Emprendedores

8 tipos de relaciones del emprendedor

En el desarrollo del negocio es importante que identifiques qué amistades nutrir y cuáles evitar.
8 tipos de relaciones del emprendedor
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

La mayoría de los emprendedores asume que la clave del éxito está en el trabajo duro, la dedicación y en pasar muchas horas en la oficina. Sin embargo, su efectividad también depende de qué tan bien desarrollan sus relaciones, ya sea con familia y amigos u otros líderes de negocios.

Primero, es necesario descifrar si estas relaciones son de trabajo, amistad o rivalidad. Las amistades de trabajo, según la experta en ambientes laborales la Dra. Jan Yager, se refieren a aquellas relaciones que aunque no se han convertido en verdaderas amistades, son mucho más cercanas que las de meros conocidos. En su libro sobre este tema (Who's That Sitting at My Desk?), Yager explica la importancia de controlar todas las relaciones laborales.

Asimismo, la experta sugiere que tanto el emprendedor como los miembros del equipo reconozcan los aspectos positivos y negativos de cada tipo de relación. Y más importante aún, que desarrollen las relaciones correctas y eviten aquellas que afectan su negocio o carrera. Un empresario debe ser particularmente sensible en entender cómo funcionan estas relaciones, debido a que pueden impulsar o afectar su negocio.

Te compartimos los tipos de relación que un emprendedor se puede encontrar y cómo hacer que funcionen:

1. El conocido. Cualquier relación de negocio inicia con una presentación y un reconocimiento formal de los roles de cada uno. La gran parte de las relaciones nunca cruza este nivel, lo que resulta en una mala comunicación y en falta de colaboración. Por eso es crítico pasar a la siguiente etapa.

2. El mentor. Esta clase de relación de trabajo es muy productiva, y resulta cuando una parte, más conocedora y experimentada, tiene un papel activo en el avance del otro. Cuando ambas partes contribuyen, es una relación poderosa que beneficia a los dos, así como al negocio.

3. El abogado. A diferencia de un mentor, que es una especie de coach y maestro, el abogado es aquel que te inspira a ser lo mejor posible. Los mejores abogados lo hacen porque les importas como persona, no por tus aspiraciones laborales. Tu negocio se puede beneficiar de esto, aumentando tu productividad, moral y desempeño.

4. El pionero. Esta persona es la que siempre va un paso adelante y disfruta establecer un ejemplo a seguir, el cual te motiva e inspira. Aunque no se trata de una competencia como tal, seguir a un pionero te ayudará a convertirte en un pionero para los demás. Esto impulsa a construir relaciones más sólidas en tu empresa y, por tanto, una startup más sólida.

5. El comunicador. Es la persona que siempre está buscando las últimas noticias y que te mantiene al tanto de lo que sucede fuera y dentro de tu negocio. A diferencia de un chismoso, la información provista por el comunicador se comparte de manera positiva, ayudándote a trabajar mejor.

6. El amigo. Existen tres condiciones que acompañan la transición de una relación laboral a una amistad más íntima: Un deseo compartido de pasar al siguiente nivel, expandir las situaciones laborales hacia experiencias no relacionadas con el trabajo y compartir temas que requieren confianza. Este tipo de relación puede ser buena para el negocio.

7. La pareja. Cuando la relación es apropiada, aceptada por la empresa y bien vista por ambas partes, establecer un romance con alguien en el negocio puede ser muy positivo para tu vida personal y laboral. En la otra mano, podría causar problemas emocionales, dolor e incluso el fracaso de la empresa. Por eso, si decides dar este paso es esencial que lo hagas con cautela.

8. El rival. Una relación de rivalidad entre dos miembros de una startup siempre es tóxica para una empresa, por lo que es importante tomar acción rápidamente para salvar el negocio. Algunas de estas relaciones pueden revertirse y transformarse en amistades, pero primero hace falta que las dos partes cambien.