Cultura Entrepreneur

Superstición, suerte y negocios

Los símbolos y objetos de distintas culturas para atraer la buena suerte en los negocios.
Superstición, suerte y negocios
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Desde nuestro origen, los seres humanos hemos creído en la suerte, la magia y la superstición como agentes imprescindibles, e incluso moldeadores, de casi todos los aspectos de nuestras vidas. 

Realizamos rituales y nos adornamos con amuletos que, aunque varían de acuerdo a la religión y la cultura, en general sirven para ahuyentar las malas vibras y atraer la fortuna y el éxito

A lo largo de la historia, estas creencias han formado parte del mundo de los negocios que, a pesar de la ciencia y la tecnología, están más que presentes en pleno siglo XXI. Actualmente, sigue siendo muy común ver en muchas tiendas, restaurantes y cualquier otro tipo de establecimiento, altares, mezuzás, “budas” e incluso cabezas de ajo que cuelgan del techo.

Aunque un buen entrepreneur sabe que ser exitoso no sólo es cuestión de suerte, sino que de planeación, trabajo y esfuerzo, lo cierto es que la mayoría de los empresarios conservan, ya sea por tradición o por auténtica fe, alguno de estos símbolos en sus oficinas o negocios. Dependiendo del país, de sus costumbres y hasta del giro del negocio, éstos varían y poseen una connotación distinta.

Los chinos, por ejemplo, tienen numerosos objetos y ritos para la buena suerte. Por lo general, sus negocios se encuentran acomodados conforme lo dicta el Feng Shui, donde la ubicación del local (nunca en una esquina ni en una calle que lleve directo) y la disposición de los muebles afectan directamente en su éxito o fracaso. También, en la gran parte de sus puertas de entrada, encontrarás un poliedro de monedas chinas (un artilugio dorado, parecido a un llavero con flecos rojizos) para la abundancia.

Por otro lado, en el imaginario japonés, el Maneki-Neko o “gato de la suerte” es un elemento vital en sus decoraciones. La figurilla con forma de este felino, casi siempre, mueve la pata izquierda de arriba abajo, como una señal para invitar a los clientes a pasar, y en la derecha, sostiene antiguas monedas niponas. El Zhaocai Maco, como también se le llama, trae en el cuello un collar de cascabel para alejar a los espíritus malignos  y, aunque su color varía, el dorado o plateado simboliza la suerte en los negocios.

En otras culturas del Lejano Oriente, la figura de Hotei, conocido como “buda sonriente” o “buda gordo” es un artículo necesario para adquirir abundancia, mientras que, en Oriente Próximo, la Mano de Fátima se ubica en la mayoría de los comercios musulmanes.  Dentro de la religión hindú, el elefante -con la trompa hacia arriba, representando al dios Ganesh- es el símbolo de la fortuna.

Asimismo, para los judíos, la mezuzá, que consiste en un pequeño rollo de pergamino manuscrito, se dispone forzosamente en el lado derecho del portal de cualquier hogar o negocio. En cuanto a los creyentes católicos, bendecir el local, fijar una cruz  e instalar un pequeño altar -dedicado  a la Virgen o al santo de su devoción- son algunos de los ritos más comunes.  

Conclusión: En realidad, no importa cuál sea tu artículo o personaje favorito al que te encomiendes, mientras estés consciente de que el éxito requiere mucho trabajo y que depende principalmente de ti alcanzarlo o no. Así que, no hay que echarle la culpa “a la mala suerte” o a las situaciones y/o factores externos; si éstos no te favorecen, levántate una y otra vez hasta vencerlos y actúa de tal forma que, eventualmente, tú seas el creador de tu propia suerte… no hay mejor pócima para atraerla.