Finanzas

4 tips antes de invertir en startups

Un inversor te comparte las lecciones que aprendió al colocar su dinero en empresas que fracasaron al poco tiempo.
4 tips antes de invertir en startups
Crédito: Depositphotos.com

Para 1996 había acumulado un capital considerable de la consultoría por lo que empecé a invertir en otras startups. De las seis empresas en las que invertí, tres fracasaron. Aprendí mucho de las que no tuvieron éxito. En 2000, hice mi mayor inversión en una startup fundada por dos desertores de Harvard.

La dupla era inteligente y cada uno tenía excelente experiencia laboral en empresas muy respetadas: Morgan Stanley y Netscape Communications. La idea era desarrollar software que ayudaría a las empresas a administrar sociedades de negocios vía online.

Desafortunadamente, nunca pudieron explicar por qué la empresa existía y carecían de pasión hacia un mercado específico o hacia una tecnología. Nunca construyeron el producto y se quedaron sin dinero.

El fracaso me costó una inversión de seis dígitos (en dólares). Afortunadamente, mi inversión en capital de riesgo se benefició de la burbuja punto com. Las otras tres empresas en las que había invertido fueron adquiridas por un total de US$2,000 millones, una cantidad mayor a mis pérdidas.

Sin embargo, el fracaso de esas empresas se quedó conmigo y me entregó cuatro lecciones que pueden ayudar a otros que buscan invertir en startups:

1. Entiende el modelo de negocio
Debía haber indagado más profundamente en quién comprará el producto, cuánto pagarán por él, si venderán un software o un servicio, si había competencia y de ser así, qué tan rápido estaba creciendo. Nunca entendí realmente cuál era su modelo de negocio. Si hubiera hecho estas preguntas me hubiera dado cuenta rápidamente que los fundadores no sabían las respuestas o que lo que hacían era ‘tan nuevo’ que no tenían un mercado establecido.

2. Evalúa si la startup satisface una necesidad insatisfecha
Ahora sé que uno de los elementos más comunes e importantes que es olvidado (o, mejor dicho, mal cubierto) en el plan de negocios es un estudio de mercado detallado. Las entrevistas con los clientes son esenciales ya que generalmente los clientes son reacios a hacer negocios con una startup. La razón es simple: la mayoría fracasa. Además, existe poca iniciativa por parte de los consumidores a cambiar sus hábitos o procesos de negocios para trabajar con una empresa que podría desaparecer ocho meses después.

Pero muchos emprendedores, como aquellos en los que equivocadamente invertí, no reflejan esto en sus planes de negocios. Presentan el tamaño de mercado y las estadísticas de crecimiento que generalmente están basados en suposiciones de investigaciones que no entienden.

3. Descubre la motivación de los fundadores
Las startups generalmente carecen del capital necesario para pagar salarios competitivos para atraer talento. Si van a construir buenos equipos, deben ofrecer a los empleados potenciales una cultura empresarial emocionante, la cual surge de la misma pasión de los fundadores por el negocio.

En mi caso, al CEO de esta startup que fracasó realmente no le importaba el problema que su empresa debía resolver. Como resultado, el proyecto falló sin dirección y no pudo levantar más capital después de que tronó la burbuja punto com.

4. Invierte con tu mente, no con tu corazón
Lo que ahora me es claro es que invertí sin pensar claramente. Me dejé llevar por mi confianza en los fundadores y por las grandes posibilidades de éxito de las startups punto com.

La principal lección que aprendí de mi inversión fallida es que durante los periodos de boom, es muy difícil resistir el empuje emocional del ambiente económico general. Pero es preciso (especialmente en esos tiempos) tener una estrategia disciplinada de inversión.