Consultoría

4 tips para evitar conflictos entre socios

Las fallas en la comunicación entre los fundadores pueden llevar una empresa al fracaso. Aprende a manejarlas.
4 tips para evitar conflictos entre socios
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Cuando Ari Mir y Amos Elliston se conocieron como colegas en una startup en Los Ángeles, California, instantáneamente hicieron clic y empezaron a compartir ideas para crear un negocio en conjunto. Siete años después lanzaron Pocket Change, una firma que busca crear un sistema de recompensas a través de aplicaciones en smartphones.

Lanzada en 2012, esta empresa ha levantado USD$5 millones en capital de riesgo. Aunque tanto Elliston como Mir disfrutan la compañía del otro, ambos concuerdan que el éxito de su sociedad se debe a que han establecido límites y que han mantenido su vida personal fuera del negocio.

Esta división entre vida y trabajo limita las exageraciones cuando se trata de temas relacionados con el negocio, dice Mir. “No somos mejores amigos”, afirma. “Necesitas tener cierta distancia o siempre llevarás las cosas a un plano personal”.

Los desacuerdos y discusiones entre co-fundadores pueden hundir a la empresa, antes incluso de que ésta empiece. Por eso te compartimos cuatro formas de manejar esta relación:

Obtén la perspectiva de un tercero
La mayoría de las startups no cuentan con un consejo administrativo, pero esto no significa que no necesiten tener el punto de vista de alguien externo. Es recomendable que los fundadores se reúnan mensualmente para analizar las metas de la empresa y los retos enfrente de dos o tres mentores.

Presentar estos temas a un tercero ayuda a evitar que los socios se acusen entre ellos de tomar decisiones incorrectas. Por ejemplo, socios que discrepan sobre el precio de su producto pueden presentar esta disyuntiva ante sus mentores (con sus respectivos argumentos), en lugar de tener un conflicto entre ellos.

Tener este hábito también coadyuva a los fundadores a obtener una perspectiva fresca de sus decisiones, ya que los mentores y asesores no son parte del día a día del negocio.  

Resuelve problemas antes de que sucedan
Al igual que elaboran un Plan de negocios, es una buena idea que los fundadores se sienten juntos a discutir sobre los posibles problemas y piensen en soluciones antes de que ocurran.

Por ejemplo, podrían establecer el tiempo que cada socio debe permanecer en el negocio y cómo se manejarán problemas personales, como una enfermedad. También es importante discutir cuándo y cómo se pagará a cada fundador y las estrategias para crecer el negocio. Podría pasar que uno de los socios prefiriera conservar las ganancias, mientras que él otro apostar por reinvertirlas para crecer.

Tomarte el tiempo suficiente para hablar sobre lo que es importante para cada uno puede prevenir conflictos en el futuro y fallas en la comunicación. Es mejor que este ejercicio lo hagas en el principio, cuando ambos están emocionados y comprometidos con la empresa.

Define las responsabilidades de cada uno
Si alguno de los fundadores no está “jalando parejo”, se puede generar resentimiento entre ellos. Una forma de evitar esta situación es distribuir el trabajo y atribuir responsabilidades a cada miembro.

Esto se puede lograr con una breve junta semanal donde se discuta la carga de trabajo. Se disminuirá la atención y se aprovecharán mejor las fortalezas de cada socio. Por ejemplo, en lugar de dividir las tareas a la mitad (si son dos socios), uno de ellos podría enfocarse en el marketing, mientras que el otro lo hace en las operaciones. Claramente, esta división se hace en base a las cualidades de cada fundador.

Considera a todos los socios en la toma de decisiones
Para muchos socios de negocios, tomar hasta las más pequeñas decisiones de negocio puede convertirse en un proceso doloroso y lento que atrase la trayectoria de la empresa. Aprender cómo negociar efectivamente con tus co-fundadores te ayudará a evitar problemas potenciales.

Al negociar una decisión importante, es recomendable que los socios se enfoquen en los objetivos, y no en otros temas. Por ejemplo, si quieres agarrar dinero de la empresa para pagar las deudas de la compañía, haz una lista de los beneficios de hacerlo. Cuando llegues a la mesa de negociación, discute formas de alcanzar esta meta.

Es importante también evitar otro error: dar concesiones sin recibir nada a cambio. Si, supongamos, están por tomar una decisión relacionada a la contratación de un empleado, un socio podría querer contratar a alguien del que el otro no está tan seguro. Una solución podría ser definir un periodo de prueba de tres meses. Así, ambos lados ganan.