Columnas

El Gobierno apoyará a emprendedores creativos

El primer paso para impulsar la economía creativa: el Programa Nacional de Fomento y Estímulo a las Industrias Creativas y Empresas Culturales.
  • ---Shares

El magnífico y recién remodelado museo que el maestro Rufino Tamayo y su esposa Olga, promotora del arte nacional, legaran al pueblo mexicano fue el escenario para anunciar el pasado lunes 8 de julio el nacimiento de un programa que constituye la primera respuesta oficial del Gobierno de la República al creciente interés de la opinión pública nacional e internacional en la economía creativa: el Programa Nacional de Fomento y Estímulo a las Industrias Creativas y Empresas Culturales.

Expertos especulaban en los últimos meses la posible reacción del gobierno mexicano a un tema que ha incrementado su visibilidad pública de manera exponencial.

Numerosos foros, conferencias y nuevos proyectos enfocados en difundir la importancia de la economía creativa y la industria cultural desde diversos ángulos han surgido en los últimos meses para 'evangelizar' sobre la importancia del sector; tales como el CROMA Fest en Ciudad de México, el Encuentro Internacional de Industrias Creativas realizado en octubre en Guadalajara o el Proyecto Paralelo9MX que auspicia la Conferencia Nacional de Instituciones Municipales de Cultura en asociación con la UNESCO.

¿Si los jóvenes, los emprendedores y los académicos ya se organizan para influir en la instrumentación de políticas públicas sobre economía creativa en México por qué el gobierno no?

Aun cuando el Emb. Rafael Tovar declaró a la prensa que uno de los tres ejes de su administración sería el apoyo a la industria cultural tras su nombramiento como Presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA) en diciembre, no se tenía noticia de cómo se instrumentaría exactamente ese apoyo o cómo el tema influiría en la política cultural del sexenio.

Comencé a esperar una respuesta contundente tras el anuncio público de la reunión sostenida entre el Emb. Tovar y el Hon. Edward Vaizey, Ministro de Cultura, Comunicaciones e Industria Creativa del Reino Unido, ya que es precisamente el gobierno británico el pionero en generar estructuras de soporte y apoyo gubernamental para la economía creativa y quien desde entonces ha sido el apóstol de nuestro 'evangelio', llámese el valor económico de la creatividad y la cultura para sociedades, empresas y gobiernos del mundo.

Saber escuchar es una virtud sumamente elogiable y un tanto escasa entre los hombres de Estado. Es por eso que escuchar cuando quien te habla es el líder global en materia de aprovechamiento económico y social de la creatividad es una decisión muy afortunada.

Quien escucha y analiza estos factores globales es el Emb. Tovar, que además ha demostrado hacerlo muy bien desde sus inicios en la política cultural como Jefe de Relaciones Culturales de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en la presidencia de José López-Portillo y a lo largo su carrera como Ministro en la Embajada de México en Francia, Director General de Asuntos Culturales en la Secretaría de Relaciones Exteriores, Coordinador de Asuntos Jurídicos, de Asuntos Internacionales y Director General de Instituto Nacional de Bellas Artes en el recién fundado CONACULTA bajo la presidencia del también diplomático Víctor Flores Oléa.

Nombrado Presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes por primera vez en 1992, en el pináculo del salinismo; fue ratificado por Ernesto Zedillo para mantenerse en tal posición durante todo su sexenio. Vicente Fox lo envió a Italia en 2001 como Embajador de México y Representante ante la FAO de donde regresó en 2007.

Es de él precisamente, para bien o para mal, quien como abogado, diplomático de carrera, incipiente novelista y 'hombre fuerte' de la política cultural a los ojos de nuestros últimos cinco presidentes, congraciado con unos, distante con otros, de quien dependen los avances que como estado, más no como sociedad, habremos de tener en materia de economía creativa e industria cultural por los próximos seis años. Y lo mejor que uno puedo hacer independientemente de su postura cultural o política, es apoyarlo en esta carrera pues ya hay otras naciones latinoamericanas como Argentina, interesadas en levantar la bandera de la economía creativa en la región.

De Tovar y de su equipo depende encontrar y promover apoyos eficientes, accesibles  y oportunos que vayan más allá de las buenas intenciones y de nosotros depende saber aprovecharlos, utilizarlos adecuadamente y lo más importante, NO DEPENDER de ellos para continuar en la vía del desarrollo de la Economía Creativa.

La actitud correcta es ¿Cómo agrego valor a mi comunidad/sociedad a través de mi emprendimiento creativo/cultural? Y no ¿Qué 'premio' me da el gobierno por ser creativo?

Sorprende además la participación de la banca nacional de desarrollo a través de Nacional Financiera para estructurar adecuadamente los apoyos que se brindarán a los emprendedores creativos.

El papel de esta institución hoy presidida por Jacques Rogozinski, quien fuera el Jefe de la Oficina de Desincorporación de Empresas Públicas durante la presidencia de Carlos Salinas y Gerente General de la Corporación Interamericana de Inversiones durante una década, nos ayuda a suponer que en la estructuración de esta serie de apoyos a la economía creativa y la industria cultural, habrá quien tenga experiencia y sepa exactamente cómo hacer buenos negocios sin temer los costos políticos, si es que existiera alguno.

¿Cuáles serán los ejes del nuevo Programa Nacional de Fomento y Estímulo a las Industrias Creativas y Empresas Culturales? ¿Cómo pueden hacer uso de él los emprendedores creativos? ¿Serán promesas o en verdad veremos una nueva época de alianza entre estado y emprendedores creativos? No dejen de leer mi próximo post.