Finanzas

Capital semilla para arrancar

A un año de iniciar SaludFácil, Fernando de Obeso consiguió que dos fondos de inversión se sumaran a su proyecto.
Capital semilla para arrancar
Crédito: Depositphotos.com

Para emprender en el sector de la salud hay que tener mucho corazón pero, a la vez, un estómago de acero para recordar que se trata de un negocio. Así lo entiende Fernando de Obeso, cuya empresa presta dinero a gente de bajos recursos que necesita realizarse una cirugía.

Pero no hace una labor altruista. Este ingeniero industrial –con experiencia en microcréditos, marketing, banca de inversión y con un MBA de la escuela de negocios de Harvard– detectó a un sector desatendido e ideó un servicio financiero enfocado en resolver sus apuros. Así nació SaludFácil, una empresa que por medio de un microcrédito facilita a esta población los recursos necesarios para solventar su atención médica en hospitales privados, sin importar su nivel de ingresos o su situación en el Buró de Crédito.

¿De dónde sacar ese dinero, sobre todo con el riesgo que implica prestarle a la base de la pirámide que no puede ofrecer garantías? Hacía falta alguien que creyera en Fernando y en su proyecto. Gracias a la dedicación, disciplina y constancia del emprendedor, hoy SaludFácil ya es una realidad: ha prestado a 60 personas en Guadalajara y Distrito Federal en tan sólo 10 meses de operación sumó dos fondos de inversión que lo apoyan para crecer.

El sueño

Un señor que trabajaba como tornero (hacía piezas de metal) sufría cataratas y se estaba quedando ciego. No sólo estaba perdiendo la vista, sino su única forma de ingresos y su situación económica no le permitía operarse. Historias como esta son las que inspiraron a Fernando a iniciar su empresa en octubre de 2012.

Para obtener el financiamiento, los beneficiados –de niveles C y D, que componen cerca del 46% de la población del país– sólo deben presentar un comprobante de domicilio, una identificación oficial y su último recibo de nómina. El crédito se paga semanal, quincenal o mensualmente, a una tasa fija del 10% anual, más una comisión de apertura del 5 por ciento.

Hasta ahora, las intervenciones han sido principalmente cesáreas, partos y cirugías generales (de vesícula, corrección vi-sual, fracturas), que son sencillas y en las que la salud posterior del paciente está asegurada. Esto mitiga el riesgo del préstamo porque se garantiza el pago correspondiente.

“Nada sustituye un buen análisis crediticio, pero en este mercado no puedes hacerlo porque las personas no tienen acceso a crédito”, comenta Fernando. Para analizar a los candidatos, desarrolló una metodología propia con la que califica más de 15 factores, como el arraigo que tienen en el lugar donde viven o en el que trabajan y su reputación dentro de la colonia.

Los que creyeron en él

En una primera ronda el emprendedor acudió a su familia y amigos para arrancar, pero tenía claro que requería a inversionistas profesionales para acelerar el proyecto. En esta búsqueda, se presentó en diversos foros de emprendedores organizados por actores clave como la aceleradora New Ventures México, el club de inversionistas Angel Ventures México y Nacional Financiera, entre otros.

“Si quieres que te reconozcan debes hacer eco de tu idea e invertir tiempo y dinero”, señala. También investigó a los fondos que existían en el país para conocer en qué tipo de proyectos invertían (su tesis de inversión), su filosofía o si ya tenían a alguien más en la industria de la salud.

El esfuerzo valió frutos: cuando contactó a Fernando Lelo de Larrea –socio director y fundador de Venture Partners, administrador de fondos de capital emprendedor y semilla–, el inversionista ya había escuchado de su caso y aceptó recibirlo.

“Además de sus credenciales y experiencia, era alguien con la capacidad de moverse y de buscar por distintos lados cómo sacar adelante su proyecto y hacerlo crecer”, comenta Lelo. También llamó su atención el modelo de negocios y su alta escalabilidad, pues puede tener cobertura nacional e incluso internacional.

Así, a sólo tres meses de su primer contacto, en marzo de 2013 SaludFácil recibió una inyección de capital por parte de Venture Partners, destinada para capital de trabajo y para expandir la cobertura de sus servicios a Monterrey en el corto plazo. El emprendedor también recibió recursos de Accion, un fondo de Estados Unidos que apoya a proyectos de impacto social basados en inclusión financiera.

Como parte de la negociación, ambos fondos tienen una participación minoritaria pero activa en las decisiones de la empresa. Aunque puede ser más laboriosa una coinversión como ésta por tener que reportarle mensualmente a dos entidades –además de que debes de constituirte como una S.A.P.I.–, Fernando reconoce que se te abren el doble de puertas y tienes al doble de expertos validando tus ideas.

En este sentido, admite que en una etapa inicial es más importante de quién levantas el dinero que los términos propios del trato. “No te concentres en cuánto te van a dar o con cuánto se van a quedar, sino en lo que van a traer a la mesa, en sus consejos, asesoría, experiencia y contactos”.

Lo que viene

Con la ayuda de Venture Partners y Accion, SaludFácil se está institucionalizando. Ya tiene un gobierno corporativo, un consejo directivo y comités para analizar sus estrategias operativas, de sistemas, de administración y de mercadeo.

En el mediano plazo, su modelo de negocios sufrirá modificaciones a partir de los aprendizajes con los fondos y las exigencias de sus clientes. “Tienes que ser flexible para aceptar sus consejos porque lo más probable es que tu concepto necesite ajustes y ellos sabrán identificar esas áreas”, advierte. Pero no se quedará ahí. Conforme vaya creciendo la empresa, Fernando buscará nuevos fondos que inviertan en ella, según la etapa en la que se encuentre. “El cielo es el límite”, finaliza.