Emprendedores

El emprendedor que grabó a Baumgartner

El dueño de una cinematógrafa aeroespacial narra su experiencia filmando al hombre que rompió la barrera del sonido.
El emprendedor que grabó a Baumgartner
Crédito: Depositphotos.com

Hace una semana, millones de personas vieron a través de Internet el proyecto Red Bull Stratos, en el cual el paracaidista de caída libre de origen austriaco, Felix Baumgartner, ascendió a la orilla de la atmósfera en un globo de helio y saltó desde 128 mil pies hacia la tierra, rompiendo la barrera del sonido mientras caía.

Lo que probablemente no sabes es el nombre del emprendedor que hizo posible que el mundo pudiera observar la hazaña histórica de Baumgartner: Jay Nemeth de FlightLine Films. Nemeth fundó la compañía en 2007 para proveer cinematografía aeroespacial, incluso antes de que hubiera demanda para ella. 

El equipo de Entrepreneur EE.UU. entrevistó a Nemeth para investigar cómo se involucró con este increíble proyecto y cómo inició en un mercado totalmente nuevo. Te compartimos una parte de la entrevista: 

Entrepreneur: ¿Cómo te involucraste con el proyecto Red Bull Stratos?
Nemeth:
En el 2008, estaba trabajando en el Red Bull Rampage, una competencia de bicicleta de montaña extrema, haciendo fotografías aéreas desde un helicóptero. Después de un día de filmación, cené con el productor quien me preguntó qué otros proyectos tenía. Estaba un tanto reacio a decirle sobre la nueva dirección para mi empresa en la que proveería servicios de imagen y video para la industria espacial privada, puesto que sonaba algo ‘loco’. Él me dijo que Red Bull estaba trabajando en un proyecto que tendría lugar al borde del espacio y que buscaban a alguien que supiera cómo filmar este tipo de cosas. 

Entrepreneur: ¿Cómo preparas a las cámaras para que funcionen en el espacio?
Nemeth:
Pudimos “modificar espacialmente” nuestros equipos al cambiar algunos componentes que fallarían en el vacío, pero las cámaras más grandes usaban ventiladores para mantenerse frías, por lo que diseñé armazones que usaran nitrógeno en vez e intercambiadores de calor para monitorearlos. Decidí construir mi propio equipo: rastreadores ópticos con base en tierra. 

Entrepreneur: Tus cámaras no podían fallar. Como dueño de negocio ¿valió la pena el riesgo?
Nemeth:
Fue un proceso de diseño, ingeniería y de pruebas muy metódico. Probamos constantemente cosas en habitaciones que reproducían el vacío y el frío del espacio; modificamos los parámetros de tiempo, temperatura y otras condiciones que pudiéramos encontrar durante la misión. 

Incluso diseñé el sistema de tal manera de que si perdiéramos la capacidad de controlar remotamente los componentes, Felix pudiera programar los interruptores para que él mismo lo grabara. Simulamos el vuelo tantas veces que este complejo estudio de televisión volador nos era tan familiar como manejar un auto. No le dimos oportunidad; tenía que funcionar. 

Entrepreneur: ¿Qué consejo le darías a otros emprendedores en campos tan vanguardistas?
Nemeth:
Que identifiquen algo nuevo que nadie está haciendo y que tengan lista su parte. Puede que te adelantes a tu tiempo, pero debes ser paciente y esperar a que la industria te alcance. Si te posicionas adecuadamente, serás su primera opción, y probablemente la única. Y, como dicen en la aviación, quieres ser “el número uno en la pista”.