Startups

Sé constante como emprendedor

Trabajar para crear una startup exitosa debe ser un trabajo diario y frecuente, sin importar las distracciones o la falta de tiempo.
Sé constante como emprendedor
Crédito: Depositphotos.com

La mayoría de los emprendedores que conozco son la prueba clásica de que las personas tienden a sobrestimar en un corto periodo de tiempo, y subestimar lo que pueden hacer en un periodo largo. Se frustran cuando son incapaces de construir su startup en un fin de semana, y se rinden demasiado pronto cuando el camino hacia el éxito parece interminable.

Ambos problemas pueden mitigarse aprendiendo el poder de la frecuencia, como se define en el libro de Jocelyn K. Geli, Manage Your Day-to-Day (Administra tu día a día), el cual afirma que trabajar constante y frecuentemente en algo hace posible lograr más y con mayor originalidad que con esfuerzos esporádicos. El trabajo de crear una startup exitosa necesita convertirse en una tarea diaria, con enfoque constante.

Sugiero tomar en cuenta estas siete razones de Glei sobre cómo el hábito de la constancia facilita la innovación y productividad. Son especialmente útiles para los emprendedores que están iniciando un negocio:

1. Empezar es más fácil. Empezar siempre es el reto. Es difícil convertir una idea en un negocio, pero también es difícil concentrarse en él con todas las distracciones de otras actividades y de tu “trabajo verdadero”. Si bloqueas cierta parte del día para enfocarte únicamente en tu startup pronto empezarás a ver una evolución en el largo plazo.

2. La frecuencia permite mantenerte actualizado. Es más probable que encuentres oportunidades para innovar y nuevas tendencias en el mercado si tu mente constantemente está enfocándose en temas relacionados con tu startup. Las discusiones frecuentes con colegas y clientes te ayudarán a mantenerte al tanto de sus necesidades e ideas.

3. Te quita presión. Si estás produciendo sólo una página, un post de blog o un boceto a la semana, esperas que sea muy bueno por lo que empiezas a preocuparte excesivamente por la calidad. Es mejor escribir 100 líneas de un nuevo código cada día y reconocer que necesitarás repetirlo para lograr la perfección, que esperar que una semana de trabajo se realice en una sola noche.

4. Impulsa la creatividad. Quizás estés pensando, “Tener que trabajar frecuentemente, esté o no inspirado, me forzará a rebajar mis estándares”. En mi experiencia, el efecto es el opuesto. La creatividad surge de una constante generación de ideas y una de las formas más fáciles de obtener resultados es mantenerte comprometido con tu proyecto.

5. La frecuencia motiva frecuencia. Si desarrollas el hábito de trabajar con frecuencia, se facilitará sentarte y hacer algo, a pesar de que no tengas mucho tiempo disponible. El verdadero enemigo del progreso es el hábito de la procrastinación, el cual debe de reemplazarse con el de la constancia.

6. Se adopta mejor la productividad. No es ninguna sorpresa que siendo constante harás más cosas durante tu día. El hecho es que los logros de cada día ayudan a hacer al siguiente más placentero. Al escribir 500 palabras diariamente en un blog, de pronto noté que en pocos meses tenía material suficiente para un libro.

7. Ofrece un panorama realista. La constancia es útil cuando estás trabajando en una idea de startup por un lado, mientras lidias con obligaciones de trabajo y familiares por el otro. Es mucho más fácil separar una hora al día que dejar una semana al mes para trabajar en tu startup.

No seas como muchas personas que sienten que trabajan a paso veloz todo el día, todos los días, pero que tienen pocos resultados tangibles que muestren su esfuerzo. Todo emprendedor necesita crear una rutina diaria proactiva y ser capaz de responder a cientos de mensajes.

Otro enemigo del progreso en las startups es la maldición del perfeccionismo. Algunos emprendedores nunca inician, esperando el momento ideal en el que no haya distracciones. Algunos se pierden a la mitad, obsesionándose con cada paso; otros nunca terminan, ya que siempre están arreglando y añadiendo. También se necesita combinar la constancia con el pragmatismo.

Si puedes manejar consistentemente tu día a día, en lugar de dejar que el caos reactivo te maneje, descubrirás que tu mente creativa mejora y que tu enfoque en el nuevo negocio generará los resultados que esperas.