Columnas

¿Por qué tener un coach ejecutivo?

Ricardo Shahin presenta su primer post sobre las ventajas de tener un coach al iniciar y crecer un negocio.
  • ---Shares

No todos los emprendedores nacen con habilidades gerenciales y administrativas. Y hoy más que nunca es de vital importancia para los directivos tener un coach; una persona que los guíe para la consecución de sus metas.

Aunque si bien esto es cierto en cualquier circunstancia y momento del negocio, es especialmente importante en estos tiempos difíciles que los dueños de empresas cuenten con este apoyo, debido a que son ellos los responsables de dar resultados y lograr los objetivos de la organización.

En este primer post me gustaría hacer una breve introducción a lo que es el coaching ejecutivo y cuáles son los beneficios que ofrece al líder de un negocio. En resumen, el coaching se trata de acompañar a un empresario para que saque lo mejor lo mejor de sí mismo; a evolucionar y conseguir un crecimiento personal y profesional.

Sin duda, ésta es una de las metodologías más poderosas para conseguir y mantener un alto desempeño de los ejecutivos y de las empresas. Es un modelo conversacional estructurado que busca desarrollar al máximo el potencial de los líderes de negocios, generando acciones proactivas, con el fin de obtener resultados extraordinarios.

En mi experiencia como coach ejecutivo -que incluye a clientes de marcas como  Banamex y Fincomún- he identificado que son 13 las principales ventajas que tiene dejarse, como emprendedor o empresario, aconsejar por un coach ejecutivo. Se las comparto:

1. Enfocarse en los objetivos e identificar qué acciones se necesitan realizar para que se hagan realidad.
2. Generar y mantener compromisos, responsabilizarse de sus acciones y moverse hacia donde quiere ir.
3. Detectar, acceder y aplicar sus conocimientos, habilidades y talentos.
4. Cambiar uno o varios comportamientos que le impiden dar lo mejor de sí mismo.
5. Elevar una competencia al siguiente nivel de desarrollo.
6. Clarificar de manera continua los aprendizajes que incrementan su capacidad de acción y obtención de resultados.
7. Establecer objetivos de manera efectiva y aprender a medir los avances.
8. Generar nuevas ideas, posibilidades y perspectivas.
9. Tomar acciones diferentes a las actuales y que no le han dado los resultados esperados.
10. Administrar eficazmente el tiempo para equilibrar la vida privada y profesional.
11. Mejorar las relaciones con superiores, pares, colaboradores, proveedores y clientes.
12. Resolver conflictos y problemas cuando éstos se presenten.
13. Aprender a tomar decisiones difíciles.

Asimismo, es muy importante comprender que, con la figura de un coach, el emprendedor no se sentirá solo en el proceso de iniciar y crecer su negocio. Finalmente, el cliente cuenta con todos los recursos y la solución; y es tarea del coach observar el panorama holístico y proponer, junto con el directivo, acciones para mejorar su desempeño.

Con este blog me gustaría acompañar a los emprendedores quienes, sobre todo en los inicios del negocio, pasan muchos momentos de soledad y frustración ante los grandes desafíos que se presentan, para ayudarlos a descubrir cómo equilibrar mejor su vida personal y trabajo, motivar equipos y definir procesos que generen los resultados deseados en su empresa.