Recursos Humanos

Si ya no eres una startup, no contrates como tal

Aprende de la experiencia en recursos humanos del fundador de HootSuite, una empresa que pasó de 30 a 300 empleados en tres años.
Si ya no eres una startup, no contrates como tal
Crédito: Depositphotos.com

El reto: En los últimos tres años, HootSuite, una herramienta de administración de redes sociales, creció en un 900%, y pasó de tener 30 empleados a 300. La firma establecida en Vancouver actualmente contrata a aproximadamente 10 nuevos trabajadores a la semana, especialmente en ingeniería y ventas, mientras se expande internacionalmente con representantes en Estados Unidos, Hong Kong, Australia y Europa.

Y mientras que HootSuite había superado sus difíciles días de startup, su proceso de contratación no. Como muchas empresas jóvenes, el líder sabía cuándo encontraba a buenos empleados, pero conforme la compañía fue creciendo tan rápidamente se usaba menos tiempo en el proceso de contratación, como por ejemplo en revisar las referencias, dice el fundador de HootSuite, Ryan Holmes. En 2012, cuando HootSuite realizó su mayor número de contrataciones –al pasar de 100 a 250 empleados- Holmes pasaba muchas horas al día contratando, incluso teniendo a un jefe de recursos humanos.  

“El principal reto de los años pasados fue nuestro apetito insaciable por atraer más talento”, dice Holmes. “Siempre necesitamos más ingenieros, más vendedores, más marketers, por lo que se convierte en una persecución interminable en la que usas todo tu tiempo”.

A la par del gran volumen de contrataciones aparecieron otros dolores de crecimiento asociados con la transición de convertirse de una pequeña startup a una empresa mediana global. La contratación era un cuello de botella y Holmes cada vez tenía menos tiempo para mejorar el producto. “Cuando eres una firma de 30 personas, no hay reglas. Todos están apresurados”, afirma Holmes. “Pero cuando tienes 300 personas, necesitas tener sistemas”.

La solución: En lugar de cometer el error de micro-administrar el proceso de contratación, Holmes otorgó las responsabilidades de reclutamiento a los gerentes. La compañía ha superado la época de “un solo hombre” que hace de todo y ha colocado a especialistas para alcanzar sus metas.

Actualmente, los managers se aseguran de que los nuevos empleados tengan las habilidades correctas a través de evaluaciones como las dadas a los desarrolladores, quienes deben saber resolver problemas y tener conocimiento del software; o los ejercicios de roles para elegir a los candidatos de servicio al cliente, dice Ambrosia Humphrey, vicepresidenta de talento en HootSuite.

Conforme la empresa crece internacionalmente, los recursos humanos se han hecho más formales. Se realizan orientaciones para contrataciones internacionales vía Skype, dice Humphrey. Los nuevos empleados ven videos de la misión de la compañía y su historia para construir una cultura empresarial, incluso en diferentes zonas horarias. Las evaluaciones de los nuevos empleados suceden en múltiples intervalos: después de la primera y segunda semana, así como en los primeros 30, 60 y 90 días para asegurarse que tengan las herramientas necesarias.

Ahora, con un departamento de recursos humanos formal, Holmes usa menos de una o dos horas a la semana para sumar talento y contratar, trabajando con los líderes de cada departamento a través de emails o reuniones personales.

Y si estos procesos no funcionan para mantener el empuje de la empresa y de sus empleados, Holmes afirma que está dispuesto a tratar otros. “Quiero una cultura emprendedora. Si estos sistemas se convierten en una carga, pueden romperse e reinventarse de nuevo. Eso es parte de lo que es el crecimiento”.

La lección: Una empresa que crece rápido debe evolucionar sus prácticas de contratación y empoderar a su equipo a tomar las riendas.