Emprendedores

¿Debes renunciar a tu trabajo?

Si piensas dejar tu empleo para ser emprendedor de tiempo completo, considera estos puntos y descubre si es el momento indicado.
¿Debes renunciar a tu trabajo?
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

¿Estás harto de trabajar en tu negocio sólo fuera de las horas de oficina? Seguramente sí. Aunque te encantaría renunciar a tu empleo para enfocarte en tu negocio a tiempo completo, la pregunta “¿cuándo es el momento ideal?” embarga a la mayoría de los emprendedores. Después de todo, si lo dejas prematuramente, puedes quedarte sin dinero antes de lo que imaginas. Y no olvidemos los seguros de gastos médicos que estarás dejando si renuncias.

Aun así, no puedes evadir por siempre tu meta de convertirte en empresario. Aquí te compartimos cinco consideraciones que te ayudarán a tomar la decisión correcta en el momento indicado:

Tus responsabilidades
¿Estás soltero y tienes una vida simple? Si es así, estás mejor equipado para asumir riesgos y dejar tu trabajo de tiempo completo. Si surgen problemas con tu negocio, probablemente aún tengas la posibilidad de mudarte nuevamente con tus padres o vender tu auto.

En cambio, si estás casado y tienes hijos, estás pagando una hipoteca o tienes grandes deudas, debes pensar dos veces antes de renunciar. Para aquellos que tienen más responsabilidades, sus opciones están más limitadas. En este caso, planea tener ahorrados al menos seis meses de gastos de vida para que tus sueños no destruyan los de tu familia.

No importa cuál sea tu situación, cuanto menor sea tu deuda, mejor estarás posicionado para manejar los problemas y las crisis. Con las mensualidades de un auto, la hipoteca y un préstamo educativo, estarás mejor como un emprendedor de medio tiempo hasta que hayas pagado por lo menos una parte de la deuda.

Tu trabajo
¿Eres mesero, taxista o un gerente en una compañía de una industria cambiante? Siempre habrá trabajo para un mesero, por lo que puedes cambiar constantemente de trabajo.

En contraste, ser un gerente medio es una carrera alternativa. Antes de que dejes tu empleo, debes estar seguro de que tu negocio tiene el suficiente potencial para hacerte perder esa oportunidad profesional. Puede que necesites trabajar de taxista o de mesero si requieres de dinero extra. De cualquier forma, si renuncias, evita que te vayas con remordimientos, aun si tu negocio no resulta como esperabas.

Tu perfil de riesgo
Si dejas tu trabajo, ¿te despertarías a la mitad de la noche, sudando frío y preocupándote por el futuro? Si tu negocio se ve golpeado por alguna circunstancia, ¿lucharías para salvarlo?, ¿Estás dispuesto a fracasar e iniciar otra vez desde cero? Incluso los emprendedores más seguros tienen esas dudas. Si iniciar tu propio negocio sin el respaldo de tu sueldo te significa vivir en un continuo estado de estrés, piénsalo nuevamente.

Pero si eres de los que les encanta subirse a las montañas rusas con las manos arriba en carro de mayor velocidad, entonces da este paso. Muchos emprendedores aman la adrenalina de lo desconocido y les encanta retar sus propias capacidades constantemente. Si tienes este perfil, te sentirás más vivo una vez que trabajes a tiempo completo bajo tus propios términos.

Tu sistema de soporte
Trabajar por tu cuenta puede ser solitario y retador. Asegúrate de que tienes amigos y mentores en los que apoyarte y pedir consejos y ayuda. Si estás acostumbrado a tener gente en el trabajo con la que puedes hablar cuando necesitas tomarte un descanso, busca personas a las que les puedes hablar cuando quieras un break del negocio. Otra opción es compartir un espacio de oficina con otro emprendedor para ahorrar dinero, compartir recursos y pelotear ideas.

Tu negocio
¿Tu negocio ya está generando ingresos? ¿Trabajar en él a tiempo completo te ayudará a generar más ganancias de las que ya estás obteniendo? ¿Podrías vivir con ellas por un tiempo? ¿Necesitas invertir más dinero en tu negocio o únicamente más tiempo? Si esperas que tus ingresos aumenten en cuanto le dediques más horas al negocio y tienes suficiente para mantenerte a ti mismo y a aquellos que dependan de ti sin tu sueldo, ¡atrévete a emprender!