Plan de Negocios

Abre una florería

Anota el Plan de negocios para abrir una boutique de arreglos física u online. Renueva un negocio tradicional y gana todo el año.
Abre una florería
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

La extensa variedad de flores que se cultivan en el país y el impulso de la floricultura nacional hacen de las florerías un negocio que vale la pena explorar. Salte de lo convencional y emprende con una tienda que lo mismo ofrezca sus servicios a personas y corporativos, y que además permita realizar compras en línea o pedir envíos de ramos y arreglos a domicilio.

Modelo de negocio. Florería independiente con un esquema híbrido de tienda física y venta en línea. Comercializa arreglos florales. Hace ramos de novia y ofrece el servicio de decoración de eventos sociales y corporativos. La tienda física tiene un horario de lunes a sábado de 8:00a.m. a 6:00p.m. Ofrece cobertura en el Distrito Federal y Área Metropolitana.
Público objetivo. Hombres y mujeres de nivel socioeconómico A, B y C+. Hospitales, hoteles, universidades, clubes deportivos e iglesias.
Infraestructura. Local de 50-60m2, ubicado en zona comercial o cerca de corporativos que cuente con estacionamiento. Automóvil
utilitario.
Mobiliario. Recepción, sala de estar, exhibidor, equipo de audio, pantalla de plasma, computadora.
Equipamiento. Cuchillos, pinzas, tijeras, alambre, cinta adhesiva, guantes, mandil, gafas protectoras y espuma absorbente. Papel, tarjetas, plástico, cintas, listones, pegamento, silicón, baldes para agua y bases diversas. Tinas o tarjas. Estantería.
Personal operativo. Un diseñador/florista, un asistente, una recepcionista y un chofer/repartidor. La plantilla puede crecer de acuerdo con la demanda. El contador se puede contratar vía outsourcing.
Inversión inicial. $436,500
Margen de utilidad. 29 al 41 por ciento.

Una florería es un negocio que nunca pasa de moda y que ofrece diferentes alternativas de crecimiento. Por ejemplo, puedes operarla bajo un modelo 100% on line o un esquema híbrido, que adicional a la venta al detalle, ofrezca servicios corporativos y sociales basados en flores. Además, el fuerte impulso a la floricultura nacional y la gran variedad de cultivos que hay en México colocan a este giro en la mira de quien busca una oportunidad de negocio rentable y con un componente de creatividad.

Considera que el mercado nacional de flores es un sector en constante ascenso. Según la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), en los últimos ocho años ha alcanzado un crecimiento promedio del 14%, sumando una producción anual cercana a 94,500 toneladas con valor de $5,500 millones. Ésta se cultiva en una superficie de 23,000 hectáreas, donde el 63% se destina a la producción de gladiolas, crisantemos y rosas; y el resto a palmas, pastos, cempasúchil, clavel y especies en maceta. También se producen orquídeas, rosas, hortensias, ciclámenes, crisantemos, lilis, geranios, gerberas y nochebuenas, que si bien no abarcan gran superficie cultivable, representan una mayor densidad económica.

Los principales productores se encuentran en el Estado de México, Puebla y Morelos, que en conjunto participan con el 89% del mercado nacional. El resto se lo reparten productores del Distrito Federal, Baja California, Michoacán y 20 entidades más. Mientras que sólo el 12% de la producción se destina a la exportacion, lo que sugiere un mercado interesante para la comercialización interna de la flor, ya sea como mayorista, distribuidor o vendedor al detalle.

Tendencias de consumo

Emprender en una florería exige conocimientos básicos en materia de administración, finanzas, mercadotecnia y recursos humanos; así como capacitación formal en estilismo floral. Para abrir este negocio debes ser creativo, propositivo y capaz de improvisar. También lo suficientemente sensible para atender o interpretar las expectativas y/o necesidades de los consumidores.

Sobre todo toma en cuenta esto último, pues está comprobado que los principales motivadores para la compra de flores son de tipo emocional, artístico, social, religioso y ambiental. Por otro lado, “las mejores ventas son los días 14 de febrero, 10 de mayo, Día del Padre, 12 de diciembre y Día de Muertos. Para cada fecha hay cultivos específicos; por ejemplo, para el Día del Amor abundan tulipanes y lilis; para el Día de la Madre, las orquídeas y anturios; mientras que las rosas se venden todo el año”, dice Víctor Rosas, productor de plantas ornamentales y presidente del Sistema Producto Ornamentales en el Distrito Federal.

De acuerdo con el Comité Nacional de esta Asociación Civil, lo más buscado son arreglos con rosas, gerberas, anturios, tulipanes, crisantemos, gladiolas, claveles y follajes de corte. Aunque se observa un mercado en crecimiento para flores exóticas como orquídeas hawaianas y flores del paraíso, cultivadas en Chiapas, Veracruz y Colima.

¿Cuánto consume el mexicano? Alrededor de US$10 al año, muy por debajo de la media europea que ronda en US$90, señala el Consejo Mexicano de la Flor (Conmexflor). No obstante, se trata de un negocio con altas posibilidades de crecimiento a partir de modelos novedosos, que ofrezcan calidad en el servicio y buen precio.

El local ideal

Para abrir una florería necesitas un local estratégicamente ubicado cerca de áreas de oficinas y corporativos; o bien, en el corazón de una zona comercial que garantice afluencia de consumidores potenciales. En el Distrito Federal, colonias como Condesa, Nápoles, Cuauhtémoc, San Ángel, Polanco, Roma y Santa Fe tienen potencial. El común denominador es la alta afluencia peatonal y vehicular, así como su aire cosmopolita.

Además, existe la opción de buscar un inmueble cerca de velatorios y panteones, si es que ese es el mercado que quieres conquistar; o bien, apostar por los centros comerciales y/o corporativos, los cuales son un nuevo foco de atención para los inversionistas del ramo.

El tamaño del local depende de tu concepto, pero puedes iniciar con un espacio de unos 50m2 para instalar una recepción y un pequeño showroom. Asegúrate de que esta área sea acogedora y que dé protagonismo a las flores. En ese espacio debes contemplar un lugar de trabajo para seleccionar, cortar, acomodar e hidratar el producto y, obviamente, para elaborar los arreglos. Equípalo con una mesa de trabajo (de preferencia de madera) y lavabo; estantes y baldes con agua para colocar las flores.

¿Qué herramientas necesitas? Cuchillos, pinzas, tijeras, alambre, cinta adhesiva, guantes, mandil, gafas protectoras y espuma absorbente; papel, tarjetas, plástico, cintas, listones, pegamento, silicón, baldes para agua y bases diversas (muchas provienen de China). En este último renglón, las tendencias apuntan a “salirse de la caja” y usar como base cualquier cosa que pueda contener las flores, ya sea un vaso, una taza, un baúl o algún objeto reciclable. Todo depende de la creatividad del florista. No te olvides de crear un catálogo virtual con fotos de buena calidad.

Modelos de negocio

A la par del equipamiento del local, es necesario definir un modelo de negocio. La florería homónima de Pepe Amiga, por ejemplo, se especializa en venta al detalle y en la producción de eventos, área en la que es considerado por empresarios, políticos, artistas y socialités como una referencia en el medio.

“Era diseñador de bases y floreros, pero con el TLC las tiendas departamentales se abrieron a propuestas del extranjero. De pronto, me vi con una producción que no podía colocar. En ese tiempo falleció mi padre y un cliente suyo se acercó para saldar una deuda. Esa persona era productor de flores en Villa Guerrero y sólo podía pagarme con un paquete de rosas por semana. Así empecé a vender arreglos”, recuerda.

Pepe se capacitó en diseño floral, aprendió a amar las flores y sumó su pasión por el diseño. Ahora posee un negocio en que lo mismo vende una rosa al comprador de a pie, que produce eventos sociales o corporativos. Incluso, ha trabajado para la Presidencia de la República. “Lo que nunca hago son diseños para funerales, porque pienso que las flores son un motivo de vida y alegría”.

Otro modelo de negocio es la tradicional florería, la cual atiende al  consumidor promedio que busca un arreglo para un cumpleaños o una fecha especial. Este tipo de establecimientos abundan, por eso, lo mejor es tener un diferenciador. Un ejemplo es Menta Boutique Floral, un concepto creado por José Miguel García, un emprendedor de 23 años de edad que en tan sólo un lustro ha replicado su modelo en cinco puntos de venta en la Ciudad de México.

“Empecé en Plaza Zentrika, en Santa Fe, en un espacio de 15m2. Nunca había tenido un negocio, pero después de buscar un arreglo para mi novia y no encontrar nada acorde con mi presupuesto, tenía claro que quería hacer algo diferente con precios accesibles”, cuenta. La ventaja es que para arrancar, contó con el apoyo económico y logístico de sus padres. Actualmente, Menta tiene sucursales en otros puntos estratégicos del Distrito Federal, como Paseo Arcos Bosques, Reforma 222, Torre Mayor y Plaza Carso. Además, posee tres camionetas de reparto y un equipo de trabajo integrado por 17 empleados.

“Mi objetivo era llegar al mercado de oficinas, a los ejecutivos que mandan agradecimientos y flores por cualquier motivo personal o de negocios. También vendo plantas de ornato y, en Torre Mayor, tengo una línea de regalos”, explica José Miguel, cuya empresa funciona en torno a un centro de distribución de 380m2, donde se maquilan los arreglos (cuyo precio es de unos $300) que todas las mañanas se colocan en los diferentes puntos de venta.

Si te interesa este modelo, ten presente que entrar a los centros comerciales y/o corporativos implica un protocolo. Las inmobiliarias suelen realizar un análisis estricto sobre el giro del negocio en cuestión, su estabilidad, proyecciones de crecimiento e imagen, lo cual no siempre es fácil para una empresa que recién va comenzando.

A lo anterior se suma el tema económico, pues una renta promedio en un centro comercial oscila entre US$180 el m2. A eso hay que agregar el “guante” (que asciende a un promedio de seis rentas a fondo perdido), dos rentas de depósito en garantía, dos rentas por adelantado y un fiador con un bien raíz.

El poder de internet

Otra opción son las florerías on line, que abren las 24 horas, los 365 días del año y pueden recibir órdenes de compra de cualquier lugar. EnviaFlores.com trabaja bajo este esquema. La florería inició en 2001 y opera en México, Colombia y Chile. Vende flores, candy bouquets, arreglos con globos, canastas y regalos de ocasión. Cuenta con 60 empleados.

“Tenemos un modelo de distribución que es un híbrido entre talleres propios en las ciudades con una alta densidad de población (Monterrey, DF y Guadalajara en México; Bogotá, Colombia y Santiago de Chile) y florerías afiliadasen el resto de las ciudades donde tenemos presencia”, explica Jesús Martínez, director y fundador de EnviaFlores.com.

El empresario comenta que parte de su éxito se basa en su modelo de afiliación, el cual contempla un protocolo de control de calidad tanto en la parte de producto, como en el servicio al cliente. “Vemos a la red de florerías afiliadas como socios importantes de nuestro negocio y, en muchos de los casos, representamos el 50% del total de su venta. Por lo tanto, deben cumplir nuestros estándares de servicio, calidad, tiempos de entrega y disponibilidad para integrar otras categorías de producto adicionales a las flores, tales como arreglos con globos, dulces y otros”, señala.

Por su parte, Fiorishop también opera en forma on line. Arrancó en 1999 con sólo una computadora, un teléfono y dos empleados, hoy esta empresa cuenta con 17 colaboradores y una bodega de 240m2, que hace las veces de taller y sala de exhibición. “Al principio sólo éramos intermediarios entre el cliente y las florerías; ahora hacemos nuestros propios arreglos y compramos todos los insumos que utilizamos”, asegura Rodrigo Alcocer, su fundador.

De acuerdo con el estudio de Comercio Electrónico 2012, realizado por la Asociación Mexicana de Internet (Amipci), el principal reto a vencer en materia de comercio electrónico es la falta de información, facilitar los procesos de compras, diversificar métodos de pago y generar confianza en el consumidor.

Cuidados de la flor

Una florería requiere una inversión moderada, demanda poco personal y su operación es relativamente sencilla. Las unidades de negocio dependen de tu creatividad y mercado, aunque por lo general se ofrece diseño y elaboración de ramos, arreglos florales y algunos productos complementados con muñecos, dulces, globos, frutas o vinos. También puedes expandirlo a la producción de eventos comerciales, corporativos y sociales, así como a la decoración de oficinas, hospitales, hoteles, clubes deportivos, universidades e iglesias.

“Es un negocio que demanda muchos cuidados y conocimientos, pues la materia prima es un perecedero que hay que saber escoger y trabajar”, dice Ana Beatriz Barry, propietaria de Annafiori. La emprendedora, quien comenzó su florería en la cocina de su casa, indica que uno de los puntos finos del negocio es la elección de los proveedores.

Para evitar sorpresas, lo más recomendable es capacitarse para reconocer la frescura de una flor. Esto muchas veces se aprende sólo a base de prueba y error, advierte. Entre los aspectos que hay que cuidar destaca la apariencia (debe ser fresca, firme y sin variación en el color, textura o grosor de los pétalos). Igualmente, hay que observar el grosor, rigidez y tamaño del tallo (un tallo flácido revela una flor vieja), y vigilar el follaje para asegurarse de que esté libre de plagas y/o enfermedades. Lo mismo aplica para plantas en maceta.

¿Dónde comprar? En el Distrito Federal en la Central de Abasto y en el Mercado de Jamaica, donde la mejor hora para ir es entre 4:00a.m. y 5:00a.m. En Toluca, Estado de México existe Floracopio, un centro de comercialización especializado en flores y plantas. En otros estados acude a los mercados de abasto. Ojo: el crédito se gana con el tiempo, por lo que es muy probable que al principio debas pagar de contado.

“La conservación de la flor depende de la especie y frescura, pero basta con tenerla hidratada para que se mantenga en buen estado”, señala Ana Barry. Mientras algunas duran entre tres y cinco días, hay otras que pueden mantenerse entre 10 y 12. El secreto está en cambiar el agua diariamente y agregar algunos cubos de hielo.

Los emprendedores coinciden en que una cámara de refrigeración es un exceso, considerando que en este negocio la frescura del producto es el valor que compra el cliente. A lo más, se requiere un área de trabajo con buena iluminación. “Me surto al día y tengo un stock básico. Si me llega un pedido en la mañana, en ese momento voy al Mercado de Jamaica, compro las flores y listo. Por el contrario, si tengo un pedido grande o un evento corporativo, hago el pedido con anticipación e hidrato las flores”, agrega Ana.

La recomendación es tener un stock básico de flores de temporada y considerar que, en promedio, puede haber una merma del 20 al 30%. “En mi caso, no utilizo una flor dañada o que sepa que se va a marchitar a los dos o tres días. Prefiero desecharla y entregar a mis clientes sólo un producto que sé que es de calidad y va a durar”, opina Pepe Amiga.

Por otro lado, ¿cómo manejar de forma eficiente el tema del envío? Con un mensajero. El cargo se le transfiere al cliente y se calcula con base en la distancia a recorrer. Aunque en un principio seas tú quien esté al frente del negocio, es importante que contrates personal. Puedes arrancar con un diseñador/florista, un asistente, una recepcionista y un chofer/repartidor. Asegúrate de que su imagen esté en línea con la de tu tienda.

Acércate a las escuelas de diseño floral (en el Estado de México hay algunas) o si tienes algún contacto en el ramo (incluso tus proveedores), pide que te recomienden a alguien. Recuerda que la plantilla puede crecer vía outsourcing, dependiendo de los proyectos en turno.

Para promover tus productos y servicios, crea una página Web con un catálogo en línea. También puedes acudir a ferias y expos de novias y XV años, o anunciarte en revistas acordes a tu target. No obstante, el consejo de los emprendedores es que la mejor publicidad se hace de “boca en boca”, con productos de buena calidad, diseño, puntualidad en la entrega y servicio al cliente. Finalmente, no olvides que con un plan de negocios y conociendo el giro tendrás mayores posibilidades de tener éxito en tu emprendimiento.