Consultoría

Transforma tu oficina con color

¿Estás por redecorar tu espacio de trabajo? Conoce qué emociones produce cada tonalidad en ti y tus empleados.
Transforma tu oficina con color
Crédito: Depositphotos.com

Cuando Serge Longin, fundador de RevenueWell, mudó su empresa de servicios de marketing a una nueva oficina en 2012, estaba ansioso por transformar el ambiente frío, completamente pintado de blanco. “Queríamos crear un espacio donde la gente se sintiera feliz de trabajar en”, dice Longin, quien anteriormente había estudiado psicología y la teoría del color en el Art Institute de Chicago.

En un esfuerzo por energizar visualmente a sus 25 empleados, Longin eligió pintura naranja-rojiza para acentuar una pared en el pasillo. También, estratégicamente, colocó sillones oscuros y una televisión sobre una pared gris carbón para establecer un área en la que los empleados pudieran desconectarse del ajetreo diario.

Los expertos en negocios han expuesto por años los efectos psicológicos que el color tiene en los empleados en un ambiente de trabajo, yendo desde la calma hasta la creatividad y entusiasmo. Te compartimos un vistazo sobre las emociones que producen algunos colores para que elijas cuál usar para decorar tu oficina:

1. Rojo y naranja
Poner pequeñas cantidades de tonos rojos y naranjas en una oficina, como pintar una pared o comprar algún accesorio de estos colores, puede ayudar a crear un ambiente energético, dice Elizabeth Brown, directora de EB Color Consulting.

“El rojo se supone que incrementa el ritmo cardiaco”, afirma. Por eso debes usarlo sólo en pequeñas cantidades ya que puede evocar otras sensaciones como agresión y estrés. Considera añadir un espacio rojo en áreas donde los empleados estén únicamente por periodos de tiempo limitado, como en los pasillos, baños o la cocina; es decir, donde no estén trabajando.

2. Amarillo
Los negocios que usan amarillos y acentos brillantes pueden crear una sensación de felicidad entre los empleados que podrían llegar a sentirse aburridos o infelices en la oficina. Psicológicamente, este color aumenta la autoestima porque se asocia con el optimismo. Es recomendable usar estos colores con moderación como en algunas paredes para acentuarlas o en la decoración y mobiliario.  

Exagerar en el uso de estos tonos -como pintar todo un cuarto con amarillo neón- puede resultar inquietante, dice Mark Woodman, presidente de Color Marketing Group. Una excepción a esta regla podría ser usar este color como parte de tu logotipo si quieres aumentar la presencia de tu marca en tu espacio.

Asegúrate que los colores sólidos se neutralicen un poco con sombras. Por ejemplo, Woodman sugiere balancear el amarillo intenso con un azul claro o un naranja vívido con gris.

3. Azul y verde
Estos colores son comúnmente encontrados en la naturaleza por lo que pueden resultar relajantes en un espacio de trabajo estresante, dice Woodman. Debido a que los trabajadores pasan demasiado tiempo en oficinas iluminadas con luz fluorescente, “cualquier relación con el mundo exterior los hace sentir mejor”, dice.

Si estás buscando ideas frescas para crecer tu negocio, considera pintar tus oficinas de verde o añadir plantas vivas o vinilos que asemejan a la naturaleza. Un estudio publicado el año pasado en el boletín Personality and Social Psychology encontró que existe una relación entre el color verde y la creatividad. En el estudio, los participantes que tenían vista hacia algo verde mostraron ser más creativos y desempeñarse mejor.

4. Tonos pasteles
Si tu espacio de trabajo tiene pocas ventanas o techos muy bajos, considera usar colores pastel como durazno y lila en tus paredes para iluminar la oficina, dice Woodman. Al igual que los azules y verdes, los tonos suaves también pueden ayudar a crear ambientes más relajantes en atmósferas de trabajo muy estresantes.

Independientemente de qué tono elijas para tu oficina, debes tener cuidado de crear demasiado contraste entre las paredes brillantes y los colores oscuros de la decoración o mobiliario. “Demasiado contraste genera saturación visual”, dice Brown. Por ejemplo, usar negro y lila puede provocar fatiga visual; en cambio, el lila con el beige es una buena combinación.