Plan de Negocios

Cómo saber si necesitas cambiar

Empresas como Instagram y Yelp supieron cuándo pivotear su idea para sobrevivir y triunfar. Descubre si es momento de que tú también lo hagas.
Cómo saber si necesitas cambiar
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

La agilidad es el secreto para convertir esfuerzos en activos.

Cuando empecé a hablar frente a grupos grandes, un amigo me sugirió hacer yoga para relajarme y centrarme. Uno de los aspectos que más aprecio del yoga es la forma en que quienes lo practican cambian para moverse de postura en postura, usando la última postura como el inicio de la siguiente, que normalmente es muy distinta. Ésta es una metáfora útil para los emprendedores y negocios en general. Ambos necesitan tener la agilidad para cambiar de posturas, sin afectar los sistemas efectivos que ya están establecidos. 

Los negocios más exitosos -grandes y pequeños- saben cuándo y cómo modificar los planes y pivotear estrategias. Por ejemplo, cuando KFC introdujo recientemente en Estados Unidos la Go Cup estaba respondiendo a los deseos cambiantes de los consumidores de fast food, muchos de los cuales consumen sus alimentos en los automóviles. La Go Cup les permite a las personas poner su contenedor de pollo en el posavasos, lo que les facilita comer mientras manejan.

De manera similar, Kevin Systrom inició Burbn para mezclar elementos de Foursquare y Mafia Wars en una aplicación móvil HTML5. Systrom obtuvo financiamiento para el proyecto y trajo a Mike Krieger para ayudarle. Pero desecharon la idea cuando se dieron cuenta de que su aplicación estaba demasiado saturada. Por ello, cambiaron de dirección, simplificaron la app manteniendo las herramientas más importantes, y fue así como nació Instagram.

Aquí te decimos tres formas en las que puedes saber que es momento de cambiar y pivotear tu negocio para subir al siguiente nivel.

1. Observa a tus clientes

El psicólogo y ganador del Premio Nobel Daniel Kahneman dijo al McKinsey Quarterly que, “Hay algunas condiciones en las que tienes que confiar en tu intuición. Mi punto de vista es que no debes tomar tus intuiciones como valores absolutos. El exceso de confianza es una fuente poderosa de ilusiones; en lugar, haz cuanta tarea sea posible anteriormente para que tu intuición esté informada”. Eso significa que tu sumerjas en tu mercado –que entiendas sus patrones de compra, la historia de productos similares en el mercado, qué les gusta a las personas de tu producto y cómo lo usan realmente.

Jeremy Stoppleman creó una empresa en 2004 que inició como un sistema automatizado para enviar emails de recomendaciones de negocios. La idea fracasó con su mercado, aunque notaron que a los usuarios les gustaba el sistema por permitirles escribir reseñas espontáneas de negocios locales. El equipo pivoteó y creó un sistema de comunidad de reseñas. Así nació Yelp, una red que hoy tiene 50 millones de usuarios al mes y más de 17 millones de reseñas online.

2. Dale a tu negocio un ‘premortem’
Eso significa examinar tu idea desde todos los ángulos, incluyendo los negativos. Aunque suene molesto, ayuda a evitar fallas potenciales en el futuro. Kahneman discute la idea de un ‘premortem’ en el que imaginas que tu idea ha fracasado y después enlistas las razones por las que ocurrió. La belleza de los ‘premortem’ es que son fáciles y baratos de hacer. No te provocarán abandonar tu idea, sino cambiarla de manera en que sea más beneficiosa.

Conozco a una consultora en el retail de moda que quería empezar un negocio de personal shopper y estilo porque estaba cansada de trabajar en las grandes tiendas departamentales e impulsar su mercancía. Trabajamos en el primer escenario que era cargar a los clientes con una cuota de US$150 la hora. Como cliente ‘de prueba’ sentí que no estaba obteniendo lo suficiente de la consultoría, que duraba 90 minutos y costaba US$225. En la otra mano, pagar por otros 90 minutos era demasiado caro. Entonces pensamos crear una consultoría de un día, por una tarifa fija, que incluía asesoría de closet, sesión de estilo y viaje de compras; parecía más emocionante y razonable. Y eso fue lo que hizo y hoy tiene agendados al menos cuatro días a la semana.

3. Evalúa tus emociones honestamente
Es importante descubrir de dónde vienen tus sentimientos de apego hacia tus ideas. Pregúntate: ¿Amo esta idea porque he amado algo similar en el pasado? ¿Quiero apegarme a ella porque me recuerda a algo o a alguien que me alegra? Si no existen sentimientos de apego, genial. Pero si los hay debes identificarlos para asegurarte de que no nublen tu juicio. No quieres correr el riesgo de estar influenciado por intereses personales inapropiados.

Cuando decidas entre dos formas diferentes de atender a un problema, elegir el que parece más fácil o barato para ejecutar no siempre es lo correcto. Nuestro subconsciente tiene etiquetas emocionales positivas hacia la conveniencia y debemos asegurarnos que no nos apegamos a algo porque ofrece el camino con menor resistencia. Los fundadores de Instagram no estaban muy apegados a su app de iPhone, por lo que fue fácil cambiarla hacia algo más simple y funcional.

Al usar estos tres pasos podrás cambiar y pivotear sin esfuerzo como un yogui en su mat. Aún mejor, obtendrás un panorama más certero sobre dónde están los errores y dónde los ganadores potenciales para llevar tu negocio al éxito.