Recursos Humanos

Elimina actitudes negativas en tu empresa

Te damos 3 tips para evitar que las emociones negativas se propaguen como un virus en tu empresa y afecten su productividad.
Elimina actitudes negativas en tu empresa
Crédito: Depositphotos.com

El virus de la actitud negativa puede esparcirse fácilmente en tu empresa; sólo hacen falta un par de ellas para que, en el corto plazo, veas consecuencias terribles en tus finanzas.

Las investigaciones lo dicen: las emociones son contagiosas, especialmente en grupos. Y las actitudes negativas pueden llevar a la destrucción,  mientras que las positivas a la construcción. Éstas son algunas características de las emociones:

Las emociones negativas

- Son más contagiosas que las positivas. No hay nada que atraiga y se disperse más fácil que un buen rumor, especialmente si es un escándalo. Esto lleva a horas de trabajo perdidas y a un posible sabotaje organizacional.

- Son más fáciles de creer. Por lo general, olvidamos rápido cuando alguien nos hace un piropo, sin embargo cuando alguien nos ofende se nos es difícil olvidar. Pasamos el triple de tiempo considerando las emociones negativas.

- Disminuyen el enfoque.
Si estás constantemente en actitud defensiva, es más difícil innovar y cambiar las cosas.

Las emociones positivas

- Requieren más atención. Para crear estas emociones debemos de salir de la rutina; debes buscar buenas cosas y situaciones para mantener motivado a tu equipo.

- Llevan a la colaboración y la creatividad.
Las emociones positivas te ayudarán a crear un sistema de innovación en tu empresa que te ayudará a sobresalir frente a tus competidores.

- Son atractivas.
Un ambiente de trabajo divertido y positivo incrementa la lealtad de los empleados.

Te presentamos unos tips para curar las emociones negativas en tu empresa y evitar que afecten su productividad.

1. Escucha a los empleados negativos: Por lo general, este tipo de empleados tienen una tendencia a quejarse de todo. Ven esto como su obligación para salvar a la empresa de un gran desastre. A ellos los puedes convertir en tus mejores aliados para establecer mejoras y cambios en tu empresa, o pueden transformarse en tus enemigos que poco a poco destruyan tu organización.

2. Discute los problemas: Antes de cualquier reunión, debes anunciar el tema que vas a tratar de resolver y que quieres conocer su opinión y todos los detalles que le encuentren a tu idea. Dale a tu equipo de 15 a 25 minutos para que discutan sobre tu iniciativa, encuentren los errores y los obstáculos y te los expongan. Evita rumores y pensamientos negativos de los productos o servicios después de que los lanzaste.

3. Concéntrate en las soluciones: Después de tener una sesión que puede resultar tan negativa, reta a tus empleados a proponer formas de hacer que tu idea sea exitosa. Guarda las propuestas realizables y asegúrate que los empleados negativos participen.

Utilizando estas tres estrategias vas a motivar lo que algunos empleados normalmente hacen: expresar comentarios negativos, pero de esta manera los estás aprovechando para el bien de tu negocio. Así, contienes las emociones negativas y evitas que se conviertan en un virus. En lugar de quejarse, proponen soluciones.