Emprendedores

Lecciones de negocios de 4 líderes

Las mejores enseñanzas de emprendedores actuales y del pasado: Henry Ford, John D. Rockefeller, Donald Trump y Jay-Z.
Lecciones de negocios de 4 líderes
Crédito: Depositphotos.com

Los grandes líderes generalmente tienen grandes lecciones que compartir. Sus historias nos recuerdan -especialmente en el mundo de los negocios- que el fracaso es inevitable y que el éxito en cualquier actividad es una elección. Y aunque no podemos controlar nuestras circunstancias, lo que sí podemos controlar es nuestra respuesta a ellas. Y eso es lo que hace grandioso a un líder: su decisión de tomar la responsabilidad en medio del caos.

Las siguientes frases provienen de cuatro influyentes emprendedores, del pasado y actuales. Debajo de cada cita les presento una retroalimentación acerca de lo que he aprendido de ellas para mi negocio, y cómo pueden ayudarte en el tuyo.

1. Ten confianza en lo que eres
“Si el dinero es tu esperanza para independizarte nunca lo tendrás. La única seguridad real que un hombre tiene en este mundo es su reserva de conocimiento, experiencia y habilidad”. –Henry Ford, fundador de Ford Motor Company.

Puede ser fácil observar a un emprendedor exitoso y pensar, “Apuesto a que las cosas han llegado fácilmente para ellos” o “Simplemente tuvieron suerte”. Pero después de pasar tiempo con mujeres y hombres exitosos he aprendido que muchos de ellos alguna vez estuvieron en bancarrota o al límite, incluyéndome.

Lo que separa a estas personas es su decisión de no permitir que sus situaciones financieras dicten sus emociones, definan su valor o les den un sentido de superioridad sobre los demás. Esta gente sabe que el dinero se hace y se pierde fácilmente. Lo único que realmente importa es aprender cómo crear y ofrecer valor.

Una vez que aprendas cómo crear valor en tu mercado, puedes cambiar tus sentimientos de seguridad de lo que tienes a lo que eres.

2. Piensa independientemente
“Si quieres triunfar debes atacar nuevos caminos, en lugar de viajar en caminos agotados de éxito aceptado”. –John D. Rockefeller, fundador de Standard Oil Company.

Éste es el secreto detrás de la innovación. La innovación no se alcanza imitando el éxito de otros; la alcanzan los grandes líderes que se arriesgan al fracaso y al ridículo para  crear algo completamente nuevo.

El mayor cambio en mi vida ocurrió cuando rechacé la seguridad de tener un trabajo de 9 a 5 para iniciar un negocio digital, basándome en el simple principio de añadirle valor a la vida de los demás. Tenía miedo, estaba solo y sin dinero, pero la oportunidad que vi me impulsó a deshacerme de esos pensamientos. Crear valor es la fuerza que empuja todo lo que hago.

3. Identifica cuándo seguir adelante
“Parte de ser un ganador es conocer cuándo suficiente es suficiente. A veces necesitas abandonar la pelea y pasar a algo que es más productivo”. -Donald Trump, emprendedor, personalidad de la televisión y autor.

Como emprendedores hemos aprendido a pelear por lo que queremos y a odiar perder. Pero no toda batalla merece nuestro tiempo. El truco está en siempre recordar el panorama general y no permitir que tu ego se ponga en tu camino a ser productivo.

He aprendido que hay una gran diferencia entre perseverancia y necedad. La necedad me involucra a mí forzando que las cosas funcionen, mientras que la perseverancia requiere que trabaje consistentemente en algo que está funcionando. Algunas de las mejores decisiones que he tomado incluyen decir no a una alianza potencial o ‘desenchufar’ un producto que no estaba teniendo buenos resultados.

4. Persigue la excelencia, no la fama
“Tener éxito por un año o dos, a eso se llama fama, estar de moda. La excelencia es ser capaz de desempeñarse en un nivel alto por un largo periodo de tiempo”- -Jay-Z, artista musical y emprendedor.

Conozco a varias personas que han experimentado el éxito de un día al otro con un producto o una startup, pero que permitieron que el éxito los engañara haciéndolos creer que eran especiales. Ignoraron la retroalimentación crítica de negocios que recibieron de sus socios y clientes.

Una vez que un emprendedor deja de crecer, aprender y estar abierto a la retroalimentación, puede atraer el fin de su negocio. Desafortunadamente, algunos entrepreneurs necesitan perderlo todo antes de aprender esta lección. Por eso, debes perseguir la excelencia y no la fama. La excelencia es quien eres; la fama es quien fuiste alguna vez.