Marketing

Cómo tener una pésima atención al cliente

Si no quieres ahuyentar y perder a tus compradores actuales, evita estas tres actitudes en tu negocio.
Cómo tener una pésima atención al cliente
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

La atención al cliente es uno de los factores más difíciles a la hora de emprender un negocio. Son ellos los que finalmente determinan tu éxito y es para ellos por quienes debes mejorar día a día.

Sin embargo, en ese afán por cumplir con sus necesidades y expectativas, los empresarios suelen cometer errores que terminan por lograr el efecto contrario: alejar a los clientes o dañar la estructura del negocio. Ello ocurre, con frecuencia, cuando buscan “actualizarse” e incorporar algunos de los nuevos medios de comunicación, sin dominarlos del todo.

A continuación te describimos tres de los más importantes que debes evitar, si quieres mantenerte en el mercado:

1. Mala elección de empleados
Sobre todo cuando se trata de elegir a aquellos empleados que tratarán directamente con clientes, los emprendedores tienden a equivocarse. Generalmente, optan por escoger a su ideal para la empresa, olvidando por completo su objetivo final. Así, cualquier individuo que por razones del puesto deba tratar con la clientela debe tener un perfil “orientado a las personas” es decir, le debe gustar tratar con la gente y servir a los demás.

2. No a las tarjetas bancarias
Una de las políticas más frustrantes es el molesto condicionamiento al pago con tarjetas de crédito o débito, por ejemplo: “si no compras más de x cantidad, no puedo aceptarte tarjeta”. La bancarización es un fenómeno irreversible en nuestros días. Inclusive, se están experimentando nuevos mecanismos de pago a través de celulares y otros dispositivos móviles. Está demostrado que no aceptar el pago con tarjeta bancaria, te hace perder clientes.

3. Di a todo que no
Cada vez que dices NO estás matando tu negocio. Esta palabra, aunque suene algo obvio, es la más negativa que existe, y hasta suena como un ataque. Por el contrario, cuando llegas a un local, los consumidores buscan ser atendidos con amabilidad, prontitud y profesionalismo, y quieren sentirse satisfechos con los servicios. Incluso tú, cuando llegas a adquirir un producto, necesitas que cumplan con tus expectativas de venta. No hay que olvidar que se trata de una “experiencia” que puede terminar siendo, tan negativa como positiva.