Plan de Negocios

¿Qué quieres lograr con tu negocio?

Responde a estas preguntas que te ayudarán a definir tus metas y el camino que necesitas trazarte para alcanzarlas.
¿Qué quieres lograr con tu negocio?
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Muchas veces los emprendedores pierden el rumbo y sus objetivos parecen confusos, por lo que lo ideal en estos casos es sentarse y esclarecer cuáles son específicamente las metas empresariales que nos debemos plantear; como por ejemplo, usar nuevas tecnologías en los procedimientos, optimizar el tiempo de trabajo, crecimiento a corto plazo, entre otras.

Es por esto que para aclarar tus objetivos, te recomendamos hacerte las siguientes preguntas:

¿Qué tipo de empresa necesito formar?
La sustentabilidad a largo plazo es una de las cosas más importantes y que los emprendedores deben tener en cuenta, porque de eso depende que la empresa sea capaz de renovarse a lo largo del tiempo, y que pueda implementar nuevas tecnologías.

Estas metas te permiten definir cuál será el tamaño de la empresa, pero no pienses que mientras más grande sea es mejor, de hecho, una empresa demasiado grande muchas veces interfiere en la realización personal del fundador e impide que disfrute de sus beneficios.

¿Qué riesgos y sacrificios enfrento?
Una empresa exitosa también debe arriesgar ciertas cosas, especialmente las empresas que producen bienes de consumo, porque requieren de constante inversión para seguir siendo sostenible y seguir destinando dinero a publicidad, beneficios, recursos humanos, entre otras áreas.

En el camino del emprendimiento los empresarios suelen seguir su instinto, pero cuando se dan cuenta que no todo sale bien, comienzan a razonar sobre el valor de su patrimonio y de cuánto pueden perder.

¿Estoy en condiciones de aceptar dichos riesgos?
Cuando ocurre lo anterior tienes que obligatoriamente hacerte esta pregunta “¿estoy dispuesto a correr los riesgos?”. Un caso famoso es el de Joseph Alsop, cofundador y presidente de Progress Software Corporation.

Cuando Alsop creó su empresa en 1981, tenía más de treinta años, estaba casado y con tres hijos, y con su estilo de vida no estaba dispuesto a correr riesgos para que la empresa progresara, pero luego lo evaluó junto a sus socios y lo hicieron y hoy facturan millones de dólares.

Esto demuestra que asumir los riesgos puede traer un sin número de beneficios, pero no siempre resulta así. Por eso piensa bien cuál será tu decisión.