Especiales patrocinados

La flexibilidad de una oficina virtual

El director de una firma que implementa software empresarial descubrió en Regus cómo reducir el estrés de emprender.
La flexibilidad de una oficina virtual
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Los avances tecnológicos han hecho que sea posible administrar una oficina sin contar con un espacio físico. Cada día es más común encontrar emprendedores que inician -y dirigen- una empresa desde la comodidad de su casa o sentados en una banca de un parque o en el sillón de una cafetería.

Tal es el caso de Iván Hiparco, director general de Orusol, una firma que ofrece servicios de implementación de software en plataformas computacionales empresariales especializadas. La labor de Orusol se basa principalmente en entregar capacitación, consultorías y soporte remoto por lo que se concentra en visitar a los clientes en sus propias instalaciones, desde el momento de la venta hasta el relacionamiento de la gente y la ejecución.

Era un hecho. El tiempo que pasaría Iván en una oficina sería muy poco y el gasto que haría en su manutención, demasiado. Sin embargo, sabía que requeriría de una dirección de domicilio comercial (preferentemente, en una ubicación prestigiosa) para recibir paquetes y atender llamadas, así como acceso a salas de juntas para cuando se reuniera con clientes o asociados.  

La necesidad de esta flexibilidad fue lo que motivó al director de Orusol a contratar una oficina virtual hace siete meses, a la par de cuando arrancó su negocio. Para ello, el ejecutivo eligió los servicios de Regus, en el centro de Campos Elíseos, localizado en la colonia Polanco, en la Ciudad de México. “Una oficina virtual es tener todo, menos la oficina”, señala Cati Cerda, directora de Regus México. 



Hasta ahora, esta opción le ha funcionado perfectamente al empresario. Por un lado, le ha facilitado estar en contacto con las compañías extranjeras con las que tiene alianzas, una en Nueva York y otra en Argentina; y por otro, ha conseguido un importante ahorro al evitar alquilar o comprar un inmueble y pagar por el mantenimiento, el agua y la luz.

Hiparco comenta que este esquema le ha generado menos estrés y preocupaciones. “Básicamente, estamos con los clientes o en los lugares donde los clientes quieren que estés”, comenta. Además, ha dejado a un lado las tareas administrativas de la oficina, por lo que se enfoca por completo en su negocio y en satisfacer a los consumidores que requieren sus servicios. 

“La atención que he recibido de Regus es extraordinaria. Por ejemplo, me avisan casi inmediatamente de la llegada de paquetes, me mandan mensajes de los clientes y me enlazan las llamadas siempre sin problemas”, señala el emprendedor.