Recursos Humanos

Haz que tu equipo esté en tu misma página

Aprende a alinear los objetivos de tu empresa con los de cada departamento y empleado. Sólo así superarás los obstáculos.
Haz que tu equipo esté en tu misma página
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Cuando ocurre un asunto importante, ¿todos en tu empresa están sirviendo a los mismos intereses? ¿O hay alguien sirviendo al equipo de ingeniería, otro al de ventas, un miembro del consejo a un fondo de capital, mientras que el otro a ángeles inversionistas y otro más al CEO? Si ése es el caso, entonces tu equipo no está alineado. Ningún interés individual de un departamento es más importante que los de la empresa.

Para alinear a todos detrás de los intereses de tu empresa, primero debes definir y comunicar estas metas y necesidades. Para hacerlo, sigue estos cinco pasos:

1. Define la misión. Sé claro para con todos acerca de hacia dónde te diriges y cómo lograrás llegar a ello, manteniendo los valores.

2. Establece prioridades y metas anuales. Convierte tu misión en algo más concreto, con objetivos priorizados y métricas de éxito bien definidas.

3. Motiva la planeación. Tú y tu equipo ejecutivo necesitan establecer las principales metas estratégicas para la empresa, pero los miembros de tu equipo deben diseñar su propio camino para contribuir. Haz que tus managers los revisen con ellos, para asegurarte que tengan sincronía con las metas de la empresa.

4. Facilita el flujo transparente de información y debate riguroso. Para ayudar a las personas a calibrar el éxito o la insuficiencia de sus esfuerzos, sé transparente sobre cómo está actuando la empresa. Tu organización tomará mejores decisiones cuando todos tienen lo que necesitan para realizar conversaciones honestas y tomar decisiones informadas.

5. Asegúrate que la compensación apoye la alineación, o al menos no la contradiga. Por más que quieras que tus empleados no sean nada egoístas, siempre pondrán antes sus propios intereses a los de la empresa. Si esos intereses están alineados (especialmente cuando se trata de compensación), esta realidad de la naturaleza humana no será un problema.

Tomados en secuencia, estos pasos son la fórmula para conseguir que todos en tu equipo estén en la misma página. Si tuviera que destacar uno solo, elegiría el punto cinco: alinear los incentivos personales con las metas de la compañía.

Siempre es bueno escuchar  a personas decir que harían su trabajo aunque no les pagaran, pero la realidad de la retención de empleo señala lo contrario. Todos los miembros de tu equipo trabajan por recibir un pago. Cualquieras que sean los detalles de tu plan de compensación, es crucial que alinee a todo tu equipo detrás de los mejores intereses de la compañía.

No recompenses a tus marketers por cumplir metas de marketing, mientras que a los ingenieros por cumplir las del producto. Recompensa a todo tu equipo cuando la empresa logre sus objetivos.

Los resultados de este sistema pueden ser extraordinarios:
- Las metas de cada departamento están alineadas a las de toda la empresa. “Alcanzar las metas de producto” no debería importar a menos de que éstas sirvan a la salud general de la compañía. No hay prioridades que compiten: la única prioridad es servir a las metas anuales.

- Las métricas de éxito individual están alineadas con las métricas de toda la empresa. El único lugar donde todas las empresas probablemente tienen alineación entre las metas corporativas y de departamentos es en las ventas. Las métricas de éxito que usa tu equipo de ventas, no pueden estar alejadas de las metas de la empresa. Con un plan de incentivos unificado, puedes llevar a todos los departamentos al mismo nivel de alineación.

- La asignación de recursos sirve a la empresa, no a los individuos. Si un departamento con su propio plan de compensaciones alcanza sus métricas temprano, los miembros del equipo ya no tienen incentivos para actuar en otras áreas; sus bonos están asegurados. Pero si los incentivos de todos dependen del buen performance de toda la empresa, debes prepararte para ver a líderes de productos dispuestos a compartir desarrolladores.

Este sistema no es fácil de aplicar. Mientras que todos se benefician cuando las cosas salen bien, si tu empresa no alcanza sus metas, nadie debería celebrar. Todos se ven afectados si la empresa no alcanza sus metas, no importa qué tan bien les fue en su departamento. Es una píldora difícil de digerir, pero también es una importante medicina preventiva.