Especiales patrocinados

Haz de tu oficina un espacio productivo

El Coaching Ontológico recomienda 12 pasos sencillos para lograr que tu equipo se sienta cómodo y tenga alto rendimiento. Conoce los tips.
Haz de tu oficina un espacio productivo
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

La oficina es el espacio donde la gente pasa “oficialmente” el 33% de su tiempo -si se consideran 8 horas laborales-, pero la realidad es que cuando las jornadas se extienden hasta 10 horas, la oficina termina siendo el segundo hogar y como tal, debe ofrecer un sano ambiente de organización.

Llegar a una casa ordenada y decorada a tu gusto resulta relajante para el cuerpo y para la mente ¿cierto? Pasa exactamente lo mismo con las oficinas. Los psicólogos coinciden en que el ambiente de la oficina afecta directamente el rendimiento del personal y de sus relaciones interpersonales.

Paradójicamente las empresas, en aras de disminuir el presupuesto, aprovechan el espacio al máximo y en la actualidad las oficinas se han convertido en una serie de gabinetes con empleados pegados los unos a los otros, sin privacidad. Los que tienen la suerte de contar con lugares amplios y sofisticados, tienen la percepción de tener una oficina aburrida y demasiado formal; mientras que quienes trabajan en casa, normalmente recurren a zonas reducidas y sin personalidad.

Grandes o pequeños los espacios, en oficina corporativa o dentro del hogar, los detalles pueden marcar la diferencia y aumentar significativamente tu productividad y la de tus empleados, señala el Coaching Ontológico.

Esta disciplina, añeja en su estudio pero relativamente nueva como tendencia en las organizaciones, analiza las relaciones humanas para mejorarlas. La sana convivencia no sólo radica en la gestión del líder del equipo o de la actitud de sus integrantes, el espacio es fundamental para generar un buen ambiente de trabajo.

Independientemente de dónde esté ubicada la oficina o el espacio que esté predestinado para los empleados, te ofrecemos estas recomendaciones de la ciencia ontológica para generar un buen espacio laboral.

Tu oficina en 12 pasos:

1) Un escritorio: De buen tamaño y con una cajonera para colocar efectos personales.

2) Computadora personal: El monitor debe estar perpendicular a la ventana para evitar reflejos.

3) Una silla cómoda: De preferencia ergonómica, para mantener la buena postura y evitar que, a la larga, las enfermedades causen ausentismo.

4) Bote de basura: Con separador de desechos orgánicos e inorgánicos para involucrar al empleado en una causa.

5) Teléfono: Debe estar cerca de la persona, tanto como el bote de basura.

6) Un canasto de frutas o una planta: Armonizarán el escritorio y evitarán que el escritorio se convierta en archivero.

7) Una jarra o garrafón con agua: Este elemento es fundamental para mantener hidratado al personal. Si está separado del escritorio, obligará a los trabajadores a levantarse, lo cual es bueno para la salud. Se recomienda que cada hora se puedan levantar para caminar, subir escaleras o tomarse un momento para mover el cuerpo.

8) Es básico que el escritorio esté libre de papeles y únicamente se tengan aquellos con los que se está trabajando para no causar pesadez y pereza.

9) La postura es fundamental para trabajar. El asiento de la silla debe ser ligeramente flexible y el respaldo debe tener una posición de un ángulo de 90 grados.

10) Para disminuir la fatiga, la iluminación blanca o azulada es la más recomendable. La luz natural solamente es buena cuando hay cristales polarizados, cortinas o filtros que regulen su intensidad, sin embargo, siempre será recomendable la luz blanca.

11) El color de las paredes debe ser claro y el color azul en tono bajo facilita la concentración.

12) Si la oficina está dentro de una casa o departamento, es recomendable elegir un espacio, de preferencia cerrado, con tamaño suficiente para colocar los básicos y con una ventana. Si está abierto no hay problema, el punto es que haya privacidad y algo de ventilación.

Para terminar, permite que tus empleados personalicen sus lugares. Es muy importante que se apropien del lugar, sin embargo, puedes establecer los límites. No se trata de tener un carnaval de colores en la oficina sino un punto agradable para trabajar.

Estos consejos pueden parecer simples, sin embargo, valdría la pena que recorrieras con tu vista el espacio de trabajo y observaras cuáles son esas áreas que puedes mejorar, sin olvidar que el orden y la limpieza son el principal motor de la productividad.

Sigue el especial: Cómo elegir una oficina