Emprendedores

Sabor mexicano a la conquista del mundo

Con el mezcal como protagonista, Los Danzantes ha posicionado a sus restaurantes, tiendas y productos que enaltecen la cultura nacional.
Sabor mexicano a la conquista del mundo
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Coyoacán, al sur de la Ciudad de México, es un lugar clave en la historia de nuestro país. En la época prehispánica, este paraje situado a orillas del gran lago proveía de agua potable a Tenochtitlan; durante los primeros años de la Colonia sirvió de punto estratégico donde Hernán Cortés edificó su Palacio; y en la modernidad, se ha erigido como hogar y sitio de reunión de artistas e intelectuales, como Frida Kahlo, Diego Rivera y León Trotski. Por su relevancia en la tradición nacional, hace casi 20 años los hermanos gemelos Gustavo y Jaime Muñoz fundaron el restaurante Los Danzantes en el corazón de este hermoso barrio.  

Desde sus inicios, el local ubicado a un lado de la Fuente de los Coyotes ha tenido como objetivo enaltecer la riqueza de la gastronomía y cultura mexicana. Pero los hermanos Muñoz buscaban ir más allá de únicamente abrir un restaurante de alta cocina contemporánea; querían construir un concepto que nos ‘reconciliara’ con el pasado y trasgrediera el pensamiento malinchista. Por ello, para acompañar sus platillos gourmet -elaborados a partir de la mezcla de ingredientes y técnicas locales y extranjeras, como los ravioles de huitlacoche en salsa de flor de calabaza- ofrecían la “bebida de la casa”. En un principio, ésta era un tequila, pero al poco tiempo decidieron apostar por el mezcal.

Este giro no fue fácil. En ese entonces, existía una renuencia por parte del consumidor hacia esta bebida destilada del agave, que hoy constituye una tendencia en crecimiento. Sin embargo, los emprendedores confiaban en el potencial del producto, por lo que 16 años atrás adquirieron un palenque en Oaxaca donde instalaron su propia destilería. “Creemos que el mezcal nos concilia con nuestros orígenes”, afirma Gustavo. “Existe una conexión y memoria de los sabores”.

De acuerdo con el empresario, el mezcal Los Danzantes se distingue por su calidad, misma que se debe a una rigurosa selección de las plantas de agave y a un delicado proceso artesanal de destilación y reposado. Sus botellas actualmente se exportan a 15 países, siendo Europa y Estados Unidos los principales clientes. Para Gustavo esto ha constituido una ardua labor en aras de modificar los hábitos de consumo. “Pero, a diferencia del tequila, este cambio se dio de adentro hacia afuera: primero tuvimos que reconocer en México el valor del mezcal”, añade.

Los Danzantes (cuyo nombre hace referencia a los curiosos relieves hallados en la zona arqueológica de Monte Albán que asemejan a un baile) es un conjunto de cinco empresas. Entre ellas se encuentran tres restaurantes que poseen el distintivo “Tesoros de México”, por la Secretaría de Turismo: el original de Coyoacán, uno del mismo nombre en la ciudad de Oaxaca y Corazón de Maguey, también en el jardín central de este Barrio Mágico del Distrito Federal. Además, la compañía cuenta con la destilería, una tienda de vinos y mezcales en la capital oaxaqueña, llamada La Cava, y Barra Alipús, en el centro de Tlalpan, también al sur del DF. 

El compromiso de Los Danzantes no sólo está con la promoción de la cultura, sino con el comercio justo y la responsabilidad social. Con esta ideología crearon la marca Alipús, mediante la cual distribuyen el mezcal de seis comunidades, mientras ayudan a los productores a mejorar sus prácticas para obtener certificaciones y reconocimiento internacional. Asimismo, Muñoz asegura que una de sus prioridades como organización es que sus más de 200 empleados se desarrollen profesional, personal y espiritualmente, razón por la que la capacitación es constante.  

Por sus 18 años de trayectoria como empresa comprometida con su personal, país y clientes, recientemente Grupo Los Danzantes recibió el Premio Nacional de Calidad 2013 en la categoría de Empresas Turísticas, otorgado por el Presidente de la República. Para Gustavo, este galardón significa un reconocimiento por la más de una década “picando piedra” para posicionar al mezcal en el gusto del mercado, pero también una responsabilidad para continuar con la profesionalización y expansión, teniendo como piedra angular el impulso de la identidad nacional.