Emprendedores

Vajilla biodegradable

Ambientah! es una empresa que usa hojas secas para fabricar platos desechables que se degradan en dos meses.
Vajilla biodegradable
Crédito: Depositphotos.com

Piensa en lo siguiente: ¿sabías que un plato de unicel desechado hoy permanecerá en la tierra durante 500 años sin descomponerse? Este material es uno de los menos amigables con el medio ambiente, ya que no es biodegradable y resulta muy contaminante.

La buena noticia es que ya existen alternativas de productos desechables para sustituir este material, como los de Ambientah! Inspiración Verde (www.ambientah.com). Esta empresa comercializa platos ecológicos biodegradables y desechables hechos con hojas secas de palma areca catechu, también conocida como palma de betel.

El valor agregado

A diferencia de otros productos, pueden usarse en horno de microondas y convencional, tienen una dureza superior y son compostables, es decir, se degradan de manera natural en unos dos meses. “Se reintegran a la tierra completamente como las hojas de los árboles cuando se secan, por lo que pueden funcionar como composta”, explica Genaro Palacios, director general de la empresa.

Además, son aptos para alimentos fríos o calientes, líquidos o sólidos, y no agregan sabores a la comida. Incluso, se pueden lavar para reutilizarlos hasta 10 veces, tiempo en el que finalmente pierden su forma y utilidad.

Los platos se elaboran en India, país donde crece de manera abundante la materia prima. Luego de lavar las hojas (que miden de 2 a 3m de largo), se introducen en prensas de termoformado, donde toman la forma deseada –ya sean platos redondos, cuadrados, rectangulares o hexagonales de diferentes tamaños– sin agregarle ceras o plásticos tóxicos. Posteriormente, se esterilizan y empacan para su exportación.

Según explica Genaro, la empresa –junto con su socio comercial en el país asiático– maneja un esquema de comercio justo y equidad social, pues a los productores se les paga el doble de lo que marca el mercado local y se les provee de ayuda médica, educación y otros servicios sociales básicos. También se les da capacitación técnica.

Gracias a este modelo, el proyecto ha ganado reconocimientos internacionales, como el premio Biofach de Suiza, el Jewel de India y el premio de Creatividad e Innovación para las Pequeñas Empresas otorgado por la All India Management Association (AIMA).

Aunque el uso de materiales alternos representa una opción ecológica frente a otros que son contaminantes, la compañía ha enfrentado varios obstáculos en el camino. Por un lado, está al costo del producto en los anaqueles: un plato de unicel cuesta $0.50 la pieza, mientras que uno de palma va de $3 a $5. “Si bien nuestro producto es más costoso, el impacto ambiental es menor y eso es lo que queremos contrarrestar”, asegura Genaro.

Asimismo, destaca la e-casez de puntos de venta para artículos de este tipo en el país. Actualmente, la marca se vende sólo en su página Web y en tiendas especializadas como Green Corner, Orígenes Orgánicos, Concepto Orgánico, Vía Orgánica y Agua-Tierra, por mencionar algunos. Por eso, la empresa trabaja en ampliar su cobertura a cadenas de autoservicio y en desarrollar más líneas de negocio que incluyan cubiertos, charolas, contenedores y vasos.