Haz que tu negocio funcione mientras vacacionas

Estas estrategias mejorarán el rendimiento y la motivación de tu equipo para trabajar bien sin que tú estés presente.
Haz que tu negocio funcione mientras vacacionas
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

¿Has tomado últimamente unas vacaciones? En la mayoría de los emprendedores, la respuesta es “no”. Hay demasiada preocupación de que si ellos no están presentes, el negocio caerá.

Muchos dueños de negocios que he conocido creen que su empresa no existiría siquiera si se van por seis meses. Y muchos otros se sienten demasiado necesarios, por lo que tomarse unos días libres puede provocarles terror. La realidad es que, de ser así, entonces han fracasado en delegar responsabilidades y en motivar a sus empleados para mantener el juego vivo, aun cuando estén lejos.

Así que antes de renunciar a ir a una playa o a una cabaña en el bosque, te compartimos cuatro estrategias que te ayudarán a motivar a tu equipo y a hacerte menos necesario:

Enfócate en la siguiente acción
Muchas personas se sienten desmotivadas porque sufren lo que se llama parálisis por análisis. En lugar de eso, deberían simplemente preguntarse “¿Cuál es la siguiente acción?” David Allen, autor del libro Getting Things Done popularizó esta idea. En vez de usar todo su tiempo en una misma tarea, un empleado debe aprender a enfocarse en la acción siguiente, y en qué le seguirá a ésta.

Crea una cultura que acepte el fracaso
Si quieres que tu equipo actúe, para lograrlo debes sentirte cómodo con el hecho de que es posible que fracasen. Si creas una cultura que celebra los “fracasos inteligentes”, entonces podrás eliminar el estigma de fracasar y por tanto inspirar más acción. ¿Por qué no crear un blog abierto para tu negocio? En cada entrada podrías listar el trabajo de un empleado, la intención detrás de la acción, el error, su impacto y cómo prevenirlo en el futuro. También debes incluir tus propias equivocaciones.

Pon la vara alta
Los dueños de negocios se comprometen a un estándar más alto que el de la mayoría de las personas. Generalmente, lo que los demás hacen para ellos está bien pero no lo suficientemente bien. Por eso debes inspirar una cultura que no se conforme con lo bueno, sino que esté comprometida con lo grandioso.

Distingue entre esfuerzo e impacto
Una forma de dirigir a tu equipo hacia la grandeza es aprendiendo a distinguir entre el esfuerzo de alguien y la excelencia de su trabajo. Si olvidas el esfuerzo, entonces fracasarás en celebrarlo. Al coachear a tus empleados, haz una distinción entre el esfuerzo que les viste dar y el impacto que pensaste que tuvieron. No olvides celebrar el esfuerzo; y no dejes que tus empleados sobresalientes sólo den el 80 por ciento.

Si usas estas estrategias con tus empleados podrás sentirte tranquilo de dormirte en la playa, sabiendo que tu negocio está funcionando sin ti. Si tu equipo puede funcionar con el piloto automático cada vez serás menos necesario y podrás disfrutar de tus vacaciones.