Startups

Cómo aprovechar tu inexperiencia

Descubre cómo convertir tu falta de conocimiento y energía en tus mayores ventajas competitivas frente a los grandes.
Cómo aprovechar tu inexperiencia
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Iniciar un negocio puede ser ambas cosas, emocionante y agonizante. Es increíble cuando las cosas funcionan como quieres, cuando tu producto consigue un buen lanzamiento, consigues un cliente importante o cautivas a un inversionista. Sin embargo, también está la otra cara; tal vez tú no obtuviste financiamiento y tu competidor sí, o quizás alguien lanzó tu idea antes que tú.

El punto es que el emprendimiento está lleno de subidas y bajadas, y competir con personas más grandes y experimentadas que tú también te puede desmotivar. Por eso, te decimos cómo puedes usar tu inexperiencia como un valor competitivo:

Cambia la idea sobre tu juventud
Es cierto, la experiencia y el tiempo traen consigo sabiduría, pero también los emprendedores de más edad tienen menos flexibilidad y energía. Como un emprendedor joven y entusiasta con una nueva empresa, tienes una verdadera ventaja en el mundo de los negocios. Muestra tu inexperiencia como una ventaja ante los ojos de colegas e inversionistas potenciales. Además, cuando se te presente un reto o un obstáculo, utiliza tu vigor juvenil para experimentar y regresar con éxito.

Sé humilde y honesto
Cuando entras al competitivo mundo de los negocios, es tentador intentar impresionar a la gente. Memorizar ciertas palabras o jerga del sector, vestirte como comúnmente no lo haces e intentar convencer a los demás que eres otra persona es contraproducente ya que puedes parecer artificial y desesperado.

Mejor sé honesto con tus colegas y tu red. Reconoce tu falta de experiencia y muestra disposición a aprender. Las personas experimentadas reconocen el poder energético de la juventud, por lo que se sentirán contentos por contar con su presencia.

Si constantemente te rechazan por tu falta de experiencia -que ocurrirá-, no te preocupes. Sigue avanzando y nunca comprometas tus ideales. Tarde o temprano te encontrarás con personas que valoren tu falta de experiencia y habilidad para cuestionar las ideas y prácticas tradicionales.

Mantén la mente abierta
En tu camino a obtener experiencia es fácil perder la pasión y curiosidad. No caigas en esa trampa, mejor combina tu energía juvenil con el trabajo duro y conviértete en un apasionado del proceso de aprendizaje. Cree en ti mismo y pronto harás que los demás también lo hagan.

En un futuro, cuando ya seas un empresario consolidado, nunca olvides al músculo creativo que te ayudó a alcanzar el éxito. Sigue buscando información fresca y siempre rodéate de personas con imaginación, actitud y talento, sin importar su edad.