Planes de negocio

10 preguntas para evaluar tu idea

Responde estas cuestiones para asegurarte de que tu proyecto es viable y cumple con tus expectativas económicas y personales.
10 preguntas para evaluar tu idea
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

¿Tienes una idea de negocio por la que estás emocionado, pero no estás del todo seguro si es realizable? Lo que necesitas hacer es poner a prueba el concepto y ver cómo responde a una serie de preguntas de rigor.

“Siempre estás probando”, dice Andre Marquis, director del Lester Center for Entrepreneurship en la Universidad de California. “Con lo que comienzas raramente es lo mismo con lo que terminas”.

Pero, ¿por dónde iniciar? Te damos 10 preguntas básicas que debes hacerte para evaluar tu idea de negocio antes de lanzarte a la aventura emprendedora:

1. ¿Cuál es el perfil de tu consumidor?

Quizá tu idea de producto o servicio parezca la solución perfecta para ti, ¿pero puedes identificar a una base de consumidores más allá de ti? Pregúntate cuáles son los problemas de tu consumidor y cómo tu producto o servicio puede ayudarle a resolverlo, dice Alexander Osterwalder, co-auto de Business Model Generation. 

2. ¿Qué estoy reemplazando?

Cualquiera que sea tu idea, alguien allá afuera está comprando algo en lugar de eso, dice Jim Pulcrano, director de IMD, la mejor escuela de negocios de Suiza. Pregúntate qué hace a tu producto lo suficientemente atractivo como para reemplazar aquello que ya está en el mercado.

Esto no debe limitarse a aquellos productos con fines similares al tuyo, dice Pulcrano. También puedes echarle un vistazo a los hábitos de compras de tu target y considerar cómo podrías lograr que compraran tu producto en vez de aquello en lo que están gastando actualmente.

3. ¿Cómo puedo demostrar esta idea a otros?

Hacer tu idea tangible es posible, dice Steven Stralser, profesor de emprendedurismo en Thunderbird School of Global Management en Arizona. Eso puede significar crear bocetos o trabajar en un prototipo. Al pensar cómo puedes representar fácilmente tu idea a los demás empezarás a ver qué tan sólida es.

4. ¿A quién necesitaré en mi equipo?

En las primeras etapas, necesitarás identificar a quiénes puedes dirigirte para recibir consejos honestos e informados sobre tu idea, afirma Strasler. Y pronto, también deberás pensar en aquellos cuya inteligencia y habilidades te gustaría tener contigo, ya sea para el desarrollo del producto, marketing o cualquier otra área. Busca la manera en que esas personas puedan interesarse en involucrarse contigo. 

5. ¿Qué recursos necesito?

¿Cómo puedes hacer que esta idea se haga realidad? Responder a esta pregunta requiere que pienses qué recursos necesitas, incluyendo desde fábricas de producción hasta espacio de oficinas. Haz una lista de los recursos clave y piensa cómo podrías obtenerlos antes de invertir mucho dinero y tiempo en probar y desarrollar el producto.

6. ¿Qué tan largo será mi ciclo de compra?

Debes saber cuál será el ciclo de compra de tu producto o servicio para que puedas estimar tus necesidades de flujo de efectivo. Conforme más largo sea el ciclo, más dinero necesitarás conservar antes de obtener ganancias. Por ejemplo, si vendes tecnología para un hospital tu proceso de compra será de alrededor de 18 meses, mientras que si vendes una aplicación móvil la compra será instantánea.

7.  ¿Cuál es un pronóstico de ventas razonable?

Debes analizar la operación del negocio lo suficiente como para tener un pronóstico de ventas sólido, dice Strasler. Por ejemplo, si quieres abrir un restaurante, no sólo bases tu pronóstico en las ventas anuales del restaurante en tu ciudad. Para un estimado más específico, considera el tamaño y capacidad de tu restaurante, la cuenta promedio y las horas de operación.

8. ¿Qué tanto potencial de crecimiento ofrece mi idea?

Piensa en qué tan grande quieres que sea tu negocio y analiza si tu idea empata con tus expectativas. Por ejemplo, si estás haciendo software, construyendo simuladores o haciendo algo a mano, debes estar consciente de que no puedes crecer igual que si produjeras en masa. “¿Estás vendiendo tu tiempo, que es finito, o vendes un producto del que pueden venderse millones?”, dice Marquis. “Muchas veces esto no es obvio para algunas personas.

9. ¿Tengo las habilidades necesarias?

Tener una idea y ejecutarla son dos cosas muy distintas. Sé honesto al evaluar si estás calificado para convertir tu idea en un negocio, dice Pulcrano. Si una idea requiere habilidades muy técnicas o experiencia que careces, ¿podrías encontrar a alguien que se hiciera cargo de ello?

10. ¿Puedo verme a mí mismo haciendo esto los próximos dos años?

Tener una idea puede ser emocionante, ¿pero estás dispuesto a dedicar tu vida o al menos los próximos dos años en ella? ¿Tienes el apoyo de tu familia, amigos y mentores, y estás dispuesto a hacer los sacrificios necesarios?