Recursos Humanos

4 tips para dar críticas constructivas

Aprende a dar la retroalimentación a tu equipo de tal manera que seas motivador y contribuyas a mejorar su desempeño.
4 tips para dar críticas constructivas
Crédito: Depositphotos.com

¿Quieres saber cuál es la queja más común entre los empleados sobre los managers? La comunicación inadecuada. Muchos directivos microadministran, mientras que otros dirigen incorrectamente a su equipo.

Y cuando eres una startup, lidias con personas que tienen una variedad de habilidades (algunas de las cuales no comprenderás completamente), por lo que tu habilidad para dar crítica constructiva acerca del trabajo es vital.

Aquí cuatro consejos para hacerlo:

1. El lenguaje es clave. Ésta no es tu oportunidad para sacar tus preocupaciones personales de un empleado. En lugar, destaca un problema en específico que te gustaría que se mejorara. Tu peor enemigo es que el otro se ponga a la defensiva. Para evitarlo, aléjate de las críticas que suenan como ataques, debido a que éstas harán que las personas sean menos receptivas a las opiniones externas.

Adopta un tono conspirativo. Las personas se molestan si señalas sus defectos, pero se sienten atraídas si les preguntas cómo piensan que podrían hacerse mejor las cosas. Discute tu opinión con ellos y permíteles colaborar contigo.

2. Reconoce cuando no entiendes. Si admitir que no comprendes completamente cómo un empleado implementará un cambio te suena a una mala idea, inténtalo. La gente sabe cuando no comprendes, aunque nunca lo admita. Al tomar el primer paso hacia un campo neutral, eres libre de discutir por qué el cambio es necesario. Haz que el empleado camine contigo paso a paso por lo que podría ocurrir en caso de implementarse el cambio. Aprenderás más sobre sus procesos y tu trabajador sabrá que te preocupa su talento.

3. Desarrolla criterio a través de la crítica. Encontrar algo roto y pedirle a alguien que lo “arregle” es la peor forma de arreglar algo. Los empleados basan su desempeño personal según criterios preestablecidos, fundados en la retroalimentación de sus colegas y jefes. Cuando te sientas con alguien y hablas de corazón a corazón, la otra persona se queda con un sentido claro de qué hacer diferente para evitar problemas futuros. Arreglar un problema es una cosa, pero entender los pasos necesarios para evitar problemas similares puede ser mucho más valioso.

4. Recuerda reconocer el buen trabajo. Si hay un error que veo en la forma en que los managers se comunican con sus empleados, es en su habilidad de reconocer el trabajo bien hecho. Las probabilidades son que pidas y recibas partes necesarias de un proyecto en marcha. Es importante reconocer no sólo que has obtenido la información que pediste, sino agradecer a quien la hizo por su timing y calidad de trabajo. Estar abierto a la retroalimentación de tu equipo comienza con ser capaz de expresar tus opiniones de una manera racional y motivadora.

Siempre recuerda enfocarte en la línea final cuando criticas un proyecto, y recuerda a tus empleados que sus contribuciones son las que lo harán increíble.