Emprendedores

10 minutos con Enrique Beltranena

Entrevista completa de la revista Entrepreneur de abril con el fundador y director general de Volaris.
10 minutos con Enrique Beltranena
Crédito: Federico de Jesús
  • ---Shares

Un emprendedor es capaz de implementar su proyecto y tener éxito sólo cuando está rodeado de un equipo de gran valor que sustenta su idea.

Enrique Beltranena, fundador y director general de Volaris, lo reconoce.

“Nuestra empresa es una visión de conjunto y un negocio con una complejidad enorme, imposible de realizar de manera individual”, asegura.

Pero para prosperar en la industria de la aviación, estancada durante más de dos décadas en México, Enrique y sus socios (Pedro Aspe, ex secretario de Hacienda, y Roberto Kriete) tuvieron además que aprender a innovar.

La compañía que inició hace seis años como “un proyecto de papel”–como él lo define– hoy tiene 34 aviones propios y proyecta comprar 44 más en los próximos cinco años. Actualmente se posiciona como la aerolínea de bajo costo más grande de México.

Su modelo de negocio –que según el empresario se basa en el liderazgo, el compromiso, la originalidad, el humanismo y la responsabilidad social– lo hicieron merecedor el año pasado del Entrepreneur of the Year México 2011, reconocimiento que otorga Ernst & Young.

¿Por qué emprender en la aviación?

Vimos un nicho desatendido donde podíamos meternos y ser exitosos. Siendo México un país emergente fuimos claros para desarrollar un producto que necesitaba la clase media. Por eso nos enfocamos en las personas que viajan para visitar amigos y familiares, que a su vez son las 600,000 Pymes de este país con las que hacemos negocios.

¿Cómo hacer que crean en tu proyecto?

Con un proyecto y conceptualización sólidos. El plan de negocios que elaboramos hace seis años estaba blindado. Ahora que lo revisamos nos dimos cuenta que todo lo que plasmamos en él lo hemos llevado a la práctica.

¿Cómo competir con los grandes?

Operando con estándares de clase mundial, teniendo altos índices de rendimiento en todas y cada una de las cosas que hacemos.

Eso nos permite una estructura de costos unitaria, casi 50% por debajo de los otros operadores. Nos dimos cuenta de que no podíamos ofrecer lo mismo, nuestro proyecto debía tener una alta dosis de originalidad e innovación. Pero no se puede ser original y no adaptarse a las necesidades del consumidor.

Por ello, regresamos a lo básico y encontramos que podíamos garantizar la puntualidad, que era algo totalmente nuevo en México. Pero no nos quedamos ahí. Una empresa debe reinventarse a diario. Mientras todos los empresarios pasan gran parte de su vida viendo como suben los precios, yo paso todo el día viendo como los bajo. Para lograrlo tengo que hacer las cosas mejor, diferente y de forma más eficiente. Ésa es la clave.

¿Qué papel juegan los empleados en Volaris?

Son nuestros embajadores y no somos nada sin ellos. Nos esforzamos para que no se sientan como un rubro más del balance general. Somos una familia y nos tratamos como tal. Por eso tenemos una rotación abajo del 2.5%, que, por supuesto, nos ayuda a crecer.

¿Cómo se lleva el liderazgo en la compañía?

Tenemos un liderazgo de familia, no de trabajo, por eso nos decimos la familia Volaris. Peleo todos los días por mi gente y estoy al pendiente de lo que requieren, de los detalles.

Por ejemplo, sé que la mamá del director jurídico acaba de salir del hospital y una chica de ventas acaba de tener una operación a corazón abierto, y te puedo decir dónde está y cómo salió. Poderte contar este tipo de cosas y que los tengo en los dedos de mi mano es lo que hace un liderazgo diferente.

¿Qué les significa la responsabilidad social?

Para nosotros la responsabilidad social comienza por el próximo, mi gente y luego vemos hacia fuera. Si no la tienes hacia adentro, tienes un programa al cual nombras responsabilidad social, pero no es.

¿Qué papel juegan los jóvenes en la empresa?

Queremos ser los líderes y la mejor empresa. Para lograrlo creemos que debemos apuntar a la juventud universitaria. El promedio de edad en la compañía es de 26 años y para lograr que nuestros valores se preserven en los próximos cinco años, debemos impulsarlos.