Startups

5 ingredientes de una idea ganadora

Descubre si tu proyecto de negocio es viable y rentable, antes de invertir mucho tiempo y dinero en él.
5 ingredientes de una idea ganadora
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Las ideas vienen en todos los tamaños y formas. Pero mi experiencia y la de muchos más me han demostrado que las ideas ganadoras (aquellas que son rentables, fáciles de licenciar y atractivas) comparten características similares. Por sólo nombrar alguna, pavimentan un camino hacia el éxito superando la mayoría de las barreras para traer un producto al mercado incluso antes de que el emprendedor haya gastado cantidades significativas de tiempo, dinero y energía en una idea de negocio.

Analiza tu idea y descubre si cuenta con estos cinco ingredientes:

1. Un mercado sustancioso
Si tu producto no es atractivo para un mercado suficientemente grande, quizá nunca recuperes el costo de hacer tu idea realidad. Poniéndolo más simple, estás perdiendo tu tiempo. No te imagines si existe o no suficiente demanda para superar el costo de la manufactura, distribución y marketing para tu idea. Haz tu tarea, usa Internet e investiga cuál es el tamaño del mercado. ¿Quién piensas que comprará tu producto? ¿Dónde lo hará?

Hace algunos años leí un artículo acerca de la necesidad de incluir más espacio en las etiquetas de productos, desde medicinas hasta bebidas. La oportunidad se me presentó repentinamente. Todo el mundo compra medicinas y botellas de agua o de refresco. Usé internet para investigar qué tan grande era la industria de empaques; el mercado era inmenso. Esto me llevó a desarrollar una etiqueta rotatoria que solucionaba este problema.

Un buen indicador de un mercado sustancioso es la existencia de otros productos que buscan resolver los mismos problemas que tú. Si tu idea es tan revolucionaria que no hay ni un solo producto parecido, eso presenta nuevos retos. Eso no significa que tu idea no sea buena, sino que será aún más difícil ejecutarla.

2. Tecnología de manufactura existente
No puedes subestimar la importancia de esto. Muchos emprendedores ignoran la realidad de la manufactura demasiado tarde. Los productos que requieren equipos novedosos de manufactura son tremendamente costosos. Contacta a empresas manufactureras para determinar cómo podrías desarrollar productos; esto hazlo en internet o asistiendo a ferias o eventos de la industria. Muéstrales el boceto de tu idea (idealmente con dibujos CAD) y pregunta cuánto costaría realizar 100,000 unidades.

Siempre asegúrate de tener alguien con quien trabajar. Pero antes de mostrar tu idea a cualquier persona, asegúrate de haber iniciado el registro de marca y propiedad intelectual (en México, se hace ante el IMPI). Estos procesos no son costosos y te permitirán proteger tu idea.

3. Un precio de retail aceptable
¿Cuánto costará manufacturar tu idea? Si tu producto inicialmente es significativamente más costoso que los productos similares ya existentes, entonces debes reflexionar. La mayoría de los retailers no estarán dispuestos a vender y tener en inventario a un producto que no cuenta con un precio de venta efectivo.

4. Un beneficio que se resume en una sola oración
Muchos emprendedores fracasan en entender que realmente lo que están son beneficios, no ideas. Los beneficios son los que motivan a los consumidores a comprar productos. De la misma manera, tú debes vender el beneficio que ofrece tu idea a cada persona con la que te encuentres, ya sea un inversor, distribuidor, proveedor, retailer o cliente.

¿Tu beneficio es único? ¿Es significante? Por ejemplo, la frase que uso para mi tecnología de etiquetado es: “Esta nueva etiqueta añade 75 por ciento más espacio a tu empaque”. Si no se te ocurre una descripción fácil y contundente, podría ser un indicador de que el beneficio de tu idea no es lo suficientemente sólido o que, simplemente, no tiene uno.

5. Una interfaz amigable para el usuario
Además de tener un pitch de una oración, quieres que sea fácil para los consumidores entender cómo usar tu producto por sí mismos. Por ejemplo, cuando estaba desarrollando mi tecnología de etiquetado, ponía una imagen de una mano girando la etiqueta de mi prototipo para mostrarles a las personas lo que necesitaban para usarlo.

Si tu idea es tan nueva y compleja que los consumidores necesitan aprender cómo funciona, esto tendrá un costo extra para ti. Muchas empresas no están dispuestas en invertir en una idea tan radical. Crear una buena estrategia de marketing ya es difícil; tener que describir tu idea además de vender es muy retador. Haz tu producto lo más intuitivo posible, esto te ayudará a hacerlo más vendible.