Franquicias

Café para todos

The Italian Coffee Company, cadena pionera en México, apostó por un ambiente europeo y una oferta para conquistar al consumidor del sureste.
Café para todos
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

The Italian Coffee Company ofrece un concepto vinculado a la forma europea de tomar café. Su logotipo representa “una torre factoría, que es el lugar donde tradicionalmente se tuesta el café en Italia, país reconocido a nivel mundial como el lugar en el que se toma el mejor café, a pesar de no ser productor”, comenta Domingo Minutti Stefanoni, fundador y presidente de la marca. Su mobiliario en madera pretende imitar el estilo de la Toscana italiana, con el que busca envolver al cliente en “un agradable y natural ambiente europeo”, dice en su página Web la compañía.

La cadena es hija principalmente de dos circunstancias: por un lado, la crisis económica que vivió el país en 1995 y por el otro, el bagaje de Domingo Minutti, cuyos antepasados llegaron de Italia a México a finales del siglo XIX. Vio la luz en Puebla en 1996 y ha crecido con base en franquicias. Surgió cuando a consecuencia de la devaluación a mediados de los noventa se volvió inviable la importación y proveeduría de máquinas de café.

Para ese entonces, Minutti ya contaba con equipo para tostar el grano y tenía un inventario de cafeteras que no se iba a desplazar; así que decidió abrir su propia cafetería. La empresa es pionera de la industria en México y líder por número de unidades con unas 400 distribuidas a lo largo y ancho de la República.

De acuerdo con los fundadores –Minutti y José Luis Salazar–, su idea es única debido a la combinación de varios factores: el posicionamiento de la marca (aspiracional y clásica por ser de corte europeo, y accesible al bolsillo de todo consumidor), la calidad de los productos que ofrece, la unificación de sabores en todas las franquicias y la atmósfera agradable de sus establecimientos.

Todos los caminos llevan al café

Para esta marca la homogeneidad es un factor importante: “todas nuestras unidades son similares, con un mínimo de 10 mesas”, explica Salazar, quien además de fundador es su director comercial. En algunas de ellas ofrecen el servicio para hacer pedidos desde el coche (drive thru), un concepto que difícilmente se ve en lugares como la Ciudad de México, donde hay poco espacio disponible. Su lógica para ubicar unidades dicta aperturas sobre todo en centros comerciales y locales a pie de calle, aunque es famosa por su presencia en las carreteras.

La marca se ha posicionado con un café más económico que el de otros competidores. “Más que un lujo asequible, en el caso de Italian Coffee el café es simplemente asequible”, dice Salazar. Disfrutar de un buen café no necesita ningún adorno de lujo, sino calidad y confort.

Además, su estrategia de crecimiento difiere de otras marcas de cafetería: tiene presencia en las ciudades más pobladas y también se dirige de manera muy agresiva a localidades de 100,000 habitantes o incluso menos, donde ninguna otra cadena de presencia nacional incursiona.

Esta estrategia le ha valido colocarse con éxito en más de 130 localidades de 30 entidades del país. Y para probar su capacidad de adaptarse al entorno de una comunidad, recientemente abrió un establecimiento en Brownsville, Texas.

Curiosamente, la marca no ha concentrado esfuerzos en el Distrito Federal, donde tiene menos de una decena de establecimientos. Tampoco en Guadalajara ni Monterrey, metrópolis con un alto flujo económico. Y de hecho el estado donde más unidades opera es Puebla. Sólo en la capital tiene unas 70 unidades y en toda la entidad suma 114 tiendas; es decir, casi un tercio del total nacional.

Si se añaden sus tiendas en Veracruz (54), es notoria la concentración regional de esta marca en sólo esos dos estados, con un nada despreciable 42% del total, que les permite acaparar la región sureste del país y consolidarse en una zona donde beber café es casi un rito sagrado.

Sabores frescos

A la empresa le interesa ofrecer productos con la mayor frescura posible, sin descuidar su sabor y calidad, así como la naturalidad de sus recetas. Para ello ha desarrollado empaques sellados herméticamente y a los que inyecta aire inerte, una tecnología llamada atmósfera controlada. Sus fundadores destacan esta innovación (que goza de un apartado en su sitio corporativo) porque el sistema le permite no usar conservadores químicos en alimentos como pasteles, y facilita el manejo adecuado de la higiene y el control de la caducidad.


Por todo el  país
The Italian Coffee Company tiene 400 unidades en México DF y todos los estados (excepto Baja California y Zacatecas). Esto la transforma en la compañía con mayor número de unidades y presencia en la República.