Emprendedores

Cosecha de lluvia

Solución Pluvial desarrolló un novedoso sistema de almacenamiento de agua que beneficia a zonas de escasos recursos.
Cosecha de lluvia
Crédito: Depositphotos.com

La escasez de agua que sufren cerca de 75 millones de mexicanos en todo el país, según cifras de la Confederación Nacional Campesina (CNC), es un fenómeno que podría detenerse o al menos aminorarse gracias al uso de una nueva tecnología que aprovecha las lluvias.

Se trata de la instalación de sistemas de captación pluvial, que pueden asegurar el abastecimiento de agua durante los meses de lluvia, permitiendo su almacenamiento para utilizarse incluso durante la temporada de sequía.

Solución Pluvial es una empresa mexicana, encabezada por un equipo multidisciplinario que diseña e instala estos sistemas de captación. De la mano de Isla Urbana, una organización civil, lleva desde hace cuatro años la solución a familias de escasos recursos que viven en zonas donde la falta de agua es ya un problema crítico.

Enrique Lomnitz, director de Isla Urbana y director técnico de Solución Pluvial, explica que “Cosecha de lluvia”, como nombraron al sistema, emplea el techo de la vivienda o negocio como superficie de recolección.

Las primeras lluvias de la temporada bajan más sucias y se mandan directamente al drenaje o a una cisterna especial para utilizar en escusados o regar plantas. Lo mismo se hace durante los primeros 10 minutos de cada aguacero, dice Enrique.

Una vez transcurrido este tiempo, el líquido corre por los bajantes o canaletas instalados en el inmueble y llega a una cisterna, para después pasar por una serie de filtros. Por último se le agregan sustancias como ozono, cloro o iones de plata, que dan como resultado agua 100% potable, que se almacena en un tinaco.

Instalar esta solución tiene un costo a partir de $5,000 para una superficie de techo aproximada de 70m2 (si ya se cuenta con una cisterna). Esto permite almacenar entre 8,000 y 10,000 litros, que equivalen a una pipa. “La ventaja es que durante el tiempo que dura la temporada de lluvias siempre habrá agua, y sin recurrir a la red de abasto”, comenta el emprendedor.

La inversión se recupera de uno a cuatro años, dependiendo del nivel de captación y automatización. Ello está relacionado con la zona donde se va a instalar la solución y la precipitación pluvial que se presente en el lugar, el techo, la capacidad de la cisterna y el nivel de purificación que se desee lograr. Hay que tener en cuenta que una pipa particular cuesta entre $800 y $1,000, lo que representa un gasto de hasta $9,000 anuales en algunos hogares mexicanos.

Beneficios

“Si se logra masificar el sistema de captación de agua de lluvia y darle un manejo sustentable en la Ciudad de México, se reduciría considerablemente la sobreexplotación de los mantos acuíferos y el uso del sistema Cutzamala, lo que se traduciría en grandes beneficios económicos”, asegura el empresario.

Además de generar ahorros monetarios, el “cosechar” lluvia brinda seguridad e independencia en el acceso del agua a diversos negocios, sobre todo a aquellos giros que requieren gran cantidad de agua. Tal es el caso de Lavandería La Francesa, localizada en la delegación Xochimilco, al sur de la capital del país.

Israel Aguilar Díaz, su director, explica que instalaron el sistema en 2009 y que a partir de esto “nos hemos ahorrado dinero y molestias, evitando costos de hasta $90,000 anuales en agua”.

La inversión no fue mayor a $20,000 que se destinó a los tubos y las adecuaciones de PVC que tuvieron que utilizarse. Esta cantidad ya se recuperó gracias a
que han dejado de invertir en las cerca de 90 pipas que tenían que comprar cada año. Durante cinco meses, Lavandería La Francesa cierra la llave de la red  por 20 o 25 días.

“Con esta medida estamos participando en el cambio hacia un uso sustentable y racional del agua en México y contribuyendo a evitar un poco el cambio climático”, concluye Israel.