Recursos Humanos

¿Tus empleados deben trabajar desde casa?

El teletrabajo tiene sus ventajas y desventajas. Conoce algunos modelos y elige el que mejor se ajuste a tus necesidades.
¿Tus empleados deben trabajar desde casa?
Crédito: Depositphotos.com

La CEO de Yahoo, Marissa Mayer, desató polémica al decretar que los empleados del gigante tecnológico ya no podrán trabajar desde casa. Y ahora Best Buy está siguiendo esta iniciativa para sus empleados corporativos. Mayer estableció que la meta es lograr mayor colaboración, y podría tener razón: Un estudio, conducido por Isaac Kohane de Harvard Medical School, sugiere que la proximidad entre colegas es fundamental para la innovación.

Sin embargo, también hay una investigación que sugiere que los empleados que trabajan desde casa pueden ser más productivos que sus contrapartes oficinistas. Y muchos negocios, tanto pequeños como grandes, han descubierto que la telecomunicación puede crear un ambiente con “lo mejor de los dos mundos” y generar empleados más felices, productivos y leales.

“Trabaja en la oficina para colaborar con el equipo”, observa Amy Marshall, jefa de operaciones en la empresa de marketing por internet Fathom Columbus, “y trabaja desde casa para conseguir que las cosas se hagan a tiempo y con menos interrupciones”.

Haciendo que funcione
Para conseguir que la telecomunicación funcione, en parte se necesita estar seguro que los empleados cuenten con las herramientas para ser productivos -como teléfono, computadora y conexión a internet-; pero, por otro, debes asegurarte de que estén listos para esta responsabilidad.

“Muchas empresas deciden si alguien puede trabajar desde casa basándose en el mismo trabajo: ¿Puede hacerse remotamente?”, afirma la psicóloga clínica Aubrey Daniels. “Y esto es un grave error administrativo. La decisión debería basarse en si la persona se ha ganado el privilegio de trabajar desde casa. Si el empleado tiene un desempeño mediocre en la oficina, lo más probable es que también lo tenga en su hogar”. 

Ari Zoldan, CEO de Quantum Networks, una incubadora tecnológica con sede en Nueva York, dice que la política de telecomunicación selectiva no fue sustentable para su firma. “La gente tomaba ventajas de ello”, afirma. “Teníamos los días de oficina con la mitad de los empleados ‘trabajando remotamente’ por una razón u otra, lo que estaba impidiendo la productividad y eficiencia en el espacio laboral”. Ahora pide a los empleados que quieren trabajar desde casa hacer un horario al menos cinco días antes.

Para asegurarse que se cumplan las fechas de entrega en su firma de marketing y RRPP, Kristin Marquet, hace que sus empleados envíen detalladas actualizaciones semanales cuando trabajan desde casa. Ellen Arndt, directora de comunicaciones en AlphaCard, dice que en su firma se usa un servicio en la nube para administrar proyectos, con el que puede monitorear las tareas diarias. “Usar estas herramientas permite a los supervisores tener una visión de la productividad de los empleados”.

Un plan a tu medida

Las empresas encuentran diferentes formas de administrar a sus teletrabajadores, dependiendo de la naturaleza de su trabajo.

Algunos empleadores, por ejemplo, usan software para monitorear las tareas de su equipo, así como el tiempo que pasan fuera de la computadora. Sin embargo, Hassan Osman, administrador en Cisco Systems donde lidera equipos de teletrabajo, no aprueba este modelo. “Aunque es legal hacerlo, estás terminando con el propósito del teletrabajo”, dice. “La idea es darles a los empleados flexibilidad para que integren su vida personal y profesional. Si vas a monitorear toda actividad, mejor no implementes este esquema”.

La telecomunicación se trata de permitirles a las personas trabajar en el lugar donde sean más productivas. Pero por cada uno que acepta esta noción, hay otro que reconoce que los empleados también están sujetos muchas distracciones en el ambiente oficinista. 

Yung Trang, presidente del sitio Web TechBargains, es probablemente el típico dueño de negocio a quien le gusta la idea de dejar a sus empleados trabajar desde casa, pero que al mismo tiempo le preocupa el impacto que esto tendrá en su negocio. Para que funcione, Trang ha establecido algunas reglas.

“Primero, trabajar desde casa es un privilegio, no un derecho”, afirma. “Puede ser revocado si se abusa de él. Segundo, cuando trabajes desde casa debes estar disponible (vía email, chat y teléfono) como si estuvieras en la oficina. Tercero, si trabajar desde casa impacta negativamente en tu productividad, entonces debes ir a la oficina”.

Si aún no estás seguro si la telecomunicación es para ti, una opción es empezar poco a poco. “Algunas veces los empleados trabajan mejor en sus espacios. Otras no”, dice Emily Taffel, quien permite que en su firma Mugsy RP sus empleados teletrabajen. “Pero no lo sabrás hasta que lo intentes”.