Franquicias

¿El nuevo franquiciatario?

Este modelo de negocio continúa siendo de los más populares. Descubre si cuentas con el perfil para apostar por él.
¿El nuevo franquiciatario?
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Ante la crisis económica que golpea a Estados Unidos y Europa y las repercusiones que tiene en América Latina, muchos empleados se han cuestionado su estabilidad laboral o simplemente están visualizando nuevas oportunidades de negocios.

Una alternativa muy buena y popular es optar por una franquicia, esto es, utilizar el modelo de negocios que ha desarrollado otra persona. Muchos emprendedores eligen esta opción porque apuestan por una empresa exitosa a la que le ha ido bien y prefieren asegurarse en que su inversión rendirá frutos.

En México, el término franquicia es relativamente joven. Este modelo existe como figura legal en el país desde 1991, pero es en diciembre de 1994 cuando se aprueba la primera legislación que regula los elementos que debe de reunir una empresa para convertirse en una franquicia, según el sitio web Franquicia en Línea.com.

Debido al clima de incertidumbre y los cambios que ha experimentado la sociedad, se ha cuestionado si se ha modificado el perfil de los nuevos franquiciatarios. Según el portal de Internet Emprendedores.es, no se puede decir que estén apareciendo candidatos muy distintos en comparación a los que se presentaban hace años, debido a que la franquicia siempre ha ofrecido un amplio abanico de oportunidades en las que encaja todo tipo de emprendedores. A este sector, siempre han entrado desempleados, inversores, nuevos emprendedores, mujeres cuya primera experiencia laboral es la empresa y un largo etcétera.

Cada día más emprendedores se suman a esta idea para darle un nuevo impulso a negocios que ya tienen éxito comprobado dentro de sus rubros. Las características que debe cumplir alguien que se suma a este modelo de negocios son:

-    Estar dispuestos a tener limitaciones en las decisiones y cambios de la empresa. Aunque el franquiciatario no debe ser una persona sin iniciativa ni propuesta, debe saber asumir ciertos parámetros y no actuar fuera de ellos.

-    Debe tener actitud de emprendedor. El franquiciatario deberá saber liderar una empresa, superar decisiones difíciles y gestionar un negocio, al igual que cualquier otro tipo de empresario.

-     Tener capacidad económica suficiente. Si bien la empresa franquiciante puede ofrecer opciones de financiamiento, el franquiciatario debe contar con un monto de inversión no sólo para adquirir la franquicia, sino que para mantenerla y poder sobrevivir los primeros meses hasta llegar al punto de equilibrio.

-    Estar consciente de que forma parte de una red de negocios más grande. Esto quiere decir que sus acciones deben favorecer a toda la cadena y que tenga presente que él es uno más de los elementos necesarios para que ésta tenga éxito, por lo que debe actuar siempre con ética y apego a los reglamentos.

-    Ser paciente. El franquiciatario debe comprender que aunque se trate de un modelo de negocios probado, éste requerirá de mucho esfuerzo y trabajo para salir adelante y tener éxito. No debe esperar tener resultados inmediatos y convertirse en millonario de la noche a la mañana.

-    Conocimiento del giro de negocios. A pesar de que el franquiciante entregue el “know-how” de la empresa, el franquiciatario debe conocer el mercado en el que se insertará y las opciones para emprender que existen. Nunca apuestes por un negocio del cual desconozcas o no tengas un auténtico interés.