Emprendedores

Lecciones del arte para negocios

¿Qué tienen en común Jeff Bezos y Dalí? El proceso mediante el cual un artista y un emprendedor ejecutan ideas es parecido.
Lecciones del arte para negocios
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

¿Qué tienen en común Salvador Dalí y Jeff Bezos, fundador de Amazon? En un primer vistazo, además de un parecido físico, quizás no mucho. Pero cuando piensas la manera en que los artistas y los emprendedores desarrollan y convierten ideas en realidad existen ciertas similitudes, especialmente cuando se observa el camino que tomaron para llegar a ello.

En los últimos años, he tenido la fortuna de diseñar, desarrollar y lanzar numerosos productos nuevos. Sí, algunos de ellos han fracasado, pero otros se convirtieron en negocios muy exitosos. ¿Y cómo surgió cada idea? Aprendiendo de los grandes maestros del arte.

“El arte requiere observación constante” –Vincent Van Gogh
Los artistas se acercan al mundo de manera distinta a como lo hace el resto de la gente. Observan todo, todo el tiempo –los colores, líneas, formas, conexiones, capas y texturas. Ven ambas cosas: lo que existe y los espacios en blanco donde no hay nada. Se exponen a sí mismos a nuevos espacios y nuevas experiencias.

La observación también debe ser una actividad continua en los emprendedores. Necesitas buscar patrones, tendencias y conexiones. Tienes que observar por debajo de la superficie y más allá de los titulares para ver la esencia de lo que sucede en el mundo.

Como emprendedor serial, he descubierto que escuchar a los clientes, empleados, socios y líderes y leer noticias de la industria, lanzamientos tecnológicos, feeds de Twitter, titulares de LinkedIn y blogs es esencial para identificar nuevas tendencias. También he aprendido que los nuevos ambientes de trabajo son un espacio increíble para que los emprendedores observen el mundo. Pensando sobre nuevas oportunidades de negocios a través de los años, he hecho el esfuerzo consciente de conocer a nuevas personas, de exponerme a distintas industrias y de visitar otros países, con el único propósito de observar y aprender.

“No esperes por la inspiración. Ésta llega mientras estás trabajando” –Henri Matisse
De esta constante observación llegará la inspiración. Para muchos emprendedores, el mundo está lleno de ideas y oportunidades. Estas ideas muchas veces aparecen de la nada (hablando con un cliente, estando en la ducha, manejando al trabajo o recostado en la cama). Lo importante es que la captures.

A través de los años, he notado que esto no sucede naturalmente, sino que requiere práctica deliberada. Tienes que resistirte a evaluar cada idea inmediatamente; en lugar, debes anotarla. Algunas veces me envío un email o me dejo un mensaje en el buzón de voz. Esto es importante debido a que algunas ideas inmediatamente capturarán tu atención; otras necesitarán más cocción.

También llevo siempre conmigo un diario de ideas, de la misma manera que un artista lleva el suyo de bocetos, y después, periódicamente, reviso mis ideas. Aproximarse a ellas en otros momentos y desde otra perspectiva puede proveerte de una nueva luz.

“Un hombre pinta con su cerebro y no con sus manos” –Miguel Ángel
El trabajo verdadero inicia una vez que la idea vale la pena ejecutarse. Para un pintor, el primer paso es un estudio (un boceto o pintura a pequeña escala). Esto ayuda al artista a componer una pieza e identificar retos. Algunas veces, el resultado es un ajuste menor a la idea original y otras veces es un cambio radical. El artista también podría decidir no seguir con la idea después de este proceso.

Los emprendedores exitosos harán lo mismo. Primero le darás cuerpo a la idea, otorgándole forma. Luego empezarás a entender su alcance real.

“Pintar es fácil cuando no sabes cómo, pero muy difícil cuando lo sabes” –Edgar Degas
Una gran pintura requiere el trabajo duro y detallado del artista, así como paciencia. Un gran negocio requiere un trabajo duro y detallado y paciencia del emprendedor. Ninguno necesita una gran idea, sólo necesitan una idea que inspire. A partir de aquí, la pasión creará el enfoque e impulso necesario para invertir horas y superar los obstáculos que se presenten en el camino.

Al final, algunos morirán de hambre, otros conseguirán una vida modesta y otros acumularán fortunas. Algunos, como Claude Monet y Jack Dorsey -fundador de Twitter y Square- crearán obras que en un principio serán incomprendidas, pero al final serán veneradas. Otros, como Norman Rockwell y Mark Zuckerberg, serán muy populares. Y muy pocos, como Leonardo da Vinci y Steve Jobs, crearán obras de arte que tendrán belleza permanente.