Startups

Inventive Power: Visión verde

Esta empresa ofrece a las industrias una tecnología solar para calentar agua que les permite ahorrar y ser más competitivas.
Inventive Power: Visión verde
Crédito: Depositphotos.com

Como muchos de los grandes negocios, Inventive Power nació a partir de un proyecto universitario. Cuando Ángel Mejía y Aldo Agraz estudiaban ingeniería mecatrónica en el Tecnológico de Monterrey campus Guadalajara, desarrollaron un prototipo de tecnología de concentración solar para el calentamiento de agua, enfocada en la industria. “La mayoría de los productos existentes está diseñada para complejos residenciales”, afirma Ángel.

Investigando para su trabajo final, los estudiantes encontraron una buena oportunidad para emprender. De acuerdo a las cifras que recopilaron, el 65 por ciento de las industrias utilizaba calderas en sus plantas, las cuales funcionan a base de gas, diesel o combustóleo. Este recurso parecía un tanto obsoleto: no sólo era altamente contaminante, sino también muy costoso para las compañías.  

Debido al mercado potencial de su proyecto -que atiende a industriales en el sector alimenticio, hospitales y hoteles, entre otros- los empresarios fueron acreedores del Fondo Pyme, por parte de la Secretaría de Economía (SE). Este apoyo les permitió pasar, en 2010, de un spin-off universitario a una empresa  rentable que actualmente está conformada por siete personas, incluyendo a los fundadores y a Nydia Godoy, quien es socia y se encarga de las finanzas.

No obstante, el mayor impulso lo consiguieron en noviembre de 2011, al obtener el Fondo a la Innovación Tecnológica, otorgado por la SE y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT). Esta inyección de capital les permitió desarrollar y comercializar su producto, cuya patente está en proceso en México y en otros países, incluyendo Estados Unidos, donde pronto esperan exportar su tecnología.

“Si tienes una idea de negocio no te esperes a tener dinero. Platícala, valídala con clientes reales y asegúrate de que exista una demanda”, afirma Ángel. El emprendedor, quien también funge como jefe de Marketing, narra que antes de contar con el producto final presentaron el prototipo a clientes potenciales a quienes convencieron de adquirir su concentrador solar. A la fecha tienen instalados 12 proyectos en distintos estados de la República y esperan cerrar el año con ventas superiores a los $8 millones de pesos.

Entre las lecciones que han aprendido en estos casi tres años de aventura empresarial está la importancia de adaptarse a las necesidades y posibilidades del mercado. Y es que su equipo -de diseño y manufactura completamente mexicana- tiene un precio alto, lo que significaba un reto debido a que, por lo general, las empresas no tienen presupuestos asignados para la compra de sistemas de energía renovable.

Por ello, decidieron ofrecer el esquema de arrendamiento. “Nuestros clientes pueden ir pagando el equipo con los ahorros que produce instalarlo. En 60 meses (dependiendo del esquema que elijan) la tecnología será suya y verán los beneficios económicos y tecnológicos”, sostiene el ingeniero. Según Mejía, sus sistemas brindan una temperatura de aporte mayor a los tradicionales (60-200 ºC) y reduce hasta en un 80 por ciento el consumo de combustible para generación de calor. 

Inventive Power actualmente está en una etapa levantamiento de capital para crecer de una manera más acelerada. Y van por buen camino. Además de aumentar su cartera de clientes, han participado en varias iniciativas que les han ayudado a tener mayor proyección, como su asistencia a la Cumbre de las Américas 2012, en Cartagena, Colombia, y el Desafío Intel, en el que resultaron ganadores del primer lugar en México y segundo a nivel Latinoamérica.

Pero para Ángel, la principal razón para que un negocio verde tenga éxito es encontrar un nicho de mercado. Y en este punto los emprendedores tapatíos dieron en el clavo: Las industrias necesitan reducir sus costos energéticos y disminuir sus emisiones de CO2 para mejorar su competitividad. “Este mercado (el de agua caliente, vapor o calor para deshidratación), tan sólo en el país, tiene potencial de más de $135 millones de dólares anuales, mientras que en Estados Unidos supera los mil millones”, afirma el co-fundador de la empresa.