Franquicias

5 Señales para no comprar una franquicia

Si quieres emprender con este modelo, pon atención a estos tips que te indican que la oportunidad de negocio no es para ti.
5 Señales para no comprar una franquicia
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Comprar una franquicia puede ser, para algunas personas, una forma atractiva para convertirse en empresarios. Idealmente, una marca franquiciada ha demostrado tener éxito con un modelo de negocio, ha logrado mantenerse en el tiempo y concentrar el dinero y la energía necesarios para construir un concepto único en el mercado.

Sin embargo, muchos franquiciantes no comparten este ideal. Las franquicias son buenas oportunidades, pero éstas necesitan más elementos para tener éxito. Adquirir una franquicia debería permitirte concentrarte en el negocio y en hacer dinero más que en perder el tiempo creando sistemas que se supone debes obtener al firmar el contrato.

Toma nota de las señales que debes tener en cuenta antes de elegir una franquicia:

1) No ganarías lo que esperas ganar
Dentro de la Circular Oferta de Franquicia, la empresa debe explicar al posible franquiciatario cuánto dinero puede ganar al apostar por esa oportunidad. En algunos casos, las marcas reducen el rango de ganancias para evitar problemas futuros. Sin embargo, debes analizar si éstas te ofrecen lo que estás buscando obtener como empresario; si la mayoría de ellas no lo cumple, mejor apuesta por otra clase de negocio.

2) El franquiciante culpa a los franquiciatarios
No dejes que ningún franquiciante culpe de la falta o mediocridad de resultados a los franquiciatarios que “no entienden el sistema”. ¿Qué importa que los franquiciatarios no sean lo suficientemente buenos? Si la empresa no sabe reclutar bien a sus socios es porque el sistema operativo tampoco es exitoso por sí mismo.

3) El modelo se encuentra en cambio constante
Si percibes que la compañía franquiciante constantemente está cambiando el concepto o su imagen, debes preguntarte a qué se debe esto. Puede ser que sea el resultado de una forma de operar que obedece a la innovación constante o simplemente a que el modelo no funciona.

4) La relación es más importante que los resultados
Pregúntate, ¿la franquicia tiene un ambiente de colaboración donde los empleados sean escuchados y los franquiciatarios también? Por lo general, el franquiciante no te responderá esta cuestión, por lo que debes buscar a algunos franquiciatarios para escuchar lo que tengan que decir de su relación con la matriz.

Relacionado: Pregunta a los franquiciatarios

5) Mantenerlo en la familia
En algunos casos, las empresas franquiciadas pueden convertirse en dictaduras benevolentes donde hay demasiada preocupación por las relaciones y ninguna o casi ninguna por los resultados. Antes de firmar el contrato fíjate bien quiénes componen la empresa; si hay muchos familiares del franquiciante en puestos importantes, sin tomar en cuenta su capacidad para realizar la labor. Un buen franquiciante necesita rodearse de gente con talento que tenga verdaderas habilidades para gestionar.

Éstos son los tres elementos que diferencian a algunas franquicias del resto:

- Los ejecutivos tienen integridad. ¿El franquiciante afirma que confía en la gente que lleva la compañía? Elige empresas que tengan un propósito y una inspiración; descubre qué es lo que las motiva. Busca el nombre de los dueños en internet y revisa sus perfiles para definir qué tipo de personas son.
- El modelo de negocio es único y atemporal. Si una franquicia está haciendo dinero actualmente, presta atención pero no te pierdas en esta idea. Analiza, ¿estará haciendo dinero en 10 años? Es muy importante que veas a futuro, pues de éste depende tu retorno de inversión.
- La empresa respeta a sus franquiciatarios. McDonald’s es un buen ejemplo de una franquicia que colabora con sus franquiciatarios. La mayoría de las ideas millonarias de este restaurante vienen de los franquiciatarios. Gran parte del éxito de la empresa se debe al reclutamiento de socios talentosos que conocen el mercado. 

Finalmente, asegúrate que la franquicia se adecúe a tu perfil. No porque sea un buen negocio significa que lo será para ti. Presta atención a lo que un franquiciatario hace en el negocio cotidianamente y define si cuentas con las habilidades para hacerlo, ganar y disfrutarlo.