Emprendedores

¿Mamá y emprendedora?

¡Cuidar a tus hijos y dirigir una empresa exitosa es posible! Sigue estos tips para convertirte en un modelo a seguir en ambas facetas.
¿Mamá y emprendedora?
Crédito: Depositphotos.com

Se calcula que en México existen alrededor de 6 millones de mujeres propietarias de un negocio, mayoritariamente dueñas de microempresas (de uno a 10 empleados). Asimismo, más del 25% de los hogares en nuestro país tienen a la cabeza a una mujer.

El papel del género femenino en las actividades económicas ha tenido un crecimiento considerable en los últimos años. Sin embargo, este sector de la población tiene un importante reto que enfrentar en el momento de dirigir un negocio: administrar su hogar al mismo tiempo. Para las empresarias, cuidar de su familia es una prioridad que muchas veces no pueden atender por completo debido a la carga excesiva de trabajo o de obligaciones.

Pero no todo está perdido. Si decidiste desarrollarte como emprendedora y no quieres descuidar a tus hijos y a tu pareja, te damos algunas recomendaciones para equilibrar tu vida personal y profesional:

Cuida tu relación de pareja
Es muy común que una mujer mexicana decida emprender por la ausencia de un hombre en su hogar. Si éste no es tu caso y cuentas con una pareja estable, asegúrate de dedicarle tiempo de calidad. Contar con el apoyo de tu pareja es muy importante, pues de tener este elemento te sentirás más confiada para realizar tus planes, sabiendo que tienes a alguien que te ayuda a dividirse las tareas y finalmente lograr una combinación de roles.

Balancea tu tiempo con la familia
Lo más probable es que al comienzo cuentes con poco tiempo para dedicarle a tus seres queridos. Es recomendable que hables con ellos acerca de tus obligaciones y que los hagas parte de tus éxitos, pero también de tus fracasos. Cuando tengas momentos libres, dedícaselos al 100 por ciento. Juega con ellos o llévalos de paseo a algún lugar especial donde todos puedan disfrutar. Evita en ese tiempo usar tu celular o tu Tablet y estar constantemente revisando tus correos.

Dedícate tiempo sólo para ti
Entre la familia y el negocio, la mayoría de las empresarias olvidan algo esencial: cuidarse a sí mismas. Procura hacer ejercicio, cuidar tu imagen y realizar periódicamente actividades que te gustan y relajan. Por ejemplo leer un buen libro, salir con tus amigas, decorar tu casa, pintar, ir de compras o hacer algún tipo de manualidad. Recuerda que tú también mereces regalos y aplausos, comienza por hacerlo tú misma.

Relacionado: Consejos para relajarte

No olvides tu salud
México es el segundo país en el mundo en cantidad de mujeres estresadas. El estrés es un padecimiento provocado principalmente por las altas cargas de trabajo que puede traerte graves consecuencias que terminarán afectando tu desempeño y tu salud. Mantén una dieta balanceada, duerme al menos seis horas diarias y hazte revisiones médicas periódicas.

Aprende a delegar
Aunque muy probablemente prefieras hacer todo por ti misma, tanto en tu casa como en el trabajo, debes delegar ciertas responsabilidades. Es básico que cuentes con personal en tu negocio capaz de realizar las tareas que les definas y que optes por pedirles ayuda a tus familiares y amigos. Esto te ayudará a deshacerte de algunos problemas que, aunque parecen irrelevantes, están afectando tu día a día.

Organízate
La principal clave para que una emprendedora pueda cumplir con todos los proyectos, personales y profesionales, es siendo organizada. Es recomendable que planifiques tu mes: divide las tareas en trabajo, eventos sociales, familia, pendientes y tú misma. Luego, en un calendario que puedas tener a la mano (o en Google Calendar)  anótalos con fecha. Utiliza el servicio de alertas para que te avise de cualquier evento; así no olvidarás cumpleaños, fiestas, compromisos o festivales de tus hijos.

Enfócate en lo importante
Es necesario para equilibrar tu vida personal con la profesional aprender a jerarquizar y a enfocarse en lo primordial. No te desgastes en esfuerzos extra o en situaciones inútiles que no te traen nada bueno y mejor ocupa ese tiempo en algo productivo que te ayude a ser mejor empresaria, mejor madre y mejor mujer.

Enamórate de tu negocio
Si estás por emprender o por autoemplearte, elige una marca y un giro que te apasione. No hay mejor motivación que trabajar en algo que te gusta y sentir que te estás convirtiendo en una profesionista ganadora. Nunca dejes de lado la capacitación y el mejoramiento de tus estrategias. Si quieres lograr el éxito en ambas facetas debes sentirte a gusto contigo misma y con tu elección.