director del área de Educación de la consultora. “Es una herramienta que no sólo trae una mayor productividad y nuevas oportunidades de crecimiento en las compañías, sino que además se enfoca en el bienestar de las personas”.

El clown es una terapia lúdica que apela a la risa, el humor y la fantasía para mejorar la salud emocional de las personas. Entre otros recursos, emplea técnicas de improvisación, expresión corporal, música, juegos y magia. Hasta ahora se aplicaba principalmente en hospitales, para apoyar a pacientes con enfermedades crónicas o terminales.

Según Córdova, el clownching es un vehículo divertido y poderoso para desarrollar actitudes como la sinceridad, la espontaneidad, la generosidad y la apertura a nuevas ideas. También promueve la visión del fracaso y de las “caídas” como una oportunidad de aprendizaje. “Todo esto estimula la ruptura de esquemas rígidos de comportamiento y fomenta la innovación”, agrega.

En los talleres de Anímate, los participantes trabajan en grupos con su cuerpo, emociones y expresividad. “El resultado son personas más creativas, flexibles y productivas, quienes experimentan un mayor nivel de satisfacción en el trabajo”, explica el consultor. “De esta forma, mejora el servicio al cliente tanto interno como externo y, por ende, el liderazgo transformador”.

Los talleres, que pueden integrarse con un máximo de 20 personas, tienen una duración de 24 horas. La compañía mexicana, fundada en 2007, ya tiene en su lista de clientes a empresas como Monte de Piedad, Bancomer y Alpha Consultores.

Cómo negociar con los tiburones de Shark Tank, según Jelp mi!