Plan de Negocios

Tu negocio inicia en casa

Crea procesos de trabajo para hacer de tu negocio desde el hogar una empresa que te genere utilidades y satisfacciones personales.
Tu negocio inicia en casa
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Cuando las personas piensan en iniciar un negocio desde casa imaginan dormir hasta tarde, estar todo el tiempo en pijama o no seguir un calendario de actividades. Nada más alejado de la realidad. “Es importante comprender que a pesar de que trabajar en el hogar ofrece mucha flexibilidad, también es una labor profesional y, por lo tanto, tiene que considerarse como tal”, señala Holly Reisem Hanna, fundadora de The Work at Home Woman, un reconocido blog dedicado a ayudar a las mujeres y madres que desean emprender sin salir de casa.

No se trata de pantuflas cómodas o de no rasurarse diario. Operar un negocio en el hogar implica esfuerzo, disciplina y mucha dedicación. Una persona ordenada y concentrada puede llegar a ahorrar mucho tiempo y dinero. No obstante, para otros que carezcan de esta disciplina, puede representar una gran pérdida de tiempo y baja productividad.

Antes de arrancar, conoce las ventajas y retos de este modelo, así como los procesos que debes incorporar para llevar una operación eficiente y herramientas novedosas de las que dispones para aumentar tus posibilidades de éxito.

Cambio de mentalidad

Fue en la década de 1990 cuando las computadoras portátiles y teléfonos móviles comenzaron a evolucionar y, sobre todo, a ser más accesibles. De ahí que trabajar fuera de las cuatro paredes de una oficina se convirtió en una alternativa viable. Igualmente, las empresas encontraron una opción para reducir costos, con el objetivo de alcanzar los mismos resultados. Sin embargo, aún no existía una cultura de trabajo de este tipo como tal; en consecuencia, a menudo se caía en malas prácticas que derivaban en baja productividad.

Si bien este panorama ha evolucionado y hoy existen esquemas de colaboración más flexibles, no todas las empresas están dispuestas a sumarse a este tendencia. ?A principios de 2013 Marissa Mayer, CEO de Yahoo!, decidió que sus colaboradores ya no podrían trabajar desde su hogar. Esto lo expresó a través de un comunicado en donde decía que “la velocidad y calidad a menudo se sacrifican cuando trabajamos desde casa. Tenemos que ser una compañía unificada, y eso comienza al estar físicamente juntos”.

Cuando esta noticia se dio a conocer, de inmediato inició una discusión sobre las ventajas y desventajas de este modelo. Hay quienes argumentan que el tráfico de las ciudades quita horas a las personas que recorren distancias enormes para llegar a su oficina, problema que se soluciona al trabajar desde el hogar. En contraste, quienes laboran en casa pueden perder tiempo por distracciones e imprevistos que no existen en una oficina.

Ambas partes tienen buenos argumentos a su favor. Por lo que si quieres emprender desde casa con éxito, tienes que establecer reglas y cumplirlas, tal como si estuvieras en un corporativo. Para empezar, fija horarios (de entrada, salida y comida), organiza las metas de la semana y del mes, y evita las distracciones del hogar (atender a los hijos, realizar labores domésticas, cuidar a las mascotas, etc.).

Esto implica una serie de decisiones que deberás tomar antes, durante y después de arrancar. Desde asignar y acondicionar el espacio que ocuparás dentro de tu hogar, hasta la creación de manuales que te ayuden a organizar tus actividades diarias, sumar nuevos colaboradores y ejecutar un plan de crecimiento a largo plazo.

Por su parte, Cynthia McKay, CEO de The McKay Group y consultora, afirma que muchas de las personas que deciden emprender “se decepcionan a los pocos meses por la cantidad de tiempo y energía que se necesita para lograr que el proyecto funcione”. Por tanto, el consejo de la especialista es no aplazar tareas, fijar metas alcanzables y mantener el control de tus recursos financieros.

Lo siguiente en la lista de tareas es elaborar los procesos a seguir en cuanto a producción, distribución, marketing, ventas, cobranza, recursos humanos e innovación, entre otros. Fija varios plazos para realizar una evaluación de resultados y haz los ajustes necesarios (de inmediato) con el propósito de asegurarte de que alcanzarás la meta final.

La oficina evoluciona

No hace muchos años, pensar en emprender desde casa implicaba simplemente trabajar en la sala, el comedor o la cocina. Luego, con suerte y mucho esfuerzo, el negocio crecía lo suficiente como para acondicionar una habitación y convertirla en oficina. Y si la empresa realmente despegaba, el siguiente paso era superar los límites del hogar y mudarse a un espacio comercial.

Hoy, las cosas son diferentes. La tecnología y necesidad de crear un espacio de oficina en casa se han combinado para cambiar esta dinámica. Las nuevas herramientas de trabajo (laptops, smartphones y tablets) brindan los mismos beneficios al operar en el hogar que desde una oficina en un edificio; incluso, estando en la calle o de viaje. Basta con tener una conexión a Internet permanente para potenciar el desempeño de estos aparatos.

Eso sí, el hecho de que la movilidad sea una tendencia en crecimiento, no significa que debas trabajar todo el tiempo. El consejo es encontrar un equilibrio para no descuidar tu negocio, ni tu vida personal. Aprender a separar estas dos partes te ayudará a ser un emprendedor más productivo y feliz con lo que haces.

¿Este modelo es para ti?

Antes de adaptar el cuarto de visitas para que funcione como oficina o tu garaje como bodega, plantéate las siguientes preguntas:

¿Sabes cómo iniciar? Todo proyecto requiere de un proceso. En los negocios, antes de empezar, debes analizar al mercado y cómo introducir tu producto o servicio a éste.
¿Dispones de tiempo y espacio? Si bien operar desde casa suena bastante cómodo, requiere del mismo tiempo que si trabajaras en una oficina, así como de un espacio físico designado específicamente para realizar las tareas que implique.
¿Cuentas con una estrategia de marketing? Los clientes no llegarán solos hasta tu puerta. Por lo que una de tus prioridades debe ser designar tiempo y presupuesto a atraer nuevos consumidores y retener a los que ya tienes.
¿Tienes la motivación suficiente? Cuando te autoempleas, debes tener la iniciativa de hacer las cosas por ti mismo, pues no tendrás un jefe evaluando tu desempeño.
¿Eres flexible? Es necesario que tengas la capacidad de adaptarte y responder rápidamente a cambios inesperados.
¿Eres disciplinado? Se trata de una de las cualidades más importantes, ya que te ayudará a planear y cumplir tus metas.

Si no cuentas con estas habilidades, la recomendación es buscar uno o varios socios que puedan apoyarte y que, a su vez, tú les aportes valor.