Consultoría

Contrata al mejor consultor para ti

Si necesitas ayuda externa para iniciar o crecer tu negocio asegúrate de elegir a una persona responsable y con experiencia.
Contrata al mejor consultor para ti
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Un amigo que dirige una firma de marketing en redes sociales pagó a una consultora de marca $5,000 dólares (una inversión considerable para una empresa pequeña). ¿El resultado? “Me dijo que respirara profundamente y mirara en mi corazón. Pude haber recibido ese consejo gratis de un chamán”, me dijo.

Desafortunadamente, ésta es una situación familiar. En algún punto, todos los emprendedores necesitan ayuda externa para construir y mantener sus negocios. Pero muchas veces pueden sentirse decepcionados por el resultado. El problema es que muchos emprendedores no pueden contratar a grandes firmas de consultoría para realizar esta importante labor, y algunos de los “expertos” que son financieramente asequibles pueden carecer de experiencia o tener una perspectiva muy limitada sobre el mundo de las Pymes.

Ya sea que busques a un consultor que ayude a mejorar tus finanzas o a un asesor que te dé consejos para imprimirle nueva vida a tu negocio o a tu branding, te compartimos cuatro estrategias para elegir a la persona indicada, aun cuando tengas un presupuesto limitado:

1.Haz las preguntas correctas para ‘destapar’ a un verdadero profesional
Haz una lista completa de lo que quieres que te entregue un servicio, incluyendo todo desde las llamadas de seguimiento, los reportes mensuales y los procedimientos. Por ejemplo, una colega que buscaba a un contador, al hacerle algunas preguntas de rutina notó que no conocía los detalles básicos del negocio y que no era organizado, algo esencial en su profesión.

2. Busca a alguien que tenga experiencia en grandes corporativos y pequeñas empresas
No hay nada de malo con las firmas pequeñas –después de todo nosotros dirigimos una. Sin embargo, algunos de estos llamados “expertos” tienen poca experiencia por lo que su perspectiva es muy estrecha. Busca gente que tenga una buena cantidad de experiencia en una empresa grande, al menos de cinco o 10 años. Así incrementas tu posibilidad de obtener consejos basados en una amplia gama de situaciones.

No existen razones por las que las estrategias corporativas no se puedan usar a baja escala, pero nunca lo sabrás a menos de que contrates a alguien que tenga la experiencia para aplicarlas a tus necesidades.

3. Observa la calidad de los resultados
No contratarías a un empleado sin revisar sus referencias y echarle un vistazo a su pasado. ¿Por qué sería distinto con un consultor? Por ejemplo, los diseñadores deben ser capaces de mostrarte una variedad de trabajo que demuestre su efectividad. Observa el trabajo: ¿tiene una estética identificable? Te debe gustar su estilo. ¿Cómo presenta su trabajo? ¿Simplemente enseña un logotipo o varios ejemplos?

Si un consultor duda al darte los nombres de sus clientes o es renuente a entregártelos es una señal de advertencia. Esto no significa que no debas de darle a un novato talentoso oportunidad, pero la experiencia en este aspecto es importante.

4. Conoce lo que compras
Establece especificaciones cuando buscas ayuda externa que incluya todo, desde qué tipo de servicio se dará hasta cuánto pagarás por él. Por ejemplo, un amigo contrató a una firma de relaciones públicas y poco después descubrió que los boletines de prensa no estaban incluidos en el paquete. Tuvo que pagarle a la agencia cada vez que enviaba un boletín, lo que le significó un gran gasto de dinero.

Cuando pidas una propuesta, asegúrate de que el consultor incluya no sólo la estrategia sino también lo necesario para llevarlo a cabo, así como lo que significa un costo extra. Asegura que cuando tu consultor use dinero a nombre tuyo, tú lo hayas aprobado antes.

Asimismo, fija fechas de entrega si aplica. No tiene que ser un contrato formal, pero sí algo que determine la forma de trabajar. Incluso un simple email puede funcionar en este caso.