Marketing

Tips al diseñar tus uniformes corporativos

El uniforme sirve para diferenciarte de la competencia, dar confianza a los clientes y comunicar tu identidad.
Tips al diseñar tus uniformes corporativos
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Los uniformes pueden proyectar una imagen consistente y unificada para las compañías que interactúan constantemente con el público. Éstos permiten que los consumidores identifiquen rápidamente a los empleados o encargados, además les permiten a las empresas tener un control sobre la forma de vestir de su equipo. 

Una investigación realizada por la Universidad de Suffolk, Inglaterra, afirmó que una de las herramientas más eficaces para llegar al cliente es el uniforme.
En este estudio, realizado a más de 260 empresas de 14 áreas distintas, los resultados fueron sorprendentes pues destacaron al uso de uniforme corporativo como herramienta de marketing, incluso por sobre los medios de comunicación como Internet, prensa, radio, TV y publicidad tradicional.

En la actualidad, el uso de uniformes por parte de sus empleados se ha convertido en una necesidad para las empresas debido a la gran competencia que enfrentan en el mercado. El uso de éstos constituye una forma de comunicar la seriedad y presencia de la organización y de ofrecer certidumbre y confianza a los clientes.

Este elemento ayuda a la empresa a concretar la venta de productos o servicios en el momento de la interacción con el usuario, por lo que han pasado a ser parte de la identidad corporativa y la estrategia de mercadotecnia empresarial.

Te presentamos los detalles que deberás tener en cuenta para hacer del uso de uniformes una estrategia eficiente de marketing:

Negocia con los trabajadores
Cuando la empresa trata de implementar unas normas de vestuario corporativo o uniformes laborales, lo ideal es que no tenga que imponerse sino que los propios trabajadores lo asuman como propio, estén de acuerdo e incorporen las ventajas de la medida a su ideario.

Busca un buen proveedor
Un proveedor constante, con experiencia, que pueda garantizarte una continuidad en los modelos a lo largo del tiempo, variedad de tallas, disponibilidad de inventario y posibilidad de suministro en tiempos razonables.

La mayoría de los uniformes están fabricados en poliéster y algodón. Es importante que los materiales permitan que se laven muy seguido y que no requieran plancharse. La esperanza de vida de un uniforme promedio debe ser de cinco años.

Piensa en todos tu trabajadores
Puede parecer obvio, pero es importante que te asegures de que los modelos de uniformes que escojas para los distintos puestos cuenten con versión masculina y femenina y que, además, prevean la situación de las distintas fases de embarazo y, de ser necesario, para personas con sobrepeso o alguna discapacidad.

Piensa en uniformes completos
Los uniformes han de concebirse de forma integral. Todas las situaciones, épocas del año y entornos a los que estará expuesto un trabajador han de estar previstos y contar con las prendas laborales y complementos correspondientes.

Considera el deterioro
Deberás tener en cuenta que estos elementos sufrirán un desgaste lógico que será distinto en función del entorno de trabajo. Así deberás prever reposiciones cada cierto tiempo para que se mantengan siempre en buen estado. También debes ofrecer a los trabajadores la posibilidad de adquirir elementos del vestuario por extravío o necesidades adicionales.

Colores y diseño institucional
Muchas veces los uniformes se bordan o parchan con el logotipo lo cual es una muy buena idea. Además, los colores institucionales deben ser resaltados en los colores de las telas de los uniformes.