Columnas

8 tips para ahorrar activamente

Cómo convertir el ahorro de algo pasivo en algo activo.
  • ---Shares

El ahorro se ve como algo pasivo. Ahorro, según la Real Academia Española de la Lengua, es “reservar alguna parte del gasto ordinario, guardar dinero como previsión para necesidades futuras., evitar un gasto o consumo mayor.” En las tres definiciones se puede observar que se toma la abstención como una premisa mayor en el ahorro, es decir que para ahorrar, hay que “no hacer”.

Una vez que se “guardan” los bienes no se lleva a cabo nada más. Pero ahorrar de manera activa puede ser mucho más eficiente. Cualquier contador puede asesorarte con esto, pero antes de contratar a alguien, puedes hacer una limpieza in-house de gastos innecesarios. Aquí les presento ocho sugerencias para hacerlo.

1. No ahorres dinero únicamente. El ahorro se debe contemplar como un proceso que abarque todas las actividades humanas que tengan un gasto. No sólo de dinero, sino de energía, agua, recursos, tiempo y cualquier otra cosa que implique un gasto.

2. Investiga. El saber qué tipo, cantidad y precio del producto, servicio o recurso se necesitan, nos lleva hoy un par de clics. Tómate tu tiempo en hacer un cálculo o una investigación de al menos 5 opciones antes de decidir en qué gastar.

3.- Lleva un control. Para lograr esto se debe llevar un reporte del presupuesto en el que se señalen, no sólo los principales, sino todos los gastos e inversiones. Esto ayuda a detectar lo innecesario e impulsar lo que se requiera. Revisa este reporte cada mes o cada tres meses, dependiendo el número de transacciones que se hacen.

4.- Sé creativo. No siempre todos los problemas pueden exclusivamente ser resueltos con solvencia económica. Hay que tomar en cuenta que la creatividad puede formar lo que necesitamos a partir de lo que ya poseemos. No todo lo que se necesita está a la venta, se pueden crear cosas que pueden salir hasta mejores que las que se venden, puesto que el comprador, tú mismo, es precisamente quien sabe lo que necesita.

5. Vende, compra o intercambia. Como ya lo mencioné, se puede ahorrar al ser activos. Cualquier ganancia adicional en la venta es un ahorro, si tomamos la relación del costo que manejaba antes con el que se logró vender. El mismo artículo llegó a un precio más alto o más bajo que el original y hay que aprovechar estos cambios. Aprovecha las oportunidades, pero sé cauteloso.

6. Gasta únicamente lo que tienes. Evitar llevar gastos a “crédito”, pues esto puede generar dos situaciones perjudiciales: La primera sería acumular varios cargos simultáneos, que si no se toman en cuenta (tal vez por ser pagos muy bajos) puede afectar el presupuesto en un nivel general al estar todos acumulados al mismo tiempo. Lo segundo es que no es tan fácil llevar la cuenta de algo que no se tiene, por lo tanto, puedes quedarte sin el capital para saldar la deuda si no eres cuidadoso.

7. Deja que el dinero llame a dinero (o lo que sea que se esté ahorrando). Lo ahorrado, si es que está en tu propiedad, inviértelo. Esto implica que no estará “congelado”, sino que se estará ganando de lo que se ahorró. Si es dinero, en un fondo, si son recursos, utilízalos.

8. Ahorra de forma variada. Hay que tener una consciencia de que no está seguro el ahorro en ninguna parte al 100%. Las variaciones de la bolsa, los robos, la inflación, el descuido, en pocas palabras al error tecnológico y al humano, pueden perjudicar tu ahorro. La solución es tener contemplado ahorrar en varias opciones o fuentes, y por si llegara a fallar una, existen otras que respaldarán a la que falta. Entre más opciones tengas de ahorro, sera más difícil que se pierda el mismo.

El ahorro en las empresas es importante para el crecimiento de las mismas. Empieza hoy mismo a hacerlo y te aseguro que en muy poco tiempo notarás la diferencia.