Plan de Negocios

Qué considerar antes de expandir un negocio

Antes de llevar tu empresa a nuevos territorios o diversificar tu oferta, revisa si tienes lo necesario para triunfar.
Qué considerar antes de expandir un negocio
Crédito: Depositphotos.com

¿Qué debes considerar antes de expandir tu negocio? La respuesta comienza con tu mismo plan estratégico. ¿Estás construyendo una compañía con la idea de venderla en cinco años, o esperas seguir creciendo con ella por los próximos 50?

Conforme más corto sea el plazo de tiempo, más necesitarás enfocarte en lanzar un gran producto en lugar de diversificar tus líneas de negocio o investigar nuevos mercados. Si, en cambio, tu visión es a largo plazo, deberás saber cómo puedes mejorar tu operación actual mediante estas tres áreas clave de crecimiento:

Geografía. Esto incluye replicar tu negocio en una nueva locación para atraer nuevos clientes.

Capacidad. Esta categoría incluye investigar a profundidad a tu equipo, habilidades, tecnologías, procesos y productos. Recuerdo una forma en que esto funcionó: Una marca de impresión con la que trabaje se expandió al comprar una tienda que ofrecía servicios de imprenta de alta velocidad, y después vendió estos servicios a sus clientes.

Mercados. Para mantener las cosas simples, defino a los mercados como la venta de tu producto o servicio existente a una nueva demografía o para un uso novedoso. Por ejemplo, un restaurantero  que antes sólo servía comida y cena, abre el servicio de desayunos con un nuevo menú.

Una vez que identificaste cómo tu compañía puede crecer en una o varias de estas áreas, ahora debes pensar cómo harás que funcione. Es esencial que entiendas que estás apostando a que puedes perder. Por lo tanto, deberás crear diversos modelos financieros que señalen las necesidades de tu compañía para poder completar la expansión y tener una idea de cómo se verá después. Esto es lo que necesitas para hacerlo:

-  Crear modelos que abarquen expectativas de éxito bajas, asumidas y altas. Debes estar mentalmente preparado para trabajar en cualquiera de esas situaciones. Enlista proyecciones de ingresos, márgenes de pérdidas y costos operativos. Estos modelos también deben incluir otros temas como inventario, activos, cuentas a pagar y cualquier deuda que se emita para alcanzar el punto de equilibrio.

- Ten en cuenta los cambios que habrá en tu operación actual debido a las nuevas adiciones. ¿Tendrás algún despido, contratación o descontinuarás algún producto u operación? Te sorprenderás cómo cambian estos factores, a comparación de la primera idea que tuviste.

- Estima el valor de la compañía antes y después del proceso de expansión. Podrías notar que el incremento no es demasiado sustancioso para los esfuerzos y dolores de cabeza que conllevará hacerlo.

- Define cómo pagarás todo. ¿Usarás un préstamo bancario, buscarás inversionistas privados, venderás acciones…? Ten en mente que integrarte a otra empresa o expandirte hacia un nuevo territorio puede tomar más de un año. Además es costoso y requiere mucho trabajo.

Por eso, es básico que no olvides dirigir tu negocio actual.  Es muy común que los emprendedores, deslumbrados por sus atractivos planes de expansión, pierdan la vista de las operaciones diarias de lo que ya es un negocio rentable. Y, al final del proceso, terminan con una empresa que se encuentra en peor estado que cuando iniciaron.