Emprendedores

Cómo disfrutar las tareas que no te gustan

Algunos pendientes diarios pueden aburrirte y disminuir tu motivación. Aprende a lidiar mejor con ellos para ser más feliz en tu trabajo.
Cómo disfrutar las tareas que no te gustan
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Hasta los emprendedores más motivados se enfrentan a un día laboral que puede ser difícil y estresante. Dirigir tu propia empresa no siempre es tan glamoroso como suena, y los líderes más satisfechos son los que aprenden a encontrar la felicidad en el trabajo diario.

“Muchas personas (especialmente los jóvenes) piensan que seguir su pasión significa que todo lo que hagas se sentirá importante, significativo e interesante”, dice la psicóloga Heidi Grant Halvorson. “La realidad es que no disfrutarás todos los aspectos de lo que haces”.

En lugar de pensar en lo que no te gusta o coleccionar una pila de trabajo, enfócate en pensamientos más positivos. “Puedes elegir pensar en las cosas positivas, en tus metas y en las formas en que puedes mejorar tu situación”, añade Halvorson.

Te compartimos tres sugerencias que te ayudarán a encontrar mayor satisfacción en tu vida laboral de diario:

1. Conecta tareas repetitivas con metas más grandes
Para evitar la procrastinación y el aburrimiento durante las tareas que preferirías evitar, recuerda qué ganarás cuando las completes. “Enfócate en la paga”, dice Halverson.

Una paga motivadora se refiere a algo que realmente te importa –como una meta grande en tu empresa. Por ejemplo, enviar facturas (una tarea aburrida) podría darte el dinero que necesitas para expandirte a un mercado nuevo (una tarea motivadora). El “por qué” de lo que hacemos es mucho más motivante que el “qué”.

2. Crea pequeños retos para ti
Mientras trabajas en una tarea que no te gusta, los retos artificiales pueden ser sorprendentemente útiles. Podrías establecer un temporizador y tratar de ganarle al reloj, o romper la tarea en pequeños trozos y energizarte con saltos cuando la completes.

“Rétate a trabajar más eficientemente o más rápido”, dice Halvorson. “Haz un juego de ello”. Este juego puede ser tan tonto y divertido como quieras, mientras que te motive a seguir adelante. El punto es mantener a tu cerebro interesado y prevenir la monotonía del aburrimiento.

3. Modifica las tareas que odias
Considera el aburrimiento como una oportunidad de mejora. En lugar de bajonearte, pregúntate si hay algo que puedes hacer para mejorarlo. ¿Podrías organizarlo de manera distinta? ¿Modificar la estructura? ¿Cambiar el medio? “No temas innovar”, dice Halvorson.

Al enlistar tus tareas menos favoritas y encontrar nuevas formas de hacerlas, aumentarás tu motivación. “Hacer que tus jugos creativos se mantengan fluyendo te ayudará a sentirte más motivado”, dice Halvorson. También hará que la tarea sea más tolerable en el futuro.