Franquicias

Spoleto: Ve más allá de las fronteras

Esta franquicia brasileña de comida italiana busca conquistar al público con un original concepto fast casual.
Spoleto: Ve más allá de las fronteras
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

No es un secreto que conocer las verdaderas necesidades de los clientes y adaptarse al mercado puede tomar tiempo. Y muchas veces, las decisiones más acertadas se toman cuando la práctica ha hecho latente el funcionamiento de un negocio.

Ésta es justamente la curva de aprendizaje que tuvo que atravesar Spoleto para convertirse en una marca que se dirige al éxito más allá de su lugar de origen: Brasil. Tras su llegada a México como franquicia, en 2009, el modelo carioca de comida italiana ha mantenido un ritmo acelerado de crecimiento, logrando convertir a la República en su mercado más importante fuera de Brasil.

Mientras que las cifras respaldan su consolidación: “el territorio nacional participa con el 7.5% de las regalías globales de la firma”, señala Alberto Diez, quien dirige y controla la franquicia maestra en México. “Además, cuenta con una red de 26 unidades en el país y la meta es llegar a 35 para fines de 2012”. 

Sin embargo, para el director, el ingrediente principal de su paso firme ha sido “ofrecer a los comensales el balance entre nutrición y sabor”. Y es que su concepto, conocido como fast casual, combina los beneficios de la comida rápida con prácticas de etiqueta (cubiertos y vajilla no desechable), productos frescos y precios accesibles; a la vez que brinda a los comensales la posibilidad de personalizar sus platillos.

Fortaleciendo la marca

En 1992, bajo la asociación de Eduardo y Mario Chady Ourívio, surgió Guilhermina Café en Leblon, en Río de Janeiro, Brasil. Entusiasmados por el éxito del restaurante, incorporaron otros giros como un negocio de abastecimiento de alimentos y un centro gastronómico.

No obstante, la falta de planificación, poco control y exceso de endeudamiento, los llevó a replantear el concepto inicial. Por lo que se vieron en la necesidad de vender gran parte de los negocios.

Pero “uno de los pocos que sobrevivió fue un quiosco de comida italiana”, recuerda Edwin Junior, International Expansion & Development Planning Manager de Spoleto. Así surgió la marca en 1999, una franquicia de fácil operación que retoma el espíritu festivo brasileño. El concepto gastronómico italiano estaba claro, ya que “en Brasil existe la comunidad italiana [de inmigrantes] más grande del mundo”, afirma Edwin. “Además, en 2004 tuvimos la oportunidad de hacer un joint venture y, de esta manera, adquirir el 50% de las operaciones de Domino’s Pizza en Brasil y los derechos de manejar la marca”. 

Oportunidades en México

Pese a que Brasil es el principal socio comercial de México en América Latina, ambos países llevan años tratando de negociar un acuerdo de libre comercio que busca liberar el flujo de mercancías, disminuir los aranceles y aumentar la inversión. Hasta hoy, el único sector en el que se ha logrado un acuerdo comercial es el automotriz; aunque ahora se busca revisar nuevamente algunos puntos del Acuerdo de Complementación Económica (ACE-55) firmado entre ambos gobiernos en 2002.

Lo anterior podría explicar la escasa presencia de las empresas brasileñas en el país. De acuerdo con datos de la revista Entrepreneur, incluyendo Spoleto, existen sólo cuatro marcas de origen carioca que ofrecen una oportunidad de negocios en México. Mientras que en la edición XXXV de la Feria Internacional de Franquicias (FIF) celebrada en marzo pasado, se presentaron otras dos firmas: Global Franchise Consultoría y Emagrecentro (clínicas de belleza). 

Más allá del intercambio comercial a nivel general entre ambas naciones, Spoleto encontró un excelente mercado en México, del que ha tenido que aprender algunas lecciones. En primer lugar, troplicalizar su menú de alimentos, agregando sobre todo un toque picante a algunas salsas. También los ejecutivos han visto que las estrategias exitosas en territorio nacional pueden ser replicables en Brasil e incluso, otros países de Sudamérica y Europa donde la marca tiene presencia. 

Un ejemplo de tácticas efectivas son las promociones de pasta (como descuentos) en sus sucursales del país. Gracias a esto, la franquicia optimizó la operación de la cocina y eficientó la atención a clientes. “La ventaja es que en México encontramos un socio comercial ideal, acompañado de una inmejorable relación y buena comunicación”, asegura Edwin al referirse a Alberto Diez. 

Buenas prácticas de negocios

Cuando se menciona el término comida rápida, es difícil no pensar en pizza, hot dogs, hamburguesas o incluso, tacos. Algunas de estas opciones se les relaciona como alimentos denominados “chatarra”, por su alto contenido de grasas, condimentos, azúcares, etcétera, y muchas veces calificados como dañinos para la salud. Esta tendencia de fast food, proveniente de Estados Unidos, ha sido una de las razones más señaladas por los expertos como causante de los altos índices actuales de obesidad y sobrepeso en México. 

También es un hecho que cada vez un mayor número de personas se preocupa por mantener una alimentación saludable. Sin embargo, la realidad es que la oferta de restaurantes que cuentan con un menú de comida nutritiva y un servicio rápido (o exprés) aún es escasa. Spoleto detectó estas dos necesidades y les dio solución a través de prácticas de negocios que buscan satisfacer la demanda de un consumidor ávido de opciones saludables y que no siempre dispone de mucho tiempo para comer. 

Asimismo, la franquicia ofrece una experiencia donde “el chef eres tú”, ya que los comensales pueden elegir sus propias combinaciones e ingredientes. Esto se vio reforzado tras la compra de La Genovesa, una fábrica productora de pastas. La transacción, que se celebró en diciembre de 2007, permitió a la marca ofrecer productos frescos, un mejor servicio y, principalmente, una capacidad de respuesta rápida de resurtido para su red de franquiciatarios. 

“La flexibilidad del negocio lo hace apto para todo tipo de inversionista. No es necesario que tenga experiencia en el ramo. Por otra parte, tiene la ventaja de que el 85% de los artículos para montar la franquicia son de origen nacional, al igual que el 95% de las materias primas. De este modo, no sólo aseguramos la estandarización de los procesos, sino que mantenemos estable el costo de operación de la franquicia y no estamos expuestos a la variación en el tipo de cambio”, señala Alberto Diez. 

Spoleto en cifras

Cuota de franquicia: US$25,000
Inversión inicial: de US$90,000 a US$140,000
Regalías: 5%
Retorno de inversión: 24 – 36 meses
Empleados por unidad: 8 a 10
Territorios disponibles: toda la República Mexicana