Consultoría

Disciplinas no convencionales para emprendedores

Estudiar materias no relacionadas con los negocios podría servirte para desarrollar una mente más analítica y expandir tu creatividad.
Disciplinas no convencionales para emprendedores
Crédito: Depositphotos.com

Pregúntale a David Dietz, el fundador del retailer de moda sustentable Modavanti, y te dirá que una de las mejores cosas que pudo haber hecho fue aprender árabe. “Cuando estudias árabe, tienes que ser muy disciplinado y diligente para aprender las reglas de gramática, practicar la escritura y leer”, dice el emprendedor. “Como un joven emprendedor que inicia un negocio, esa clase de disciplina es imperativa”.

Mientras que Dietz reconoce que tomar clases de Economía le ayudó, algunos expertos coinciden en que los emprendedores jóvenes son mucho más artísticos de lo que piensan. “Un emprendedor crea un negocio en base a un sueño, de la misma manera que un pintor crea una obra maestra a partir de un lienzo y botes de pintura”, dice Philip Black, presidente de Urban Business Iniciative, una organización que otorga clases de educación en negocios.

Y las similitudes no se detienen en este punto. “Los emprendedores exitosos pasan demasiadas horas sentados en su cocina pensando en los detalles de su negocio, al igual que un virtuoso (de cualquier disciplina) pasa horas practicando”, dice Black. “Y ambos necesitan tener confianza para ignorar la crítica”.

Pero cuando se trata de elegir una carrera o un curso, la respuesta no es tan simple. “Siempre les digo a mis estudiantes que estudien algo que les apasione”, dice Christopher P. Neck, profesor de administración en la Arizona State University.

Una vez que encuentras tu pasión, después viene la meta de aprender cuanto sea posible sobre esa disciplina y las industrias relacionadas a ella. “Por ejemplo, si quieres ser un emprendedor en la industria musical, aprende sobre música cuanto puedas”, afirma Neck. “Luego toma algunos cursos de negocios, como de marketing y contaduría o relacionados a la computación”.

Para Dietz, estudiar árabe le ha servido para más que para incrementar sus ventas. También le otorgó credibilidad. “Cuando conozco a un diseñador o representante de marca en una feria en el Medio Oriente, hablar en árabe es una garantía de que podré firmar con esa marca”, dice. “Ya me ha pasado tres veces y fue algo que nunca hubiera planeado o conseguido si sólo hubiera estudiado economía”. 

Si aún no estás seguro sobre qué áreas explorar, el consultor Steve Langerud comparte cuatro disciplinas no convencionales para emprendedores que podrían serles de gran ayuda:

1. Geografía: Estudiar la disposición de la tierra puede ayudar a los emprendedores a desarrollar habilidades en análisis de información, patrones y tendencias.

2. Antropología: Entender a las personas y los sistemas sociales son habilidades clave para el emprendedurismo. Además aprenderás cómo hacer una etnografía (investigación enfocada en una cultura en particular) que te servirá para estar mejor equipado para el mundo de los negocios.

3. Español (u otros idiomas): Desarrollar la habilidad de leer y analizar materiales duros con ojo crítico y expresarse con la escritura es esencial para los emprendedores. Estas habilidades te permitirán conocerte mejor, así como a tus empleados y mercado.

4. Leyes: Saber hacer la pregunta correcta es más importante para los emprendedores que conocer la respuesta correcta. Además, tener familiaridad con las leyes puede servirte para tomar mejores decisiones en tu empresa.