Marketing

Investiga tu mercado sin presupuesto

Te decimos qué herramientas gratuitas y de bajo costo puedes utilizar para conocer a tu target y ofrecerle lo que necesita.
Investiga tu mercado sin presupuesto
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

La investigación de mercado es un elemento primordial en el momento de iniciar un negocio, de eso no cabe duda. ¿Cómo te ubicarías en un sector si no lo conoces bien? ¿Cómo enfrentarte al target sin realizar un acercamiento previo? ¿Cómo saber si el negocio es rentable? Todas estas preguntas pueden ser contestadas una vez que has realizado esta exploración.

Pero si crees que te desecharás de ésta una vez iniciado el negocio, estás en un error. Las investigaciones de mercado son una práctica constante y cada vez que lances nuevos productos necesitarás nutrirte de la información actualizada que allí se entrega.

Lamentablemente, aunque su utilidad es grande, casi vital para el éxito de un proyecto, muchas empresas no pueden contar con ellas por falta de recursos. Y es que las Pymes, por lo general, no están en condiciones de costear agencias que brinden estos servicios, ante lo cual realizarlos por nuestra propia cuenta parece ser la mejor opción.

Existen diversas herramientas de apoyo con las cuales no tendrás en invertir para realizarlo a través de un tercero.  Algunas de éstas son: levantamiento de encuestas, entrevistas, información obtenida de cámaras de la industria o asociaciones que cuentan con información gratuita y segmentada (INEGI, Cámara de Comercio, entre otras entidades), ferias, exposiciones de gobierno, directorios y hasta los denominados “mistery shoppers”.  

Una opción más sencilla de realizar es también el análisis de datos en Internet, el medio más económico y que actualmente está bastante bien dotado de información. Por ejemplo, puedes hacer encuestas online, efectivas y de bajo costo.

¿Cómo hacerlo?

El punto de partida para iniciar la investigación es definir el objetivo o la problemática a resolver.

Posteriormente, recabar y analizar toda la información interna que tengamos (del producto o servicio, precio, distribución, clientes) y la información externa (mercado, competencia, precios de materiales, tendencias), a través de fuentes primarias o secundarias.

Es indispensable clasificar la información obtenida en cualitativa o cuantitativa, elaborar e interpretar los datos para finalmente realizar un informe y presentar las conclusiones.

Cada vez que encuentres un dato de interés, regístralo, clasifícalo y archívalo adecuadamente.

Recuerda que las investigaciones de mercados ayudan a evaluar la viabilidad de los negocios.