Finanzas

7 formas de aumentar tus ganancias

Incrementa tus márgenes usando estas estrategias de precios y novedosas combinaciones de venta de productos.
7 formas de aumentar tus ganancias
Crédito: Depositphotos.com

Para empezar, ¿crees que tu negocio tiene problemas con los precios? Quizás tenga que ver más bien con la combinación de productos o servicios que estás ofreciendo al público. Ello se debe a que las mejores estrategias de precios implican hacer ajustes en tus ofertas.

Así, más que incomodar a tus clientes subiendo los precios, podrías presentarles una nueva versión “premium” de algún artículo, que en consecuencia se vendería a un precio superior. O bien, ofrecerlo al costo, pero incluirlo en un paquete de productos complementarios que puedes vender con márgenes más altos. Ambas estrategias apelan a atributos básicos de la naturaleza humana: algunas personas siempre comprarán lo mejor, y es más probable que alguien que adquiere una cosa se lleve algo más.

A continuación encontrarás siete maneras en que podrías incrementar tus márgenes de ganancia haciendo experimentos con tus presentaciones:

1. Hacer una oferta de precio castigado. La finalidad es atraer más consumidores conscientes del precio, es decir, personas que estén buscando una ganga y que aún así valga la pena (para ti) porque puedes exprimirle una pequeña ganancia a cada producto. Ésta es una idea de negocios a la antigua: si viajabas en tercera clase en los trenes de principios del siglo XIX, tenías que vestir impermeable ya que los vagones no tenían techo.

Cabe señalar que esto no se debía a que el servicio de ferrocarril no pudiera costearlo. Más bien te ponían en esa situación porque entonces podían obtener una ganancia brindándote el servicio. Sin embargo, también querían que la experiencia fuera lo suficientemente dura como para que la gente acomodada nunca viajara en tercera clase.

2. Bueno, mejor, el mejor. Cuando se sustituyen unos productos por otros, la estrategia clásica es: “bueno, mejor, el mejor”. Si tomas un vuelo largo, puedes elegir entre turista, business y primera clase. Por otra parte, una tienda de abarrotes puede vender Cheerios genéricos, los auténticos Cheerios de General Mills y además un cereal orgánico de gama alta tipo Cheerios.

La idea es seguir atrayendo a los clientes que andan a la caza de una oferta, pero tener un margen mucho mayor en el precio de productos o servicios premium, pues la persona que desea viajar en primera clase o comer cereal elaborado de manera sustentable no se va a preocupar demasiado por el precio. Y cuando este factor no tiene tanta importancia, la gente optará por “el mejor” producto.

3. Encontrar un gancho. McDonald’s es capaz de vender una hamburguesa doble con queso con pérdidas porque sabe que seguramente al mismo tiempo los consumidores adquirirán papas fritas y refrescos (que son más rentables). La idea es usar el producto que funciona como gancho para hacer que los clientes crucen la puerta y, una vez que están adentro, venderles alimentos con mayores márgenes para la empresa.

4. Regalar un artículo durable para vender consumibles. Gillette tiene muy bien implementada esta estrategia con los rastrillos para rasurar. Incluso, puede enviar rastrillos gratis por correo, sabiendo que generarán ganancias por la venta de los correspondientes cartuchos de repuesto. Por lo tanto, el consejo es obsequiar un producto duradero que el consumidor usará prácticamente para siempre y luego haz dinero vendiendo los artículos desechables que requerirá.

5. Agregar accesorios. Cobra márgenes más altos por accesorios que van con un producto determinado. Por ejemplo, una persona que adquiere una bicicleta quizá quiera un casco, rodilleras y una campanilla. Así que conquista a los consumidores ofreciéndoles un producto principal en el cual basen su decisión de compra (como la bici) y después “tiéntalos” a adquirir accesorios que tengan un margen mayor (para ti).

6. Ofrecer productos opcionales. Una comida a bordo o una bolsa metida en el compartimiento superior solían ser parte del precio de un boleto de avión. Ahora los pasajeros tienen que pagar extra por todo eso. Y es que las aerolíneas se dieron cuenta de que el elemento decisivo es el precio del boleto en sí. Por lo que una vez que te tienen cautivo en el avión, pueden venderte un sándwich a un alto precio.

La idea es separar productos y servicios de la oferta para convertirlos en complementos (muchas veces necesarios).

7. Paquetear. Más que fijar precios adicionales que se basen en crear conjuntos de productos con márgenes más elevados alrededor del artículo que motiva la decisión, de lo que se trata es de incrementar el volumen de ventas ofreciendo las cosas en paquete para lograr que la gente compre más. Por ejemplo, la intención del paquete TriplePlay es incrementar el número de usuarios del servicio de televisión que también opten por contratar teléfono e Internet por cable.

Incluso, podría haber alguien que de todas maneras adquiriera las tres cosas; sin embargo, lo más probable es que no lo haría sin la oferta del paquete de por medio.